‘Mapa del tesoro’, el secreto para materializar nuestros deseos

Es un ejercicio creativo para plasmar en el papel el proyecto de vida que se quiere alcanzar.

Por Francisca Vargas V.
Do. 06 de mayo de 2012, 07:00
Más Ménos


Se vio el documental “El secreto” ya sabrá de qué habla esta nota. Si no, puede que sea ésta la herramienta creativa que andaba buscando para realizarla en casa.


Aunque como es un ejercicio, tiene ciertos detalles que requieren un entrenamiento para realizarlo a la perfección. Pero no es complicado. María Inés Troncoso, terapeuta y facilitadora, que realiza talleres del Mapa del Tesoro en el Centro Holístico Inana entrega detalles de este acto creativo.


“Lo conozco hace más de 20 años. Me llegó porque lo leí en algún libro donde se hablaba de que cuando se plasman los deseos se cumplen, de la importancia poner la intención en una imagen, acompañada de palabras y los resultados que he visto han sido mágicos”, comenta.


El llamado “Mapa del Tesoro” se define como una guía para cualquier proyecto que se quiera realizar y se hace como un collage sobre una cartulina con imágenes y frases precisas.


“Es una forma de ponerse un límite y focalizar un objetivo. Cuando se tienen ideas claras se puede hacer un centramiento y reconocer qué recursos se tienen para esos planes”.


Entonces, la persona buscará los elementos que, en un análisis posterior, le permitirán saber cuáles son los recursos con los que cuenta y la fuerza que tiene para conseguir lo que se ha propuesto “No se trata de llenar una hoja o cartulina con muchas cosas, porque sin son muchas no alcanza ni la vida ni el tiempo para todo. Se debe ser concreto”, aclara.


Entonces, el collage servirá para visualizar el camino que se ha de recorrer. Se sugiere trabajar por temas: salud, dinero, familia, carrera profesional, aspectos personales, las amistades, la pareja, etc.

¿Cómo hacerlo?

No hay directrices estrictas, pero se propone iniciar seleccionando el color de la cartulina y luego, en una actitud lúdica, lo qué se quiere proyectar en el tema que se desarrollará.


“Se parte con una idea, luego se buscan las imágenes en fotos, recortes, brillos, lápices, pintura, las palabras y se arma algo más cercano y concreto. No una idea loca, ya que al ver las imágenes se aclarará lo que la persona quiere en concreto”.


En la experiencia de los talleres, María Inés Troncoso cuenta que hay personas que reconocen que no se atreven a pedir o que le hacen el quite a los desafíos. “Este es un trabajo que permite a la persona tomar conciencia de sus limitaciones. Hay quienes no ponen imágenes y solo palabras pequeñas, eso refleja que no pueden visualizar con fuerza lo que quieren”, detalla. Es decir, todo el mapa habla sobre cómo es la persona y sus deseos. Pues el orden, la posición, los colores y las imágenes significan algo por descifrar.

¿Por qué debiera funcionar?

“La intención de hacer algo, permite que se haga un movimiento en tu vida y con el Mapa, logras identificarte con esa ruta que te muestra qué es lo que se quiere lograr”, responde la terapeuta.


Al mismo tiempo, señala que es un trabajo que requiere responsabilidad, ya que hay quienes se limitan solo a pedir sin hacerse cargo. Por ejemplo, si se quiere una relación de pareja y la persona se refiere a todas sus ex parejas, como que son una porquería será imperativo trabajar en eso también.


Sea como sea, al hacer el “Mapa del Tesoro” se invita a confiar en el proceso. “No es magia, es real. Es algo que se mira como sagrado, como una necesidad interna de decir este es mi plan, es lo que necesito y pongo la energía en ello”, incentiva.


Además, dice que ayuda a tomar conciencia de lo que se merece y eso permite soltarse y atreverse a soñar.


“Tampoco se trata de hacerlo y no mirarlo nunca más. Funciona en la medida que hay una contemplación y observación, que genera confianzas”. Por tanto, advierte, si algo que se plasma no sucede, hay que confiar, tener la amplitud mental suficiente para entender, que si eso no ocurre, es porque no es el momento.


Sobre los tiempos de concreción, la experta dice que en sus talleres les dan un año, pero también se pueden hacer cada seis meses.


“Puedes hacerlo al empezar un nuevo ciclo e incluso después de que sucedan ciertos hechos lo eliminas y también ocurre que se descartan cuando la persona lo ve y reconoce que no tiene nada que ver con ella”.


En esos casos será porque el autor del Mapa se dejó llevar por las ideas de otras personas o porque no tienen paciencia para esperar que las cosas ocurran. Entonces se rompen o queman. “Pero, por lo general, la persona al año viene contenta con lo que puso, porque gracias a lo que pidió llegaron las otras. Siempre resulta positivo”.


Lo más importante es no olvidar que es una actividad lúdica y amorosa con la vida que se quiere llevar. Una invitación a pensar positivo y atraer cosas buenas a la vida, porque como en el documental “El secreto”, todo lo que se proyecta llega, así dicen que funciona el Universo. Cada cual decide su destino sea consciente o inconscientemente. El “Mapa del Tesoro” será una ayuda de memoria y una fuente de proyección.