Magia blanca y otros trucos para encontrar pareja, ¿Servirán?

Dicen que sólo basta empoderarse desde el femenino y saber lo qué se quiere para que llegue el amor.

Emol
Do. 03 de junio de 2012, 07:00
Más Ménos


No hay de qué asustarse. No se trata de hacer magia negra ni roja. Solo es echar mano a la naturaleza e ir más allá del mundo concreto.


Claro, se puede poner de cabeza a San Antonio para que busque un novio y encomendarse, pero también se puede ser activa, empoderarse y trabajar con ese aspecto femenino. Ese que es imparable, cuando se descubren los beneficios que se pueden lograr, al relacionarse desde esa parte que contiene, abraza y ama.


Sin embargo, primero hay que saber qué se quiere, en positivo. Así que la larga lista de lo que no se desea se dejará, por el momento, a un lado.


Es que las leyes del universo que se van a activar, no distinguirían entre un sí o un no. Solo entienden lo que se pide, porque si se desea a un hombre apasionado será lo mismo que decir, no quiero un hombre fome. Lo que resuena es fome y el no, cae en el vacío sin ser escuchado. Resultado: hombre apasionado pero FOME.


“Es importa saber quién eres, cuáles son tus necesidades, deseos y si tus acciones son las adecuadas. Porque si quiero un amor sano tengo que estar bien. Si estoy mal, voy a atraer lo que mi resonancia dice y no las cosas buenas que quiero. Hay personas que por tener muchos temores impiden que el amor se acerque”, afirma María Soledad Peñafiel directora del Centro de Estudios Fohat .


Añade la especialista en rituales, que el libre albedrío funciona y que no se trata de imponer la voluntad sobre otra persona.


“Es muy distinto desear a alguien a nivel intelectual o mental, que conectar con una persona, que por correspondencia kármica y gracias a las fuerzas cósmicas te unes con ella”, explica.

Hacer magia

Criterio y responsabilidad son los paradigmas para hacer cualquier magia o ritual.


La experta enfatiza que la magia viene del corazón y que al intencionarla, habría que ser consciente y chequear que lo que se pide esté en correspondencia con la voluntad divina. Porque, advierte, si se comete algún acto dañino hacia otro, se estrangula la energía y eso se devuelve. Es causa y efecto. Ni hablar de los amarres de pareja o brujerías por el estilo, que por los demás encuentra que son charlatanería. “La ley del karma es muy sabia. No puedes dañar a otro ni coartar la libre expresión a nadie, eso está prohibido”.


En cambio, afirma María Soledad Peñafiel, si uno se pone en resonancia con el poder espiritual va a fluir solo y además, siempre se intenciona que esté en correspondencia y armonía.


“Hay que pedir al universo con mucho amor, que te mande a la persona indicada utilizando visualización creativa, pero también te puedes ayudar con los elementos que te entrega la naturaleza, con los 4 elementos que también están presentes en ti”, indica.


En ese sentido, menciona a la luz akáshica, el éter, la energía vital imbuida de esencia divina y que desde esa conciencia, se pide a los espíritus de la naturaleza que traigan a ese ser que tanto se anhela.


“Lo puede hacer cualquier persona con ganas y espíritu para hacerlo, respetando la libre voluntad, desarrollando la intuición y su poder mágico”, dice María Soledad Peñafiel.


Habla que una magia básica es usar un perfume adecuado y que existen yerbas para el amor con las que se realizan pócimas encantadas. Se preparan en un mortero, se queman o esparcen como polvos mágicos para, por ejemplo, hacer un cambio en la vida que se está buscando.


Sobre ese rito, cita al fallecido mago ceremonial, Aleister Crowley: “Haz lo que quieras, siempre que no dañes a nadie”.


“Es que se pueden formular muchas cosas. Lo principal es tener un aura magnética, para ello, recomiendo los baños de tina con elementos que te da la naturaleza no son cosas extrañas ni oscuras sino perfumes, flores, yerbas y cuando te metes al agua, bendices a los espíritus de la naturaleza y te emulsionas de amor divino”, describe.


Enseña que para endulzar situaciones y relaciones sirve la miel y la azúcar morena. Ahora si no se quiere hacer nada tan estrafalario existe la aromaterapia sutil, donde los principales aceites esenciales para el amor son Rosa, Jazmín y Sándalo.


Se pueden usar de a uno, o hacer una fórmula que será usada como perfume y colocada en el corazón, muñecas y detrás de las orejas, según cuenta la aromaterapeuta Gloria Marín.


Comparte que la esencia de rosas dirige los pensamientos hacia el amor, la de jazmín aumenta la sensualidad, la pasión pero también calma, relaja y ayudaría a tener confianza. Mientras que el sándalo, estimularía la sensualidad. Agrega la experta, que es importante sentirlas, inhalarlas y visualizar cómo las propias energías conducen a una relación emocional de mutua satisfacción.


En términos mágicos, María Soledad Peñafiel (instintojungiano@gmail.com) entrega sencillos trucos para el amor:

Para atraer al ser amado
Darse un baño de tina con agua caliente y verter un frasco de miel líquida, tres flores blancas sin tallo, un litro de leche y un poco de perfume. Encender una vela blanca y pedir a los ángeles que atraigan al ser amado y se visualiza con él, abrazándolo. Son 20 minutos. No se necesita enjuague.

Endulzar a una persona
Si quieres agradar y tener buena afinidad con una persona o endulzar situaciones, propone escribir el nombre de él o ella en un papel y luego, echarle miel y canela en polvo encima. Se prende una vela amarilla para que acompañe el rito y se pide al universo que atraiga el amor siempre que esté en concordancia con la armonía del universo.

Paralizar situaciones problemáticas
Colocar el nombre en un papel y echarlo en un frasco con agua y bicarbonato. No hace daño al otro, solo paraliza situaciones y se pide que no sigan creciendo las negatividades y que todo esté en armonía con el universo. Se sopla, energiza y se deja en el freezer.