Mujer hace llamado urgente a treintonas solteras a congelar sus óvulos

Aunque no es 100% seguro, el método para postergar la maternidad en un futuro mejor ha comenzado a ser cada vez más popular entre las mujeres que no quieren regir su vida a merced del reloj biológico. Con todo, los médicos hacen un llamado a no atrasar la decisión de someterse al tratamiento.

Emol
Sa. 09 de junio de 2012, 07:00
Más Ménos
AFP

AFP

Brigitte Adams define la fertilidad femenina como un capítulo cualquiera del coyote y el correcaminos. El primero, persiguiendo eternamente y a toda prisa al segundo, hasta que, de pronto, cae en un abismo. Es por eso que a sus 38 años, sin ninguna pareja que se vislumbre como el futuro padre de sus hijos, tomó la determinación de ir a una clínica y congelar sus óvulos.

“Siempre esperé que a mi edad actual tendría ya hijos”, comenta hoy la mujer. Esta norteamericana, al igual que muchas otras mujeres en el mundo que sí quieren tener descendencia biológica, vio sus planes truncados, en su caso, por no encontrar al padre ideal. Pero hoy no es para nada difícil encontrar realidades donde la carrera, los viajes y la realización por otros lados que no son la familia, estén aplazando el comienzo de la maternidad pasados los 35 años.

De este modo, Brigitte vio cómo muchas amigas de su edad tenían que someterse a tratamientos de fertilidad y algunas, ya habían optado por la adopción, al no poder engendrar hijos. El primer doctor al que fue le dijo “¡embarázate ya!”, pero ella no se sentía aún preparada. Así que el año pasado, viajó desde su ciudad, San Francisco, al Centro de Medicina Reproductiva de Colorado, donde guardó para el futuro once de sus óvulos.

De vuelta a su casa, comenzó a pensar en la frustración que tuvo al buscar información acerca de este procedimiento, así que decidió en mayo pasado crear su propia página web -Eggsurance- para las mujeres que deciden congelar sus óvulos y, sobre todo, para difundir un llamado urgente: a las que quieran hacerlo, ¡que lo hagan ahora ya!

“Trato de ser muy suave con el tema, pero chicas, es necesario estar conscientes de esto (...) Durante tantos años estamos tan concentradas en no quedar embarazadas, que esa ventana de fertilidad se nos escapa”, dice Adams refiriéndose a la oportunidad de congelar los óvulos, ojalá, antes de los 38 años, edad límite en muchas clínicas para comenzar con el tratamiento.

“El problema es que la fertilidad declina con los años y la calidad de los huevos no es la misma a los treinta que a los veinte, razón por la que las probabilidades de quedar embarazada o concluir un embrazo con éxito, bajan”, comenta el doctor Reinaldo González, ginecólogo experto en infertilidad de Clínica Avansalud.

Tal es la realidad adversa para la fertilidad femenina con los años, que a partir de los 40 años, en cada ciclo menstrual, una mujer tiene apenas un 5% de posibilidades de quedar embarazada, sin ningún tratamiento médico. Y además, en el caso de haber logrado el propósito, hay un 50% de riesgo de sufrir un aborto espontáneo.

En cuanto a las alteraciones genéticas, como el síndrome de Down, las estadísticas hablan de una guagua en mil 500, si se es madre a los 20; un caso en 356 a los 35; y uno en 100 a los 40.

Es una información que muchas mujeres saben. Pero, como comenta Brigitte en su sitio web, incluso las más instruidas parecen no tomarle el peso al tiempo, y optan por la técnica del congelamiento de óvulos en el último momento, cuando la cantidad y calidad de ellos es menor.

“La técnica del congelamiento de óvulos podría ser útil, en especial para las mujeres menores de 35, ya que la llamada ‘reserva ovárica’ va disminuyendo con la edad. Pero la principal sugerencia es tener hijos antes de los 38 años”, aconseja, por su parte, el doctor González.

Un regalo de esperanza

Acerca de la creencia de que a los 30 años una mujer aún tiene más de la mitad de los óvulos con los que nació, Adams comenta sin anestesia: “Falso: Solo uno de ocho (o sea 100 mil) óvulos quedan en el cuerpo de una mujer”.

Es por esto que aunque no se tengan cifras exactas de la cantidad de personas que están optando por este procedimiento, los médicos de todos los países, incluyendo Chile, concuerdan que cada vez son más mujeres las que están congelando sus óvulos gracias a que el método ha mejorado con los años.

Tanto es así, que al igual como pasó con Brigitte, muchos padres están financiando esta decisión, con la ilusión de convertirse en abuelos en el futuro. De hecho, en una nota publicada por el New York Times, se comenta que algunas clínicas han comenzado a considerar el ofrecer un “Regalo de Esperanza”, lo que significaría la compra del tratamiento para entregarlo como obsequio a una mujer. Y se comenta que muchos 'abuelos potenciales' son los que están pagando este procedimiento para que sus hijas tengan una opción a futuro.

Con todo, esta no es una solución mágica, ya que el método no es 100% seguro.

“Congelar los óvulos no garantiza que las mujeres serán madres, porque en esto influyen múltiples factores. El consejo que yo puedo dar a mis pacientes es que si quieren tener hijos, no posterguen la decisión, porque mientras más tiempo pasa es peor”, comenta González.