Ser padres viejos puede ser bueno para la salud de los nietos

Estudio dice que hijos y nietos pueden tener vida más prolongada.

Por Malcolm Ritter, AP
Ma. 12 de junio de 2012, 09:16
Más Ménos


NUEVA YORK .— Finalmente, algunas noticias buenas para los padres de edad avanzada: Un estudio nuevo indica que sus hijos e incluso sus nietos podrían recibir un beneficio a su salud debido a su mayor edad.


El estudio se basa en la investigación de algo llamado telómeros, que son los extremos de los cromosomas.


Algunos estudios previos han asociado el tener telómeros más largos con una mejor salud y vida más larga. No se ha demostrado que los telómeros brinden esos beneficios en la población en general, pero varios investigadores piensan que éstos podrían contener secretos para cosas como longevidad y cáncer.


Conforme uno envejece, los telómeros se acortan. Sin embargo, estudios previos han mostrado que entre más edad tiene un hombre cuando se convierte en padre, más largos son los telómeros que tienden a tener sus hijos.


La nueva investigación confirmó eso y encontró que el fenómeno se extiende a los nietos. Es un resultado menos pesimista para los padres de edad avanzada que algunos otros estudios de años recientes que indican que sus hijos tienen mayor riesgo de desarrollar cosas como autismo, esquizofrenia y desorden bipolar.


El nuevo trabajo no consideró repercusiones de salud. Ese es un paso a futuro, dijo el investigador Dan T. A. Eisenberg de la Universidad Northwestern.


El investigador presentó los resultados junto con colegas en la edición del lunes de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences. Carol Greider, de la Universidad Johns Hopkins, quien compartió en 2009 un Premio Nobel por investigación sobre telómeros pero quien no participó en el estudio nuevo, dijo que no es sorpresa que el efecto telómero se extienda más allá de hijos y nietos.


Ella advirtió que puesto que los padres de edad avanzada también tienden a pasar mutaciones genéticas potencialmente más dañinas, “no está del todo claro” si ser padre a edad avanzada proporciona a los hijos un beneficio de salud en conjunto.


En un comunicado, los investigadores de la Universidad Northwestern dijeron que su estudio no debía ser tomado como una recomendación de que los hombres se reproduzcan a una edad más avanzada, ya que existen riesgos de mutaciones.


El trabajo de los investigadores involucró un análisis de telómeros en muestras de sangre de un estudio grande y multigeneracional en Filipinas.


Un análisis de aproximadamente 2.000 personas confirmó la idea de que entre mayor edad tenía el padre al momento de nacimiento de su hijo, más largos tendían a ser los telómeros. Eso se cumplió a través de todo el rango de edad de los padres, quienes tenían de 15 a 43 años al momento del nacimiento de sus hijos o hijas.


Los investigadores extendieron entonces eso a otra generación, encontrando que entre más edad tenía el abuelo al nacimiento del padre, más largos los telómeros del nieto.


Ese análisis incluyó a 234 nietos. Un análisis separado no encontró un efecto significativo con respecto a la abuela. La contribución del telómero de un abuelo se suma al del padre, hallaron los investigadores. Algunos estudios previos sobre el impacto de tener padres de edad avanzada han resultado menos alentadores.


En 2010, por ejemplo, al menos dos estudios grandes confirmaron un vínculo en tener hijos con autismo con un hallazgo de que la edad del padre hace la mayor diferencia cuando la madre es joven.


En 2008, un estudio sueco grande fortaleció la evidencia que vincula el desorden bipolar a padres de edad avanzada, aunque investigadores señalaron que el riesgo era tan bajo que no debería desalentar a hombres de mayor edad de tener hijos.