¿Estás enamorada de ti? Trabajando la autoestima

El nuevo libro de Walter Riso, “Enamórate de ti”, enseña cómo crear conductas y hábitos para tener seguridad en uno mismo.

Por Francisca Vargas V.
Sa. 16 de junio de 2012, 07:00
Más Ménos


“No educamos a nuestros hijos para que se quieran a sí mismos, al menos de manera sistemática y organizada como en otros aprendizajes, por eso ¿qué hay del autocuidado psicológico y la higiene mental? ¿Les prestamos la suficiente atención? ¿Lo ponemos en practica? ¿Resaltamos la importancia del autoamor?”.


Son los cuestionamientos sobre los que reflexiona el psicólogo italiano Walter Riso en su última publicación “Enamórate de ti” (Emecé).


El libro está dirigido a aquellas personas que no se aman lo suficiente a sí mismas, que viven amarradas a normas irracionales y desconsideradas con ellas mismas y, a quienes se olvidaron de hacerlo.


“Quererse a sí mismo es quizá el hecho más importante que garantiza nuestra supervivencia en un mundo complejo y cada vez más difícil de afrontar”, afirma.


El psicólogo dice que ocultar o minimizar el autorreconocimiento y disimular las fortalezas que se poseen aporta más daños que beneficios.


“Está mal visto que nos congratulemos o que estemos muy alegres de ser como somos, una persona muy feliz consigo misma y con el mundo puede fácilmente ser diagnosticada como hipomaníaca por algunas reconocidas clasificaciones psiquiátricas”, escribe. Y añade que la consigna “quiérete, pero no en exceso”, es un buen consejo porque alerta contra el lado oscuro de la autoestima. En el sentido que es mejor no exagerar y tener presente que, “en determinadas situaciones, donde nuestro amor propio es vapuleado o atacado, quererse a uno mismo sin tanto recato ni miedos irracionales puede sacarnos a flote y permitirnos andar con la cabeza alta”.


Es decir, la sugerencia de no quererse a sí mismo, más de lo necesario puede trasformarse el autoamar en una acción enfermiza y enclenque.


“No hace falta gritarlo a todo pulmón, pero reprimirlo, negarlo o contradecirlo terminará por perjudicarnos emocionalmente”.


E incluso, afirma que algunos caen en la vergüenza de ser lo que son. “Si me siento mal por ejercer mis derechos personales, o simplemente los ignoro o pienso que no los merezco, quizás me falte autorrespeto”, enseña.
Conductas aprendidas

“La imagen de ti mismo no es heredada o genéticamente determinada, es aprendida”, asegura. Por tanto, explica, dependerá de las experiencias y el contacto que se tenga con personas, amigos, padres y maestros. Además del universo material y social inmediato, y las relaciones que se establecen con el mundo circúndate lo que desarrolla en uno la idea de “cómo crees que eres”.


“Los fracasos y éxitos, los miedos e inseguridades, las sensaciones físicas, los placeres y disgustos, la manera de afrontar los problemas, lo que dicen y lo que no te dicen, los castigos y los premios, el amor y el rechazo percibidos, todo confluye y se organiza en una imagen interna sobre tu propia persona: tu yo o tu autoesquema”, fundamenta.


Esta imagen o ‘teoría’ sobre uno mismo, dice que dirigirá el comportamiento.


“Esa información que hemos recogido de la experiencia social a lo largo de nuestra vida, se guarda en la memoria a largo plazo en forma de creencias y teorías”.


Por tanto, el psicólogo italiano, expone que las ventajas de quererse contundentemente a uno mismo es de suma importancia. Entre los beneficios que se obtienen al trabajar la autoestima, menciona que incrementa las emociones positivas, permite alcanzar niveles de mayor eficiencia en las tareas que se emprenden, sirve para relacionarse mejor con las personas, se podrá amar a la pareja y querer a los amigos y amigas más tranquilamente y se podrá ser una persona más independiente y autónoma.


Para desarrollarla en el libro enseña cómo hacerlo a través de ejercicios y reflexiones que alientan a revisar el estado de configuración que se tiene de los que él llama los “cuatro pilares”. Algo así como los conceptos esenciales que participan en la configuración de una sana autoestima, ya que favorecen tener un yo sólido y saludable.


Para tener en cuenta, estos son:


“El autoconcepto, qué piensas de ti mismo; la autoimagen, qué opinión tienes de tu aspecto; autorrefuerzo, en qué medida te premias y te gratificas y la autoeficacia, cuánta confianza tienes en ti mismo”, señala.


La evaluación que se haga de estos pilares será relevante e inspiradora para ponerse a trabajar en uno. “Si fallas en alguno de ellos, será suficiente para que tu autoestima se muestre coja e inestable”.


En definitiva, “Enamórate de ti” (Emecé), es un libro que anima a revisar el estado del amor propio y ver si uno resuena o no con la frase, que es un principio fundamental: “Merezco todo aquello que me haga crecer como persona y ser feliz”.


¿Te suena? Sino, recuerda: “No mereces sufrir, así que mientras puedas evitar el sufrimiento inútil e innecesario, te estarás respetando a ti mismo. No hay felicidad completa sin autorrespeto, sin mantenerse fiel a tu propio ser y al potencial que llevas dentro”, declara.