Dime qué calzas y te diré cuán pegote eres

Un reciente estudio reveló que las personas podían decir si alguien es inseguro en sus relaciones con solo mirar los zapatos que más usan.

Emol
Lu. 02 de julio de 2012, 07:00
Más Ménos
Reuters

Reuters

¿Puede tu calzado transmitir información sobre ti, como tu edad, ingresos, género, tendencia política y hasta cuán ansiosa eres en tus relaciones? Según un estudio de la Universidad de Kansas y Wellesley College, sí es posible.

Tras pedirles a 208 alumnos, de entre 18 y 55 años, que llenaran un test de personalidad y fotografiaran los zapatos que usan con mayor frecuencia, los investigadores les solicitaron a otros 63 estudiantes que trataran de descifrar la edad, el sexo y la clase económica de los dueños del calzado.

En teoría, esta información no es tan difícil de saber, tomando en cuenta que, por ejemplo, unos zapatos de taco aguja, aleopardados, y de una marca cara, pueden perfectamente transmitir que su dueño es una mujer relativamente joven y que tiene el dinero suficiente para comprarlos.

Pero los encargados de la investigación se sorprendieron cuando un alto porcentaje de los alumnos pudo también indicar de forma asertiva, si las personas eran conservadoras o liberales en cuanto a política, extrovertidas o introvertidas y si presentaban lo que se conoce como “ansiedad por separación”. En palabras sencillas, es cuán pegote eran en sus relaciones amorosas y si tenían una baja tolerancia al abandono, debido a sus inseguridades.

“Los zapatos transmiten una pequeña pero útil información acerca de quienes los usan (...) Tienen un propósito práctico y también son señales no verbales con mensajes simbólicos”, señalaron los expertos.

Por su parte, la doctora Angela Bahns, del Wellesley College, explicó que en un comienzo, la intención del estudio -que será publicado en la edición de agosto del Journal of Research in Personality- fue ver cómo las personas eran capaces de hacer sus primeras impresiones.

De este modo, las conclusiones de la investigación señalaron que aquellos con los zapatos mejor cuidados y que parecían casi nuevos, a pesar de ser los que usaban con más frecuencia, eran los que presentaban más ansiedad por separación. Según los expertos, esto se explicaría porque este tipo de personas se preocupan más por las apariencias y de lo que el resto piensa de ellas.

Los calzados más prácticos y funcionales, sandalias, alpargatas, etc., correspondieron a la gente más agradable, y como era de esperar, los más coloridos y brillantes, a la más extrovertida.

Los botines resultaron ser representantes de las personas más agresivas y curiosamente, el calzado más incómodo (altos tacos aguja, por ejemplo) era de las más tranquilas. Asimismo, los de tendencia liberal solían tener zapatos baratos y descuidados.

Una de las señales que no pudieron ser advertidas, fue que los dueños de los zapatos más aburridos eran propensos a ser personas a quienes les resultaba difícil formar relaciones.

Según la investigación, este tipo de gente resultó ser, en la mayoría de los casos, represiva y distante, con pocas habilidades de comunicación, y no le preocupaba mucho lo que el resto pensara, así que no se interesaba en destacar su look.

“Los zapatos, más que ninguna otra cosa que nos ponemos, tienen un profundo efecto. Esto sucede porque son el único producto de moda que tiene un real impacto fisiológico, afectando nuestra forma de caminar, cómo nos transportamos y cómo nos ponemos de pie”, aseguró en una entrevista Meghan Cleary, conocida en EE.UU., como la “experta en zapatos”, y que ha lanzado ya dos libros que hablan acerca de cómo el calzado transmite información de quienes los usan, “ The Perfect Fit : What your shoes say about you!” y “Shoe Are You?”.

Los zapatos pueden decirlo todo, según esta escritora. “Creo que puedes descubrir en qué están las personas -parte de sus diálogos internos son revelados al ver la elección de zapatos de alguien-, los sentimientos que tienen sobre sí mismas, que es lo que me parece más fascinante de esto”, aseguró.