¿Acostumbras a "picotear" en las horas de oficina? Cuidado, porque puedes engordar

Un estudio realizado en Gran Bretaña reveló que quienes comen snack poco saludables mientras trabajan, pueden subir hasta seis kilos de peso en un año.

Emol
Sa. 07 de julio de 2012, 07:00
Más Ménos

Llegas en la mañana a tu oficina y te preparas un café para sacudirte el sueño o calentar el cuerpo. Pero para que el rito sea más sabroso, lo acompañas con un esponjoso queque que compraste en la máquina con la que te cruzaste antes de sentarte en tu escritorio.

A media mañana decides tomarte unos minutos de descanso y vuelves a la máquina esta vez para adquirir un paquete de galletas. Después del almuerzo comienzas a sentirte aletargado, por lo que te preparas un nuevo café que tomas junto a un alfajor cubierto de chocolate.

Y por la tarde, antes de que termines tu jornada laboral, participas en la celebración del cumpleaños de algún compañero de oficina con un trozo de torta, bebida y una que otra papa frita.

Los párrafos anteriores describen la rutina que tienen muchas personas que realizan trabajo de escritorio y que, a simple vista, pareciera no tener nada de malo. Sin embargo, para quienes la repiten a diario o varias veces a la semana, a la larga sí puede incidir negativamente en su salud, tal como lo demostró un estudio realizado en Gran Bretaña.

Según la investigación, los empleados que usualmente recurren a snack poco saludables mientras trabajan, pueden subir hasta seis kilos de peso en un año. A pesar de que más hombres reconocen ser adictos a los "picoteos", las mujeres resultan ser las más afectadas a la hora de subirse a una pesa.

Quienes participaron en el estudio, que fue realizado por la tienda High and Mighty -que vende ropa para hombres "altos y grandes"-, argumentaron que recurren a snack poco saludables principalmente motivados por el aburrimiento. La segunda razón más esgrimida fue la necesidad de una dosis extra de azúcar para poder enfrentar el día.

"Las personas pierden y ganan peso durante toda la vida, eso es inevitable. Pero nuestro estudio parece demostrar que es más probable ganar peso durante la vida laboral", señaló Gill Politis, directora general de High and Mighty, al Mail Online.

Tomando en cuenta esta realidad y considerando lo difícil que a veces resulta comer snack saludables en el trabajo, el sitio web Cooking Light propone ocho sencillas alternativas, de menos de 200 calorías cada una, que puedes probar si tu objetivo es evitar subir tantos kilos en un año. Aquí están:

1.- Galletas de trigo integral con mantequilla de maní: quizás parezca una combinación típica de los estadounidenses, pero es un hecho que hoy se puede encontrar la mantequilla de maní en cualquier supermercado chileno. La porción recomendada como snack saludable es de 10 galletas untadas con una cucharada de mantequilla de maní (una cucharada en total, no por cada galleta), lo que aporta 193 calorías y dos gramos de fibra.

2.- Frutas: puede ser una manzana, un plátano, una pera, uvas, etc. La idea es elegir todos los días una diferente, para así obtener distintos tipos de nutrientes y no aburrirse de comer siempre la misma fruta. En promedio, una porción de fruta equivale a 70 calorías, por lo que es recomendable combinarla con una taza de leche descremada, para que así el snack también contenga proteínas.

3.- Popcorn con queso parmesano: puede resultar increíble, pero las populares "cabritas" pueden ser un picoteo saludable. Eso sí, es importante elegir aquellas que no contengan grasa. La propuesta de Cooking Light es tomar tres tazas y media de “palomitas de maíz” y espolvorearlas con dos cucharadas de queso parmesano, con lo cual se obtiene un snack de sólo 150 calorías.

4.- Frutos secos: existe una gran variedad de ellos, todos los cuales son nutritivos, pero también altamente calóricos. Por esta razón, si se eligen como un snack saludable es fundamental no consumir más de 30 gramos de ellos, lo que por ejemplo equivale a unas 24 almendras.

5.- Avena instantánea: 40 gramos o media taza aporta sólo 110 calorías. Claro que comerla sola no tiene mucha gracia, por lo que se le puede dar sabor agregándole pasas o espolvoreándola con canela.

6.- Mini pitas con hummus: el hummus es una pasta cremosa elaborada a base de garbanzos, los cuales son una excelente fuente de fibra soluble. La porción recomendada como snack saludable es de tres unidades de mini pitas y dos cucharadas de hummus para untarlos (en total, no por cada pan), lo que se traduce en 150 calorías. A estos mini sándwiches también se le puede agregar 30 gramos de jamón bajo en sodio o de pavo.

7.- Barras de cereal: son ideales si se tiene un antojo de algo dulce. Eso sí, si el objetivo es que sean un snack saludable, hay que buscar aquellas que no estén cargadas de azúcar y que estén elaboradas con ingredientes naturales.

8.- Vegetales con salsa ranch: los palitos de zanahoria y de apio o los mini tomates también son una buena opción para saciar los ataques de hambre en el trabajo. Y para darles más sabor se les puede agregar dos cucharadas de salsa ranch (se puede preparar o comprar ya lista) baja en calorías.