¿Por qué no logras los resultados deseados en el gimnasio?

El mal uso de las máquinas puede estar echando por la borda el sueño de lucir espectacular. Aprende aquí a sacarle más provecho a tu entrenamiento.

Emol
Sa. 21 de julio de 2012, 07:00
Más Ménos
Reuters

Reuters

Es una historia común: te inscribes en el gimnasio, comienzas las primeras semanas con todas las ganas, estrenando la ropa deportiva que te compraste con tanta ilusión, enfocada en que para este verano lucirás con orgullo tu bikini.

Pero tras un par de meses, el ánimo empieza a desaparecer, empujado por la frustración de no ver ni siquiera la sombra de unos abdominales marcados. Algo está sucediendo que el gimnasio parece no tener efecto en ti. ¿No eres genéticamente propensa a tener un cuerpo estilizado? ¿Te han echado una maldición? Tal vez la respuesta es que, simplemente, no estás ejercitándote correctamente.

Lo primero que debes saber es que los milagros en el gimnasio no existen. Tener un cuerpo tonificado requiere esfuerzo y fuerza de voluntad. Entrenar al menos tres veces por semana es lo mínimo que se exige para ver resultados, como explica el deportólogo de la Clínica Alemana, Gonzalo Fernández.

“(Además) se debe buscar la intensidad y tipo de ejercicio adecuado para obtener el objetivo deseado, ya sea bajar de peso, mejorar la capacidad aeróbica o desarrollar musculatura”, señaló Fernández, agregando que las cargas, ya sea peso, duración, repeticiones, etcétera, deben ser realizadas de forma gradual.

Por otro lado, debes acompañar tu entrenamiento con una dieta adecuada e, idealmente, asesorarte por un profesional que te indique cómo hacer correctamente los ejercicios y el uso de las máquinas.

Aquí te damos algunos consejos publicados por ABC para sacarle el máximo partido a los aparatos del gimnasio.

-La bicicleta estática: La rutina mata muchas relaciones amorosas y también la motivación y logros en el entrenamiento diario. No hay nada peor que subirte a la bicicleta y hacer los mismos quince minutos con la misma dificultad, día tras día.

Se recomienda pedalear a ritmo suave por diez segundos y esforzarse al máximo durante los veinte siguientes. Asimismo, la próxima vez, el nivel de esfuerzo debe ser similar o mayor. Así no solo quemas calorías, sino que también tonificas músculos.

- La cinta de correr: Preocúpate más de la intensidad que del esfuerzo. No vasta con simular mucha pendiente para simular el ejercitarse al aire libre.

Mejor, mantente durante doce minutos en movimiento, sin parar, y anota la distancia recorrida durante ese tiempo. El desafío es, cada vez, lograr los mismos metros andados, en menos tiempo.

-La elíptica: Es una de las máquinas habituales, junto a la trotadora, para precalentar los músculos antes de una buena rutina de gimnasio, o bien, para finalizar la jornada deportiva buscando la quema de calorías y mejorar el ritmo cardiaco.

Pero ojo con las más señoritas y delicadas usuarias de este aparato, que no sirve de nada ir de puntillas al utilizarlo. Lo óptimo es apoyar todo el pie, despegándolo lo menos posible, de modo que los músculos de las piernas y glúteos trabajen al máximo.

-Las pesas: Al ser usadas, frecuentemente, por los más grandotes del gimnasio, las pesas suelen ser mal vistas y hasta evitadas por las mujeres que temen ver sus finos cuerpos convertidos en figuras de físico culturista.

Pero no es correcto pensar así. Lo cierto es que, para bien o para mal, según se mire, el desarrollo muscular de las mujeres es mucho más lento que el de los hombres, debido a la baja producción de testosterona, la hormona encargada de generar la masa muscular.

Las pesas sí te ayudarán a tonificar y definir tu figura, así que para sacarle provecho, lo mejor es usar menos peso pero hacer varias repeticiones.

-Plataforma vibratoria: Llegó hace un tiempo al país para revolucionar las ansias de las mujeres que quieren un cuerpo escultural.

Muchas de ellas pueden creer que con solo subirse a la máquina comenzarán a tonificar los músculos a corto plazo. Y las más osadas y pudientes incluso invirtieron para tener una en sus casas. Pero el aparato no es mágico, y requiere el asesoramiento de un profesional para evitar lesiones.

Por otro lado, es importante subrayar que la plataforma no puede ser utilizada por epilépticos, diabéticos o personas con enfermedades cardiovasculares o hernias, ya que las vibraciones pueden empeorar su situación.

-Máquina de remo: Este aparato que se ve tan poco glamoroso a primera vista, ofrece más beneficios de los que se cree.

Al igual que los anteriores, no basta subirse y comenzar a remar. Requiere su técnica, por lo que se recomienda ser asesorada las primeras veces.

Al lograr hacer bien el ejercicio, en una sesión se pueden llegar a quemar entre 600 y ¡mil calorías!, gracias a que se utilizan hasta el 70% de los músculos.