Revelan la verdad de las fotos de actrices y modelos en publicidad

De manera anónima, una profesional del Photoshop explicó qué creer y qué no, de los avisos de moda y productos de belleza. “El 100% de lo que hay en las revistas (...) está retocado”, confesó.

Emol
Do. 29 de julio de 2012, 07:00
Más Ménos
OHHOTHEYDIDNT.COM

OHHOTHEYDIDNT.COM

Son perfectas y envidiadas. Los rostros de modelos y estrellas del cine que son retratados en los avisos de publicidad han sido admirados, pero también han estado en el centro de un debate en el que los gobiernos de varios países han debido intervenir para poner límites a los retoques digitales que se hacen a sus imágenes. La razón principal que argumentan detractores y políticos es que éstas crean, muchas veces, concepciones distorsionadas entre niños y adolescentes de lo que significa la belleza.

Es por esto que en Buzzfeed -la página del cofundador de The Huffington Post,  Jonah Peretti-, una profesional del arte del photoshop explicó de forma anónima en qué consiste su trabajo y cuánto la gente se puede fiar de lo que ve.

Tras contar que ha trabajado durante años en revistas de moda y avisos comerciales de belleza y autos, confesó que son sobre todo las campañas publicitarias las que suelen estar más retocadas, en particular las “ridículas” propagandas de máscaras de pestañas.

“Llevan pestañas falsas cuando les toman la foto, y nosotros completamos (el trabajo) dibujando las pestañas una por una, de modo que parezca un bosque de pestañas. Esa sería la mentira más grande de todas. No puedes lograr eso (naturalmente)”, señaló.

Asimismo, aseguró que la piel en los rostros de modelos y actrices de los avisos están completamente photoshopeados. “Remuevo venas, pecas, lunares y bolsas debajo de los ojos, todo el tiempo. A menudo saco vello del corporal, quito arrugas, blanqueo dientes y agrando ojos”.

La profesional del retoque digital dice estar molesta con algunas órdenes que le llegan de arriba, sobre todo de los directores de arte, pero defiende su trabajo como una manera de crear una bella imagen que le saque partido al producto que se publicita. “Si miramos un anuncio, y la modelo tiene las rodillas oscuras y la piel seca, tus ojos se irán directo a las rodillas, en vez de lo que sea que está modelando”, explicó. “La meta del retoque es poner énfasis en el objeto que se está vendiendo”.

Por otro lado, aseguró que se le ha pedido no solo afinar cinturas y piernas, sino que también poner cabezas de las modelos en otros cuerpos, cuando no les convence del todo la imagen, o incluso cambiar brazos o piernas cuando alguno no se ve tan firme como se esperaba. Según dijo, eso es lo más común y ayuda a que la imagen se vea “limpia” y “agradable”.

Sus comentarios cobran importancia y han sido republicados en algunos medios internacionales, cuando solo han pasado semanas desde que una adolescente de 14 años lograra que la revista Seventeen se comprometiera a no alterar la figura de las modelos que utiliza en sus páginas, y otro grupo de niñas le exigiera lo mismo a Teen Vogue.

Por su parte, la mujer dijo apoyar ese tipo de campañas, ya que el exceso de los retoques crean una figura no solo irreal, sino que también “horrible”, como para ser admirada por las adolescentes.

“Pero creo que la sugerencia de que se ponga una advertencia de que las imágenes han sido retocadas es ridícula. No existe imagen que no haya sido retocada en lo absoluto (...) El 100% de lo que hay en las revistas de moda está retocado”.

A eso agregó: “Desearía que todo el mundo supiera que todo está retocado. Me gustaría que las jóvenes no vieran estas imágenes y dijeran ‘wow, su piel es tan perfecta, sin poros, sin granos, sin pecas. Quiero que mi piel sea así’, porque es imposible”.

“Los retoques y suavizados de la piel son lo más engañador, pero si dejamos de hacer eso ahora, mirarías la revista y dirías: ‘¡Oh, por Dios! Linda, necesitas ponerte un poco de maquillaje’”.

Asimismo, confesó que entre los trabajos que se le piden está también el quitar arrugas de la ropa o alargar mangas. En el fondo, mejorar la apariencia de las prendas. “(Pero) nada te va a quedar tal como se ve en la foto cuando te lo pruebes”, dijo.