Infertilidad: Cuándo consultar y con qué partir

El doctor Ricardo Pommer inicia un ciclo especial en Tendencias y Mujer sobre infertilidad, sus causas y tratamientos.

Por Dr. Ricardo Pommer
Ju. 09 de agosto de 2012, 09:07
Más Ménos


En Chile la infertilidad afecta a aproximadamente un 15% de las parejas en edad fértil. De ellas, la gran mayoría logra un embarazo al recurrir a centros especializados, una mínima parte son consideradas estériles.


La infertilidad es la imposibilidad de concebir un niño o de llevar un embarazo a término después de un año de vida sexual activa, sin usar métodos anticonceptivos. En general, afecta por igual a hombres y a mujeres: es atribuible en un 33% a causas femeninas; un 33% a factores masculinos y un 34% por problemas de ambos. Por lo mismo, para hacer un estudio de infertilidad, la consulta debe ser realizada en pareja, a fin de iniciar lo antes posible los exámenes correspondientes.


La historia clínica de ambos, es el primer paso para luego indicar las pruebas clínicas atingentes a cada historia.


Prácticamente, todas las causas de infertilidad tienen solución, teniendo claro el diagnóstico, el que será más acertado, al concurrir a sub-especialistas en Medicina Reproductiva. A veces, una segunda opinión que concuerde con la primera, hace más seguro transitar en el tratamiento adecuado al diagnóstico. Si esto es asumido como un problema de pareja, el recorrido es más llevadero.


Un estudio bien realizado a una pareja infértil, no dura más de un mes y medio. En la mujer, debe contemplar siempre exámenes hormonales en día 2 ó 3 de regla, para objetivar la edad biológica, más una ecografía transvaginal, para ver las estructuras pélvicas (útero y ovarios). Muchas veces se requiere una Histerosalpingografía (radiografía para evaluar permeabilidad de las trompas).


Al hombre, se le realiza un espermiograma con morfología estricta, mediante el cual se analiza en profundidad la calidad de sus espermatozoides. Si sale algo defectuoso, el tratamiento es con un manejo de los espermatozoides de manera externa en el laboratorio, eligiendo los de mejor calidad.


En la actualidad, la gran mayoría de las mujeres se expone a embarazo entre los 26 y 32 años, lo que ha cambiado drásticamente las opciones reales de gestación, siendo en los estratos medios a altos peor esta postergación, llegando a los 35 años. Este fenómeno se debe principalmente por opciones personales, de trabajo o estudio. Por tanto, cada vez se va posponiendo el inicio de querer encargar un hijo en forma voluntaria. Sin embargo en la especie humana, mientras mayor sea la mujer, menor es la posibilidad de embarazarse, mayor número de pérdidas y de malformaciones asociadas a la edad, ya que el óvulo está más “dañado”, con menos opciones de concebir, implantar, desarrollarse y llegar a término.

Dr. Ricardo Pommer, Miembro de la Sociedad Chilena de Obstetricia y Ginecología (SOCHOG), Past Presidente Sociedad Chilena de Medicina Reproductiva (SOCMER)