5 consejos para mantener viva la hoguera de la pasión siendo padres

Ser padres conlleva trasladar parte de la atención que se tenía por la pareja a los hijos, lo que termina por sacrificar la intimidad. Una experta nos cuenta cómo mantener vivas la llama y la pasión.

Por Cristina Pineda, Alomujeres.com (GDA)
Mi. 15 de agosto de 2012, 07:00
Más Ménos


La consejera de pareja y autora de numerosos libros sobre sexo conyugal, Ellen Kreidman, lanzó su libro ‘¿Hay sexo después de los hijos?’, ¿la respuesta?: obvia, sí, por qué no. Aunque muchas parejas dejen apocar el fuego entre ellos, mantener la intimidad en pareja es una alternativa tangible y recomendable para mantener la armonía de la familia.

“Una de las mejores formas de demostrarles amor a los hijos es teniendo una relación amorosa con el cónyuge”, dice Kreidman. A continuación la experta cita algunas razones por las que dejamos que el amor se apague durante la crianza, y algunos trucos para contrarestar cada situación.

Dificultad para cambiar de roles: La experta dice que para las parejas es difícil hacer ese cambio obligatorio de padres a amantes. Hacer esa transición debe empezar por la forma en la que nos referimos a nuestra pareja. Esta sexóloga recomienda llamarse por apodos cariñosos y evitar el ‘papi’ y el ‘mami’, los que de entrada evitan que la pareja se sienta sexy.

Mi esposo, alguien que damos por sentado: Si eres de las que no demuestra mayor especialidad cuando llega tu esposo (cabe aclarar que también la invitación es para los hombres), te quedas hablando por el teléfono mientras ayudas a tus hijos a hacer la tarea y, como dicen por ahí, pasas olímpicamente de él, podrías estar en problemas. Remítete al recuerdo de cuando eran novios y pasabas todo un día sin verte con él ¿qué hacías? Pues correr a demostrarle con besos y abrazos lo mucho que lo extrañaste. “Ah y no olvides preguntarle sobre cómo estuvo su día”, agrega la terapeuta.

Muy metidos en la rutina: En vez de ser amantes, las personas acaban convirtiéndose en socios que trabajan, cuando eso pasa las parejas terminan teniendo sexo rutinario. Deben ponerse de acuerdo para tener tiempo a solas cuando se tienen hijos, Ellen Kreidman dice que eso no debe interferir al hacer la vida sexual más excitante. “Sean creativos” –agrega- “por ejemplo, hagan el amor en una habitación distinta a la matrimonial, sorprende a tu esposo con lencería provocativa y llámalo al trabajo y coquetéale como cuando eran novios”.

La niñera, la mejor aliada de los amantes: Escojan una niñera con quien los niños se sientan bien y salgan a pasar tiempo juntos sin preocuparse por ellos. ¿Remordimiento de dejarlos solos? La experta recomienda que desde temprana edad se les explique a los pequeños lo importante que es para papá y mamá pasar al menos una vez por semana juntos a solas. Ellos lo entenderán. Si no hay dinero para una niñera, según Kreidman, acuerda con un familiar o un vecino de confianza para que haga las veces de niñera.


Otra opción que da la experta es establecer una regla de ‘no molestar’ para los niños una noche a la semana, por ejemplo, dejándolos ocupados viendo una película, armando una tienda de camping en la sala o prometiéndoles algo de las golosinas que más les gustan al día siguiente.

Cansados como para salir: Háganlo de todas formas, dice la consejera matrimonial, salir disminuirá el estrés de ambos y se sentirán energizados cuando vuelvan a casa.

¿No se sienten románticos?: Es común sentirse así con todos los deberes adquiridos durante la semana. Se recomienda que cada uno se empiece a animar con mensajes de autoestima sobre la sexualidad de cada uno, tales como “me gusta mi cuerpo”, “me gusta que me toquen y tocar”, “me gusta tener sexo”. Si así no funciona, traten de dormir abrazados o dándose un masaje estando semidesnudos a ver que sucede, concluye la experta.