¿Puede un hobby ser el trabajo que sustente tus gastos?

Atreverse a probar, aunque sea por ensayo y error puede cambiar la vida para siempre.

Por Francisca Vargas V.
Mi. 15 de agosto de 2012, 07:00
Más Ménos


“Hay que animarse, perder el miedo. No todo en la vida depende de un sueldo que te obligue a cumplir con un horario fijo. Como mujeres, trabajadoras, tenemos la capacidad de emprender algo propio, algo nuestro. Algo que nos de la posibilidad de ser más felices”, alienta Bárbara Silva, ingeniero en comercio internacional y decoradora de tortas y pastelería fina.


Su historia partió como un hobby y tras quedarse sin empleo, lo tomó como una herramienta de trabajo que le permitiría subsistir. Entonces, su entretención pasó a ser una necesidad para mantenerse activa en algo que le otorgaba placer y que le hacía sentirse a gusto.


“Amo lo que hago, me encanta estar a diario creando cosas que a la gente le gusta y lo agradecen”, confirma.


Es que estar como “condenada” a un trabajo no es vida.


Por eso es que los especialistas en autocuidado insisten tanto en que cada persona debe conocer y desarrollar sus potencialidades. No tenerlo claro, bordea la negligencia y la falta de preocupación por uno mismo.


“Si trabajas en algo en lo que no te gusta, simplemente no trabajas motivado”, afirma Bárbara Silva (bsilva76@gmail.com) . Agrega que es una convencida que cuando haces algo que realmente te agrada, “es fácil poner más empeño y alcanzar el éxito personal que te permitirá conseguir todos tus sueños”.


Sin embargo, para lanzarse a la piscina y probar suerte hay que preparar el camino, para que el vaivén del ensayo y error no termine en catástrofe. Lo primero, será ahorrar para el porvenir y tener pagadas todas las deudas grandes, ya que esa acción permitirá mantener bajo control los gastos mensuales.


Luego, según la experiencia de Silva, hay que estudiar cuáles serán los implementos que se necesitan o la infraestructura básica para emprender y con esos datos, desarrollar un plan de acción real, para que el nuevo negocio vaya creciendo por etapas y de acuerdo a los resultados que se vayan obteniendo.

“Además me pagan”

Verónica Bornhardt (veronica.bornhardt@gmail.com) es otro ejemplo de ganarse la vida haciendo lo que más le gusta. Es diseñadora gráfica y comenzó su carrera ligada a la publicidad y el diseño museológico, pero a los años de trabajar en oficinas por tiempo completo decidió hacer un giro.


Partió aprendiendo el arte de la cerámica y al cabo de un rato, cambió de pega y convirtió su hobby en su trabajo. Ahora es ceramista y no solo eso. También integró su gusto por la naturaleza y el aire libre, a sus cerámicas con flora nativa y se convirtiéndose en guía de trekking con paseos a grupos por todo Chile.


“El concepto es divertido, hago lo que quiero y además me pagan”, comenta desde el Cajón del Maipo donde vive.


Dice que los cambios no son fáciles pues implican un costo monetario importante, pero que la calidad de vida que se alcanza y la claridad con que se toma la vida es una gran recompensa a la cierta austeridad que puede implicar ser “independiente”.


“Dejas atrás las comodidades que te amarran y obtienes libertad. Creo mientras más libre eres más feliz te sientes, hay que vencer esos miedos terroríficos y atreverse”, afirma.


Es decir, tomar la decisión de emprender en solitario no es tan fácil. “Porque el mismo sistema económico lo impone. Si no tienes trabajo estable no eres nadie y te tildan de flojo, te descalifican”, cuenta.


Por esta razón, opina que tener un trabajo estable depende de la estructura de personalidad, las responsabilidades y si en su proceso de desarrollo personal se ha puesto a pensar y cuestionado, “qué es lo que se quiere en la vida y cómo se quiere vivirla”.


Sea cual sea el resultado de esa reflexión, afirma, que si se trabaja con gusto siempre va haber un retorno. “No es mágico, requiere de que seas organizada y estés dispuesta a enfrentar los imprevistos. Pero, si te relajas también está bien, aunque si eres así, hay que saber que no vas a ser millonaria a cambio, tendrás una vida distinta que se agradece todos los días”.