Famoso ginecólogo abrirá en Londres un spa para parejas que quieren ser padres

Está convencido de que sus posibilidades de concebir aumentarán si están cómodos y relajados.

Emol
Ju. 16 de agosto de 2012, 09:43
Más Ménos

El ginecólogo Mohamed Taranissi es conocido como el rebelde de la medicina reproductiva. Tiene una clínica en Londres donde sus pacientes suelen trasladarse durante un período aproximado de 10 días, para someterse a pruebas y análisis, y así determinar sus posibilidades de convertirse en padres.

Las tasas de éxito que el especialista de origen egipcio afirma conseguir llegan al 60,6% en mujeres menores de 35 años y al 31,8% en las mayores de 40. Sin embargo, quiere aumentarlas aún más, y es por esta razón que decidió abrir un spa para que las parejas que quieren ser padres se sometan a los tratamientos en un ambiente más cómodo y relajado, y así aumenten sus chances de concebir.

"No siempre es práctico pasar 10 días en Londres sometiéndose a escáneres y análisis de sangre. Creo que esta decisión se convertirá en habitual pronto", afirmó el médico según el diario español "El Mundo".

El recinto estará ubicado en Tring, en el condado de Hertfordshire, en la campiña británica, será de lujo y abrirá sus puertas en septiembre próximo.

La nueva iniciativa de Taranissi ha llamado la atención, pero no ha resultado ser tan controvertida como otras que se le ha ocurrido. El especialista, por ejemplo, ha sido muy criticado por sus colegas ya que no hace caso a la recomendación de implantar pocos embriones para evitar los riesgos asociados a las gestaciones múltiples y en su lugar siempre implanta los máximos embriones posibles.

Asimismo, el ginecólogo ofrece a las pacientes que presentan abortos de repetición, el tratamiento denominado inmunología reproductiva que, aunque no está prohibido, tampoco está probado científicamente. La terapia toma en cuenta aspectos inmunológicos para tratar de reducir el "rechazo" del organismo materno al feto.

En cuanto a la idea del spa para padres, la comunidad científica no ha manifestado su rechazo, pero sí ha advertido que la comodidad no debe ser el criterio que primer a la hora de elegir un centro de reproducción asistida.