Polémica donación: ¿Deben los espermios ser considerados un "asunto marital"?

Una mujer inglesa, cuyo marido donó semen a escondidas, inició una campaña para que el organismo que regula el tema en su país, exija a las clínicas el consentimiento de las esposas.

Por M. Francisca Prieto, Emol
Sa. 01 de septiembre de 2012, 07:00
Más Ménos

En un matrimonio no deberían existir secretos, en especial si éstos se relacionan con temas verdaderamente importantes. Eso es lo que suponía una mujer inglesa, casada y madre de un niño, hasta que se enteró de que su marido donó semen a escondidas y ahora teme que los hijos que pueden haber sido engendrados con él, lleguen a interrumpir su vida familiar en algunos años más.

La historia salió a la luz luego de que la mujer, cuyo nombre no ha sido dado a conocer, escribiera una sentida carta a la Autoridad de Fertilización Humana y Embriología (AFHE), el organismo que regula el tema en Gran Bretaña, para dar a conocer la situación por la que está pasando. En la misiva, la afectada cuenta que su marido donó sus espermios sin que ella lo supiera, luego de que él sufriera un cuadro de "estrés post traumático" gatillado por el nacimiento de su hijo.

La mujer se contactó con la clínica en la que se realizó el procedimiento y relata que, aunque la institución no lo reconoció, el semen de su marido "puede haber sido utilizado para engendrar niños que en 18 años pueden llegar a golpear a nuestra puerta, interrumpiendo la vida familiar e inquietando a nuestros hijos". No obstante, la afectada afirma que si eso ocurriera, ella se sentiría incapaz de hacerlos a un lado.

"Hay una gran deuda emocional que tendría que pagarles. No podría alejarlos. Es algo que tendría que explicarle a nuestro hijo", señaló, según publicó el "Daily Mail".

"Es algo que nunca imaginé que debería enfrentar. Casi se siente como introducir la descendencia de una relación adúltera", agregó la mujer. Por esta razón, en su carta a la AFHE, la afectada reclamó que en las directrices sobre la donación de semen se incluyan los puntos de vista de las esposas y sostiene que los espermios deben ser tratados como un "asunto marital".

"Creo que es una decisión que ambas partes deben tomar. El semen debe ser una especie de asunto marital", indicó, una opinión que -sin embargo- no es compartida por todos. Peter Lloyd, escritor y activista de los derechos de los hombres, publicó una columna en el mismo "Daily Mail" en la que afirma que "lo que un hombre decida hacer con su esperma es sólo su decisión, independientemente de su estatus marital".

A juicio de Lloyd, la petición de la mujer es particularmente ofensiva. "Reclama que está preocupada por los efectos sicológicos que los niños engendrados con el semen de su marido tendrán en ella. Está igualmente preocupada de que puedan interrumpir su vida familiar. Pero ésa es una terrible razón para negar a alguien la oportunidad de legítimamente engendrar hijos: inconveniencia", sostuvo.

"Personalmente, sospecho que esta mujer está enojada porque no puede atrapar a su pareja", añadió.

¿Qué ocurre en Chile?

La afectada justifica su preocupación en el hecho de que desde 2005, los niños engendrados en Gran Bretaña con semen donado tienen derecho a buscar a su padre biológico cuando son adultos. Una realidad muy similar a la de Chile.

Según explica Ricardo Pommer, jefe Unidad Medicina Reproductiva Clínica Monteblanco, en nuestro país la Ley de Filiación permite que los niños engendrados con espermios donados puedan conocer la identidad de su padre cuando tienen 18 años. Sin embargo, sostiene que es poco común que surja la inquietud por averiguar el origen biológico. "Eso casi no se da, porque en la idiosincrasia chilena papá es el que cría", asegura.

Asimismo, el médico agrega que aunque en Chile sí hay donantes de espermios, éstos son muy pocos, porque a pesar de ser un acto anónimo y altruista, como la legislación permite que los niños engendrados busquen a su progenitor, los hombres prefieren no hacerlo. Esta situación -relata el especialista- hizo que alrededor del año 2000, los bancos de semen chilenos dejaran de existir y es por eso que hoy se recurre a donantes de otros países.

"Los pacientes se enteran y están conscientes de la Ley de Filiación chilena. Entonces, lo que se hace es recurrir a un donante extranjero, generalmente del California Cryobank, porque tiene muchos donantes y muchos biotipos de personas. Y lo que hacen las parejas es elegir a imagen y semejanza el aspecto físico del papá", explica.

Pommer añade que la gran mayoría de las parejas que escogen esta opción, lo hacen principalmente por una patología médica, por ejemplo, que el marido tuvo un cáncer y fue irradiado o tiene una enfermedad transmisible por los espermios.

Pero también hay otro gran grupo que recurre al semen donado, y que está compuesto por mujeres solteras a las que les ha ido mal en el mundo del amor y no han encontrado a la pareja adecuada para tener hijos.

Cualquiera sea el caso, el médico recalca que el donante hace un acto de amor al regalar sus espermios, al igual que el esposo, quien accede a que su pareja pueda ser mamá "con guata y lactancia". "Imagínate que acto más caritativo de parte de los dos, de no renunciar a la maternidad y a tener una familia conceptualmente tradicional. Yo lo encuentro espectacular", concluye.