Conoce qué alimentos debes incorporar a tu dieta para mejorar tu piel

Hay algunos que actúan en el corto plazo y otros en un período de tiempo más largo.

Por M. Francisca Prieto, Emol
Ma. 04 de septiembre de 2012, 08:17
Más Ménos

Cuando pensamos en la piel y cómo mejorar su apariencia, la mayoría de las veces lo primero que se nos viene a la cabeza son los productos cosméticos -como cremas, sérum y otros- o bien los tratamientos dermatológicos, ya sean invasivos o no. Sin embargo, en pocas oportunidades nos acordamos de nuestra alimentación y los beneficios que tienen determinados nutrientes para combatir problemas como las arrugas o condiciones como piel seca, grasa o sensible.

La doctora Paula Klein, experta en medicina antiaging del centro dermatológico Klein y Klein, sostiene que al incorporar a la dieta alimentos que contienen cierto nutrientes específicos, es posible mejorar la apariencia y calidad de la piel, en algunos casos a corto plazo y en otros en un período de tiempo más largo.

Eso sí, la especialista destaca que para que los nutrientes produzcan el efecto deseado, es importante tener claro qué tipo de piel se tiene. "Es recomendable consultar a un especialista (...), y si tiene algún tipo de enfermedad, claramente esto no le va a servir", advierte.

Asimismo, la doctora señala que la idea es incorporar los nutrientes a una dieta equilibrada, que no aumente las calorías totales ingeridas, para no subir de peso. "Con esto podremos ayudar a prevenir enfermedades relacionadas con la edad, así como a vernos y sentirnos mejor", asegura.

Si quieres conocer algunos, aquí te los mostramos:

Nutrientes que actúan a largo plazo

- Vitaminas C y E: Paula Klein explica que ambas constituyen los principales antioxidantes para la piel. "La vitamina C se relaciona con la formación de colágeno, por lo que disminuye la aparición de arrugas en la piel", sostiene. Algunos alimentos que la contienen son sobre todo las frutas cítricas (limón, pomelo, naranja, kiwi, frutillas, etc.) y verduras como el brócoli, las bruselas y los pimientos. En el caso de la vitamina E, ésta usualmente se encuentra en el aceite de oliva y otros aceites. Para obtener resultados, la recomendación es consumir ambas en forma diaria.

- Polifenoles: mejoran la calidad de la piel y disminuyen las arrugas. "Están presentes en muchas plantas, y los que han sido más estudiados son los que se encuentran en el té verde y en el vino tinto", dice la experta. Asimismo, los polifenoles protegen de enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer. El problema -agrega la doctora Klein- es que aún no está claro cuál es la dosis diaria que se debe consumir para que sean beneficiosos. "Los estudios que son a nivel epidemiológico, es decir, los que han visto asociaciones en grandes grupos de gente, han determinado que, por ejemplo, tomar una copa de vino tinto al día se relacionaría con menor envejecimiento y menores problemas de circulación. Los (estudios) sobre el té verde se han hecho en la población china, acostumbrada a tomar grandes cantidades de té. Se habla más a menos de siete a 10 tazas de té al día", apunta.

- Alimentos fotoprotectores: ayudan a proteger la piel del daño solar, "además del bloqueador", resalta la especialista. En esta categoría se repiten los alimentos que contienen vitaminas C y E (deben ser consumidas en conjunto, no necesariamente dentro de la misma comida, pero sí en el mismo día), pero se suman los que son ricos en licopeno, que son básicamente los tomates y sus derivados (salsa de tomates, pasta, etc.). "También hay alguna evidencia para el té verde", añade Paula Klein.

Nutrientes que actúan a corto plazo (30 días si se consumen diariamente)

- Piel seca:
aumentar el consumo de alimentos que contienen Omega 3. Un ejemplo de éstos son los pescados de agua fría. "En Chile los estudios que se han hecho tienen que ver con el jurel. En otros países muchas veces uno encuentra en la literatura que hay mucho Omega 3 en el salmón, pero aquél que se cría en forma libre, porque los beneficios dependen de cómo alimentan al pez, entonces no necesariamente el salmón de criadero tiene mucho Omega 3", explica Paula Klein. Otras opciones son la reineta y las sardinas.

Paula Klein señala que los veganos -aquellas personas que no consumen productos de origen animal- tienden a tener la piel seca, por lo que pueden aumentar el consumo de Omega 3 recurriendo a las algas, al agua y a las semillas que contengan aceite, como las almendras y el sésamo.

- Piel grasa: aumentar el consumo de alimentos que sean ricos en vitamina A. Algunos ejemplos son las zanahorias, los mangos, el melón, los damascos, los vegetales de hojas verdes y el zapallo.

- Piel sensible: aumentar consumo de alimentos con alto contenido de Omega 3, ya que éste tiene un efecto antiinflamatorio, y también de antioxidantes, como el té verde, el cacao y los berries.

- Piel con predisposición a los puntos negros y al acné: suspender los alimentos que tienen un alto índice glicémico, como los carbohidratos complejos (azúcar, pan blanco, arroz, papas, fideos, etc.). "Deben reemplazarlos por alimentos que tienen un índice glicémico bajo, como frutas y verduras, y granos integrales", puntualiza la especialista.

Para tener en cuenta...
- La vitamina E se pierde con la luz. Por esto, al comprar un aceite de oliva es importante fijarse si el envase es transparente u opaco. "Muchas veces los precios tienen más que ver con el envase que con el producto. Los (aceites) que tienen envases más opacos, por lo general son más caros, pero mantienen más las propiedades benéficas del aceite de oliva", señala la experta en medicina antiaging. Paula Klein también aconseja que una vez comprado, el aceite de oliva sea almacenado en un lugar oscuro.

- La vitamina C presente en los alimentos se pierde si éstos se cuecen, por lo que la recomendación de la especialista es comerlos crudos. "Lo mismo pasa con el jugo: se aconseja consumirlo recién exprimido, porque la vitamina C se oxida. Si dejo el jugo en la mañana y me lo tomo en la tarde, la cantidad de vitamina C que tiene va a disminuir mucho", afirma.

- Las frituras agregan calorías a los alimentos y los hacen perder humedad, lo que afecta a las vitaminas que éstos contienen. En el caso de las verduras, es mejor cocerlas al microondas o al vapor, ya que así hay menor pérdida de vitaminas. "Otra manera de prepararlas es lo que se denomina ‘escaldar’ los alimentos, que consiste en sumergirlos en agua hirviendo por escasos segundos", agrega la doctora Klein.