Los juegos de video activos, más sanos para los niños que los pasivos

EFE
Ma. 25 de septiembre de 2012, 09:14
Más Ménos


WASHINGTON.- Los juegos de video activos, que promueven la danza y el ejercicio, son más sanos para los niños que los pasivos y sedentarios, según un estudio hecho en Inglaterra y que publica la revista Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine.


Los niveles bajos de actividad física están vinculados con la obesidad, añadió el artículo.


Los juegos de video activos entusiasman a los niños para que bailen, imiten los movimientos de deportes como el tenis, el baloncesto o el boxeo y de esa manera fomentan la actividad física.


Stephen Smallwood y sus colegas de la Universidad de Chester, en Inglaterra, examinaron las respuestas fisiológicas y el gasto de energía de los niños que participan en juegos de video activos.


Para ello usaron un juego de video con un artefacto sensor parecido a una cámara de computadora y una tecnología de programación que permite que el jugador interactúe directamente sin la necesidad de un control manual del juego.


El estudio incluyó a diez varones y ocho niñas con edades de 11 a 15 años. "Se observaron incrementos significativos en el ritmo cardiaco, la ingesta de oxígeno y el gasto de energía durante todas las condiciones de juego en comparación con los juegos de video que son sedentarios,” señalan los autores.


Los juegos “Dance Central” y “Kinect Sports Boxing,” aumentaron el gasto de energía de los niños entre un 1050 y un 263 por ciento, respectivamente, por sobre los niveles de reposo.


Comparados con los juegos de video más tradicionales, en los cuales los jugadores permanecen sentados o recostados, los valores obtenidos por los juegos más activos fueron de 103 y 194 por ciento más altos, respectivamente.


"Es poco probable que un juego de video activo proporcione, por sí solo, la cantidad de actividad física recomendada para los niños, o que gaste el número de calorías que se requiere para impedir o revertir la epidemia de obesidad,” agregaron los investigadores.


Sin embargo “sí parece, a partir de los resultados de este estudio que un juego activo” puede “contribuir a los niveles de actividad física y de gasto de energía del niño, al menos a corto plazo,” añadieron.