Uso de ropa demasiado apretada puede gatillar problemas cardíacos

Dificultaría la circulación sanguínea, pudiendo propicar trombos.

Emol
Vi. 05 de octubre de 2012, 11:38
Más Ménos


Es una moda que llegó para quedarse, pero que siempre se ha combatido. Más de alguna vez se ha señalado que usar ropa demasiado apretada, especialmente, pantalones generan a lo menos celulitis.


Bueno, ahora la cosa va más allá y la advertencia la ha hecho la Fundación Española del Corazón (FEC). El uso continuo de ropa demasiado ajustada puede favorecer la aparición de problemas cardiacos, ya que la ropa que se ciñe al cuerpo y dificulta la circulación sanguínea venosa, provocando dificultad en el retorno de la sangre venosa y aumento de los edemas. Así, se puede propiciar la aparición de trombos venosos, principalmente en las piernas, que pueden ser graves.


Frente a esto el director de la carrera de Kinesiología de la U. San Sebastián, Cristian Contador, advierte que el uso constante de las prendas reductoras tiene varios riesgos asociados. “La compresión sostenida en el tiempo puede producir daño capilar, enlentecimiento de la circulación, aumentos en la resistencia vascular y daños en la piel”, asegura.


A esto agrega, que con el uso de estas prendas –donde también se ubican las fajas- se mantiene el mal funcionamiento de la musculatura que debería ser la que entregue el soporte a las estructuras óseas y la piel. Y explica que al adquirir alguna de estas prendas hay que tener presente cuáles son sus indicaciones de uso.


Las fajas que moldean “comprimen y ayudan a sostener el peso de los segmentos, pero bajo ningún motivo reducen masa grasa o mejoran la tonicidad muscular, por lo que los centímetros disminuidos por la compresión se recuperan una vez que se retira la prenda”.


“No son milagrosas, ya que esos métodos no existen. Estos elementos son un medio de ayuda no un fin en sí mismo, y no debe olvidarse que para lograr que la musculatura y elementos de sostén fisiológicos (tendones, ligamentos) sean efectivos, la mejor terapia es el ejercicio”, agrega Contador.


Para evitar parte de estos daños, el especialista hace un serie de recomendaciones como que toda prenda de compresión debe cumplir con el principio de apretar y no estrangular.


Agrega que si siente adormecimiento de la extremidad, su color es violáceo, se debe retirar la prenda rápidamente ya que lo más probable es que su compresión sea mayor a la que necesita el tejido.


Asimismo, afirma que el uso de estas prendas están prohibidas para personas con fragilidad capilar, hiperreactividad de la piel y pérdida de la sensibilidad, ya que podría generar lesiones ulcerosas en la piel.


Aclara que el uso de fajas y medias pueden usarse con prescripción médica, es decir deben buscar un fin y deben ser indicados por un especialista.


Por último, señala que los pacientes que poseen problemas circulatorios, enfermedad vascular periférica, entre otras patologías, se ven muy beneficiados con su uso. Pero, cuidado porque su mala práctica puede causar daños irreversibles.