¡Sorpresa! Las populares beauty boxes ya están en Chile

Dos marcas ya las venden en el mercado local. En su interior vienen productos en tamaño mini talla para que las mujeres puedan probarlos.

M. Francisca Prieto, Emol
Ma. 30 de octubre de 2012, 08:21
Más Ménos

Son muy populares en Estados Unidos y Europa, y ahora prometen cautivar a las chilenas. Son las beauty boxes, cajas en cuyo interior vienen productos de belleza de todas las categorías (maquillaje, cremas, perfumes, etc.) y marcas, en tamaño mini talla para que quienes las compran puedan probarlos y, si se entusiasman, luego adquirirlos en su formato real.

Ya son dos las marcas que las venden en nuestro país, una de las cuales recién ayer comenzó a prestar el servicio. Se trata de Boxilicious, la cual está basada en la Birchbox estadounidense. "Ésta (la Birchbox) tiene un valor aproximado de cinco mil pesos (US$ 10). Nosotros la vendemos a $6.990 tratando de ajustarnos a la realidad de los costos chilenos", explica Francisco Berroeta, director ejecutivo de Boxilicious.

¿Cómo funciona? Para recibir una de estas cajas de belleza, la interesada debe comprarla a través del portal Descubre Belleza y luego esperar a que llegue a su domicilio. Cada una tiene una fecha límite para comprarla y una vez que ésta se cierra, comienza la distribución. "Para Santiago se demora alrededor de siete días hábiles y para regiones hay un tope máximo de 12 días, dependiendo del lugar", señala Berroeta, quien agrega que se envían desde Arica hasta Punta Arenas con un costo adicional de $990, que se aplica sólo en el caso de las regiones.

Lo singular es que la compra se realiza "a ciegas", es decir, la mujer no sabe lo que contendrá la beauty box. "Las personas saben que van muestras de cuatro a seis productos de belleza de las distintas categorías, pero son sorpresa, porque la idea es sorprender a las clientas con nuevos productos que sean distintos a los que normalmente pueden acceder en una cadena de farmacias, supermercado, etc. Estamos hablando de marcas distintas, más innovadoras, cosas que les sería muy difícil probar de otra manera", sostiene Berroeta.

Por ahora, Boxilicious trabaja con siete marcas: Cosmetofruit; China Glaze (esmaltes de uñas); L’Occitane (productos naturales); OPI (esmaltes y tratamientos para uñas); Sheet! (bálsamos labiales naturales y hechos a mano en Chile); The Balm (maquillaje); y Too Faced (cosméticos). Sin embargo, su director ejecutivo afirma que pronto contarán con otras.

¿Cuánto valen en Europa y EE.UU.?
- Glossybox: 15 euros ($9.300 aprox.) al mes.
- Glymmbox: US$ 12 ($5.700 aprox.) al mes; US$ 70 ($33.600 aprox.) el semestre y US$ 120 ($57.600 aprox.) el año.
Joliebox: 13 euros ($8.000 aprox.) al mes.

Francisco Berroeta asegura que existe mucha confianza de que el modelo de las beauty boxes será exitoso en Chile. De hecho, cuenta que antes de que se pusiera a la venta Boxilicious, muchas mujeres se habían registrado en la lista de espera para comprarla.

"El modelo de negocios de Estados Unidos es el que funciona, en el cual el costo de la caja es razonablemente bajo como para que la mayor cantidad de mujeres puedan acceder a ella, les llegue, prueben los productos, y luego ingresen al portal y los compren en la versión full size si es que les gustó (…) Nosotros queremos replicar bien ese modelo para que efectivamente funcione acá en Chile", dice.

Fancy Box, la pionera

Hasta ayer, en el mercado de las beauty boxes sólo había un actor: Fancy Box. La marca, que trabaja en varios países de Latinoamérica, fue lanzada en agosto en Chile y en septiembre apareció la primera caja.
Anne Sophie-Dutat, country manager local y cofundadora de Fancy Box, la describe como "un sistema de testeo de belleza". "Cada mes las clientas se inscriben online y pagan una caja sorpresa, que incluye entre cuatro y seis productos por ahora de cosmética, en tamaño mini talla o viaje, aunque a veces hay tamaños reales. Pero el concepto es probar productos", indica.

"Muchas veces las personas ven productos nuevos, pero como tienen un precio bastante alto, no los quieren comprar sin probar ni conocer. Entonces, la idea es probar productos que tal vez no van a probar de otra manera y después si les gusta, puede ir directamente a comprar el producto real", añade.

La venta de Fancy Box se realiza en forma mensual, de manera que la persona puede optar a comprarla o no al mes siguiente. "Dentro de poco vamos a lanzar la suscripción trimestral, que permite tener un precio un poco más interesante", adelanta Anne Sophie-Dutat.

Mientras tanto, el valor de la caja es de $12.500, el cual se debe a que los productos que trae en su interior son de lujo o de moda. "El valor de los productos que vienen dentro de la caja es por lo menos el doble del valor que se paga por ella", asegura la country manager.

A modo de ejemplo, la Fancy Box de septiembre contenía una miniatura de 7 ml del perfume Fresh Blossom eau so intense de DKNY; dos productos Weleda del mismo tamaño (serum y crema de noche reafirmante de granada); y dos productos L'Oreal: un gloss y un cuarteto de sombras.

Anne Sophie-Dutat cuenta que 500 personas adquirieron la primera caja que se puso a la venta, lo que -a su juicio- demuestra que muchas mujeres estaban esperando este tipo de producto.

Sin embargo, no todo fue color de rosa, según se puede verificar en la página de Facebook de Fancy Box, donde muchas compradoras manifestaron su molestia por el retraso en la entrega de las cajas. Según explica la cofundadora de la marca, la beauty box debería llegar al domicilio de las clientas a fin del mes en que fue comprada o durante la primera semana del mes siguiente. Sin embargo, señala que con la primera entrega hubo problemas con el proveedor.

"Como les dijimos a todas, pedimos un montón de disculpas, pero la verdad es que fue algo independiente de nuestra voluntad. Realmente se complicó la situación con el proveedor que no pudo asumir la cantidad de cajas que había que entregar", dice.

Anne Sophie-Dutat agrega que tienen claro que lo que ocurrió fue algo muy malo, ya que se trataba de la primera impresión. "Pero si lo vemos de un lado positivo, ahora sabemos las cosas que no hay que hacer y que tenemos que mejorar", sostiene.

"No es una excusa para nada, pero lamentablemente nos tocó este problema. Estamos bien conscientes de la situación y también de la decepción de las clientas", añade.

Por el momento, las Fancy Box sólo se distribuyen en Santiago, aunque su próximo objetivo es enviar a todo Chile "primero porque queremos hacerlo y, segundo, porque tenemos muchos pedidos", afirma la country manager. Asimismo, pronto dispondrán de beauty boxes para el público masculino.