Polémica por una Minnie Mouse anoréxica

La imagen de la famosa caricatura intervenida para usar un vestido de lujo levantó las críticas.

Emol
Ma. 30 de octubre de 2012, 09:39
Más Ménos

En tiempos en que las voces se levantan contra las modelos delgadas, una nueva polémica se ha desatado luego de la aparición de una imagen de la entrañable Minnie Mouse luciendo un vestido talla XXXS.

La ocurrencia está en manos de la tienda de lujo americana Barneys, quien decidió hacer una rotunda metamorfosis de la famosa caricatura y con ello se desató la furia de muchos en los medios sociales que consideran que con esto se ha sobrepasado los límites.

La idea de Barneys fue vestir para esta Navidad con tenidas de diseñadores top y por eso Mickey estará vestido por Nicolas Ghesquière (Balenciaga), Minnie por Alber Elbaz (Lanvin), Goofy por Olivier Rousteing (Balmain), Daisy por Dolce & Gabbana, Cruella por Rick Owens, la Princesa Tiana por Proenza Schouler y Blancanieves por Petter Copping (Nina Ricci).

Esto se suma a las otras versiones de todas las princesas Disney vestidas por famosos diseñadores como Versace, Elie Saab y Valentino.

“Cuando llegamos al momento en el que todos los personajes debían caminar por la pasarela hubo una discusión: la Minnie Mouse estándar no queda bien en un vestido de Lanvin”, argumentó al Women Wears Daily el director creativo de Barneys, David Freedman, cuando presentó la colección y se enfrentó a las primeras críticas.

Sus explicacines no han evitado que los reclamos estallaran. Una conocida blogguera, Ragen Chastian, ha pedido que “dejen a Minnie tranquila”. “No hay nada malo con las mujeres altas y delgadas. El problema es cambiar un dibujo, adorado por los niños, para que se vea bien en un vestido en el que casi nadie se ve bien; además de la tremenda presión sobre las niñas y mujeres jóvenes para alcanzar la perfección que sólo ofrece Photoshop”, demandó.

La escritora Peggy Orenstein, autora de un libro en el cual critica la cultura de las princesas, también levantó la voz: “De alguna manera Barneys y Disney piensan que está bien presentar a una Minnie anórexica frente a los adultos porque, ahora que lo son, aceptan que todo el mundo debe aspirar a este imposible ideal que ofrece Photoshop. Mientras tanto, permitimos a los niños mantener la ilusión de vestir una talla normal, a menos, claro, que sean Barbies o princesas. Entonces tendrán que aspirar a ser delgadas”, sostuvo.