La presión del reloj biológico en la mujer

Por Ricardo Pommer
Mi. 31 de octubre de 2012, 08:23
Más Ménos

La principal causa de infertilidad de hoy en día es la postergación de la maternidad pasados los 30 años, y ello ocurre porque la reserva ovárica pierde cantidad y calidad rápidamente con el paso del tiempo.

En la actualidad las mujeres retrasan la llegada del primer hijo motivadas, principalmente, por la autonomía femenina, la opción de desarrollo educacional y profesional, el no tener un modelo en casa de familia numerosa y por el amplio abanico de anticoncepción disponible en el mercado. Sin embargo se olvidan que -en forma paralela e inexorable- corre en su contra el “reloj biológico”, concepto que se acuña por la diversidad de respuestas que tienen las mujeres al utilizar sólo la edad cronológica para predecir tres puntos: opción de embarazo por mes, opción de un aborto espontáneo o pérdida reproductiva y la opción de tener un hijo con Síndrome de Down.

El llamado “reloj biológico” ocupa un porcentaje altísimo entre las causas de infertilidad, ya que las mujeres chilenas han pospuesto su intención de la maternidad. Es una realidad la correlación entre años de educación y el alejamiento de la opción de embarazo. Actualmente en el segmento ABC1 es 31 años.

La mejor edad para tener hijos es entre los 18 y 35 años porque después de esta edad aumentan los riesgos, sobre todo para el futuro hijo, siendo el más potente la “Trisonomía 21”. Así en una mujer de 20 años el riesgo de tener un hijo con Síndrome de Down es 1 en 1.500 nacidos; una mujer de 30 años, 1 en 1.000; de 35 años, es 1 en 400 y de 40 años, es 1 en 100 nacidos.

De igual modo, con el paso de los años disminuyen las posibilidades de concebir, ya que luego de los 20 años cronológicos, siempre se es "más viejita", desde el punto reproductivo, teniendo puntos de mayor baja luego de los 35 y 40 años cuando sus posibilidades de concebir son 11 y 7 por ciento, respectivamente.

Por tanto, la única técnica viable que existe actualmente para prolongar el “reloj biológico” es la criopreservación de óvulos.

Dr. Ricardo Pommer, miembro de la Sociedad Chilena de Obstetricia y Ginecología (SOCHOG).