Cuatro mujeres soldado acuden a justicia para poder combatir

Demandaron al secretario de Defensa de EE.UU. porque no las dejan ir al frente.

AFP
Mi. 28 de noviembre de 2012, 12:53
Más Ménos
Archivo

Archivo

LOS ÁNGELES. - Un grupo de militares mujeres demandó al secretario de Defensa estadounidense, Leon Panetta, por una política del Pentágono que prohíbe a las mujeres combatir en el terreno, anunciaron las demandantes.

Cuatro mujeres soldado, entre ellas dos que ganaron condecoraciones al mérito por su valentía en Afganistán, acusaron esta política de ser "una injusticia para las mujeres (...) que arriesgan sus vidas por su país".

"Desde niña quería ser piloto de la Fuerza Aérea y he probado mi habilidad en cada paso que he dado", dijo la comandante Mary Jennings Hegar, piloto de helicóptero de rescate que llevaba a cabo evacuaciones médicas en Afganistán.

Su aeronave fue derribada en 2009 cuando estaba rescatando a tres soldados heridos y ella debió emprender un combate cuando sufría heridas de metralleta. Fue condecorada con el Corazón Púrpura y la Acción Distinguida de Valor.

"La habilidad de servir en combate tiene muy poco que ver con el género o cualquier otra generalización. Tiene que ver con el corazón, el carácter, las capacidades, la determinación y la dedicación", dijo en un comunicado en el que anunció la demanda.

"Esta política es una injusticia para las mujeres que nos han precedido y que arriesgan sus vidas por su país", agregó. Las mujeres no tienen acceso a las unidades de combate en el terreno, aunque muchas mujeres soldados se han hallado en medio de combates de todos modos.

En los últimos diez años en Afganistán e Irak, más de 140 han muerto en el campo de batalla. Son proscritas en la infantería, los tanques y las fuerzas especiales porque el ejército arguye que las reclutas mujeres no tienen suficiente fuerza en el torso para llevar a cabo las tareas que se requieren en esas unidades.

La demanda fue entablada el martes en un tribunal federal en San Francisco por cuatro oficiales y la Red de Acción de Mujeres en Servicio, representada por la mayor organización estadounidense por los derechos humanos (ACLU, Unión de Libertades Civiles) y la firma de abogados Munger, Tolles & Olson.

El documento cita a Panetta como el demandado, de acuerdo con una copia obtenida por la AFP. Además de Hegar, las otras mujeres, también veteranas de Afganistán, son la capitán de infantería de marina Zoe Bedell, la primera teniente de infantería de marina Colleen Farrell y la sargento Jennifer Hunt, quien ganó un Corazón Púrpura luego de que su vehículo explotara por una bomba al paso.

"Estas mujeres sirvieron a su país con valor y honor y han demostrado su habilidad para distinguirse bajo fuego, tanto como sus camaradas hombres", dijo la abogada de ACLU Ariela Migdal.