Las causas de la infertilidad masculina

Por Ricardo Pommer
Vi. 30 de noviembre de 2012, 09:07
Más Ménos

A diferencia de las mujeres, la edad de los hombres no es un problema a la hora de tener hijos. Sin embargo, existen otras condicionantes que pueden disminuir la posibilidad de ser padre y, por tanto, frustrar las posibilidades de un embarazo de su pareja. En estos casos, cada vez son más los varones que acuden a las consultas de medicina reproductiva porque el problema para tener hijos radica fundamentalmente en él.

La infertilidad se da por igual en hombres y mujeres, de hecho las cifras muestran que 33% de las causas son masculinas, 33% femeninas y 34%, de ambos. De allí la importancia de que cuando la pareja se vea sometida a un problema de infertilidad, tanto el hombre como la mujer deben ser evaluados.

Entre los factores que pueden influir en la infertilidad masculina se encuentran los problemas que pueden presentar los propios espermatozoides, ya sea por un bajo número de ellos (oligoespermia) o por falta de movilidad (astenoespermia), así como anomalías estructurales (teratoespermia) , todas ellas en diferentes grados, leve moderado o severo lo que definirá el tipo de tratamiento y la forma de conseguir un embarazo.

Las causas de estos defectos son diversas, lamentablemente en mucho de los casos no se encuentra, pero si una estrategia para corregir el defecto. Se han esgrimido causas externas que pueden disminuir la calidad del semen, como hábitos alimenticios, el consumo de alcohol y estrés, no siendo consistentes los trabajos de investigación entre causa y efecto. Sin embargo, el cigarrillo y el uso de fármacos que impiden la caída del pelo en hombres jóvenes (anti-testosterónicos periféricos), sí han demostrado un efecto adverso.

Sustancias como anabólicos, cocaína, pesticidas y solventes también tienen un impacto en el número y calidad espermática con grados variables de deterioro, siendo las dosis y frecuencias a su exposición las que realmente impactan.

Hay que mencionar en forma especial el Varicocele (varices en la zona del escroto). Durante mucho tiempo se pensó que esta condición jugaba un rol importante en el daño espermático y por lo mismo muchos hombres fueron sometidos a cirugías. No obstante, en general no hubo una real mejoría en sus parámetros espermáticos y tasas de embarazo. Por ello, actualmente una cirugía por varicocele sólo es indicada en casos de dolor testicular con el ejercicio o vida sexual, además de razones estéticas.

A pesar de todos los problemas que puede presentar el hombre, hoy existen diversas posibilidades de tratamiento que permiten lograr un embarazo. Estas alternativas incluyen desde un gran arsenal terapéutico, pasando por la Inseminación Intaruterina y llegando al ICSI (Inyección Intracitoplasmática de Espermio), en la cual se necesita sólo un espermio para ser padre, en vez de los 20 millones que requieren de forma natural.

Dr. Ricardo Pommer, miembro de la Sociedad Chilena de Obstetricia y Ginecología (SOCHOG).