¿Qué pasará el 21.12.12? ¿Cómo prepararnos?

La famosa fecha está llegando a pasos agigantados. Algunos catastrofistas creen que se acaba el mundo. Sin embargo, las corrientes espirituales y la numerología hablan de una gran oportunidad para hacer cambios en la vida.

Por Francisca Vargas V.
Lu. 10 de diciembre de 2012, 08:14
Más Ménos

 ¿Qué pasará ese día? ¿Me tengo que preocupar? ¿Debo hacer algo especial?

Las inquietudes sobre este bullado día son casi infinitas. Es que la alarma es mundial. Todos hablan que se avecinan cambios profundos y que ese día “algo” pasará.… La pregunta, que surge es si ese “algo” será bueno o malo.

Las profecías sobre catástrofes naturales abundan. Hay quienes dicen que se avecinan 3 días de oscuridad y que es mejor “encuevarse”. Algo así como junta miedo, pánico y métete en un bunker ¡Arranca!

Pero también están los que creen que estamos viviendo tiempos buenos aunque sean duros, intensos y agotadores, pues todo indica que ese “algo” que se espera es el impulso, que en este momento, está llevando a muchos a revisar el cómo se vive la vida y apretándolos a cambiar el enfoque, girar la conciencia y atreverse a cambiar.

No suena fácil, pero el resultado de todo este proceso, dicen, se llama evolución y significa en lo concreto, vivir una vida más feliz, próspera, honesta y equilibrada entre el amar y ser amado, dar y recibir.

Estas versiones optimistas sobre lo que está sucediendo y sucederá a partir del 21.12.12 son las que promueven diversas corrientes espirituales. Al ser místicas, explican que se trata específicamente de un cambio de conciencia, que también implica abrir nuevos caminos para desarrollar todas nuestras habilidades y vivir en plenitud, por lo que la fecha nada tiene que ver con acabo de mundo ni calamidades.

“Las profecías Mayas son las más conocidas pero sus códices tienen diversas interpretaciones por eso no hay que alarmarse con que viene el fin del mundo. Por ejemplo, el códice maya de Dresde habla del final de la Era del Jaguar ‘yo creo’ y el comienzo de la Era del Águila ‘yo sé’, aunque ese fin se habría dado el 13 de noviembre pasado. Y el códice Mexica, en cambio, marca como el término de un ciclo el 16 de febrero de 2013”, comenta Axiel Rama Covartar, psicólogo educacional, terapeuta transpersonal, biólogo y músico mexicano, en su visita a Santiago, donde se encuentra dando talleres de desarrollo personal. (tallerpotencialhumano@gmail.com)

El especialista explica que con esa información unida a otras corrientes espiritistas junto con lo que manifiestan las escuelas tibetanas, sobre que ya estamos viviendo el ciclo del “despertar” y que dejamos atrás el “del sueño”, puede aseverar que la raza humana está despertando hacia conciencias cósmicas. “Estamos tomando conciencia de las multi dimensiones que existen en este plano y que para ello, el cuerpo físico está cambiando”, detalla.

¿Qué pasará exactamente?

“Hay varias líneas espiritistas y científicas que comentan que hay una onda energética que le llaman espectro, que viene desde el centro de la galaxia y que va a golpear directamente en nuestro universo, que lo va a atravesar y que eso provocará que todos los seres evolucionen y cambien”, señala el terapeuta mexicano.

Agrega que estas emanaciones energéticas recorren cada cierto tiempo toda la galaxia y que en este tiempo, el sol va a soltar sus brazos, afectando el magnetismo de la tierra y sus cuerpos orgánicos, para que transmuten desde su físico y como consecuencia, empezaríamos a vibrar en otro tipo de conciencia humana, otra inteligencia y en otras responsabilidades en lo cotidiano.

“Este espectro tiene inteligencia suprema y viene desde Dios hacia el hijo y nosotros somos los hijos y nos va a afectar orgánicamente”, asegura. En una línea similar, Verónica Silva y Cecilia Gómez de la Escuela Ramdas Rai (www.ramdasrai.cl) concuerdan en que estamos en el inicio de una Era, llamada Era de Acuario, donde también sostienen que la frecuencia vibratoria se elevará y que eso nos obligará a enfrentar la belleza de la luz.

“Es una luz que nos obliga a ver todo y decidir desde nuestras más alta conciencia cómo queremos vivir nuestra vida”, comentan.

Para ello, llaman a trabajar el cuerpo, sistema nervioso y mente para poder permitir “toda la belleza de Dios en nosotros” o esa luz que caerá en la tierra y directamente del sol.

“La luz nos va a limpiar y elevar. Mi cuerpo, al igual que una ampolleta debe estar limpio y abierto a la energía que entrará en él. Por eso vamos a prepararnos sanando bloqueos, meditando para calmar nuestra mente y estar en la comprensión del para qué de las cosas”, cuentan.

El 21.12.12

Axiel Rama Covartar declara que este cambio comenzó en 1982, fecha en la cual se empezó a hablar de los niños índigos, cristales y personas con habilidades orgánicas, sicológicas, emocionales o con aptitudes perceptivas. Todas ellas, asegura, habrían iniciado este despertar hacia una nueva conciencia.

“Si te fijas existen muchas personas que se declaran espirituales y se ha intensificado la creación de programas educativos o escuelas de conocimiento para la evolución”, describe.

Es que según indica la visión mexica, el 2013 entraríamos al siguiente sol, que simboliza que el hombre es igual a Dios. “Entonces hoy todas las personas que tenemos cierto nivel de conciencia y percepción, entendemos que somos más que humanos, más que una máquina, pero ahora es la oportunidad para que todos vayamos juntos en esta conexión”, agrega.

Como biólogo, señala que estamos viviendo un cambio climático, un cambio de era, donde obviamente hay movimientos de tierra, agua y viento, pero que esto siempre ha sucedido y sucederá. Lo interesante del proceso, advierte, es que ha mutado la manera de ver la vida y que es muy diferente a la que había cuando uno era niño.

“Creo que en síntesis lo que estamos viviendo es el final de un camino de aprendizaje espiritual y que a parir del 13 de febrero del 2013, tenemos que saltar de lo teórico a lo practico en la vida cotidiana, vivir en conciencia y desde el amor que es la vibración más alta”, reflexiona.

Los que no se prepararon

Para los que no han hecho nada y creen que su vida es chata y no ha despertado, lo más indicado, según el terapeuta mexicano, será comenzar a vivir en libertad, practicar, abrirse a tener más experiencias, hacer lo que se siente, buscar, salir de la cueva. Hoy existe Internet, libros y muchas escuelas de crecimiento espiritual a las cuales acudir. Lo primordial, aconseja Axiel Rama, es experimentar. “Si este cambio me lleva hacia el bien o el mal, decir, sí, me gustaría vivir algo diferente de lo que he vivido siempre”.

En ese sentido, Verónica Silva y Cecilia Gómez sugieren que como todo año nuevo, lo que debiéramos hacer es vestirnos con la “ropa apropiada”.

“Esto quiere decir, tener la decisión y la esperanza de que una nueva Era comienza y que yo me hago responsable de estar preparado para que todo lo que ocurra sea en beneficio, sanación y evolución de mi alma”, detallan las sanadoras, que preparan un encuentro meditativo para el 21 de diciembre, a las 21 horas.

Qué significa el día

El numerólogo y músico argentino, Leonardo Apelbaum (leonardo.apelbaum@gmail.com) analiza está fecha e indica que será un día de apertura y autoconocimiento, no de miedo ni catástrofe o negatividad.

“El día 21, es un 3, el dígito nos indica que es vital poder expresar nuestras emociones, hablando con nuestros seres queridos, amigos y principalmente, con la familia”, dice.

El mes de diciembre, agrega, es el número 12 y es quien invita a poder darnos cuenta sobre las situaciones pendientes en nuestras vidas a nivel emocional, mental y espiritual y buscar dónde sentimos que no estamos actuando de manera equilibrada con nosotros y los demás.

“Cuando sumamos día y mes sale el 6, el número de nuestro corazón. Entonces, es el momento de unir nuestros corazones por un mundo mejor, donde lo que siento, pienso y hago se den la mano, trabajando las cualidades positivas en nuestra vida”, aconseja.

Finalmente, observa que la fecha completa da como resultado final un 11. “Esto significa que es un día para cambiar la mirada sobre nuestra vida desde una perspectiva de totalidad, como mirando nuestra vida desde lo alto de la montaña.

El 11 es cambio de frecuencia y la tierra ese día tendrá o comenzará a cantar otra nota. El desafío es afinarnos a cada momento con ver claro el numero 5, que viene de sumar el 2012”, profundiza el numerólogo y músico que investiga y crea sonidos sanadores.

Desde esa perspectiva, alienta a revisar qué cambios debo hacer en la vida para tener la libertad de elegir, ser yo mismo o cuáles son los cambios que uno se resiste por miedo o qué y quiénes limitan las decisiones de mi vida.

“El poder adaptarme a los cambios, me permitirá llegar al 2013 con un nuevo desafío. Ese será el año del amor, la autoaceptación y de construir bases firmes en la familia y con las personas que siento me escuchan desde el corazón”, asevera. Por lo tanto, habrá que respirar, revisar y prepararse. Juntar fuerza, alegría y ánimo para cambiar lo que sobra y molesta, para comenzar de la mejor forma la nueva Era de Acuario que se inicia ya.