La kabbalah, el por qué sigue ganando adeptos

Esta corriente espiritual que promueve el crecimiento personal y que siguen varios famosos, rescata el dolor como vía para ello.

Emol
Do. 16 de diciembre de 2012, 07:00
Más Ménos

Madonna, Demi Moore, Ashton Kutchner, David Beckham y su esposa Victoria son algunos de los famosos que practican y estudian este conocimiento espiritual que tiene más de 4.000 años de antigüedad.

Es que la lectura de los textos Kabbalistas van más allá del judaísmo. Son tratados que explican las leyes físicas, espirituales y energéticas que rigen la creación.

“La palabra Cábala significa ‘recibir’. Por tanto, es el estudio de cómo recibir la plenitud en nuestras vidas y alcanzar las metas que tengamos. Puede ser estudiado por cualquier persona independiente a su religión o camino”, explica Shai Rosen, maestro del Centro de Kabbalah en el país.

Indica que a veces se confunde con el judaísmo. ¿Y cómo no?, reflexiona, porque a lo largo de la historia muchos eruditos que la practican han sido judíos pero también han existido otros que no lo son. “Sin embargo, es preciso aclarar que el judaísmo tomó cosas de la kabbalah y las transformó en religión y no al revés”, revela.

Añade que lo interesante de su estudio es que la persona entiende los por qué de la existencia humana y menciona algunos de ellos: “¿Por qué estamos en el mundo? ¿por qué pasan las cosas? y ¿cuál es el propósito de la vida en la tierra?”.

Para lograr responder a esos cuestionamientos, la Kabbalah cuenta con varias herramientas kabbalísticas como meditaciones, conexiones con días en que se abren portales cósmicos que conectan con ciertas energías, baños de purificación y dietas, etc. Es decir, comenta Shai Rosen, abarca prácticamente todo el quehacer humano, incluyendo los aspectos de la vida cotidiana, la vida interior, las relaciones personales, sociales, la vida laboral y vocación, salud y bienestar físico.

“El conocimiento es conexión y la kabbalah es una sabiduría universal que es anterior a la Biblia o religión”, puntualiza. Idealmente, advierte, no debe ser estudiada en solitario porque la mejor manera de aprenderla es a través de un maestro o mentor que guíe en la aplicación de las enseñanzas en forma correcta en nuestra vida.

Los 5 principios

“La Kabbalah nos permite aprender a vivir desde una perspectiva de responsabilidad consciente. Lo que nos lleva a no frustrarnos o culpar a otros por las cosas que están presentes en nuestra vida. Desde esa base podemos alcanzar nuestro verdadero potencial y las metas que tengamos”, describe el estudioso Shai Rosen.

Es que como cualquier otra corriente espiritual, busca que uno pueda descubrir y compartir el propósito trascendental de la vida. Al hacerlo, se cumple uno de los 5 principios básicos. Este es, compartir y conectarse con la fuerza de la energía, que la Cábala, llama la “Luz del infinito”, fuente de la bondad, la fuerza divina del creador que ayudaría a superar la fuerza del ego de la negatividad.

Otro principio es la “Sensibilización y balance del ego”. Según la Kabbalah, el ego es una voz interior que dirige a la gente a ser egoísta y cultivar una mente estrecha, limitada, hiriente, irresponsable, negativa y enojada. “El ego es la principal fuente de problemas, ya que nos permite creer que los demás son independientes de nosotros. Es el opuesto de compartir y la humildad”, describe Shai Rosen.

Aunque menciona que el ego también tiene un lado positivo, ya que motiva a actuar y depende de cada individuo elegir si actúa por sí mismo o considerando el bienestar de los demás. El tercer principio es darse cuenta de la “Existencia de Leyes Espirituales”, porque afectar la vida de las personas. Una de ellas, es la Ley de Causa y Efecto. “Lo que siembras es lo que te devuelve”.

Mientras que el cuarto, es “Todos Somos Uno”. Esto quiere decir, según menciona el experto, todo ser humano tiene dentro de él o ella, la misma una chispa del Creador que se une a cada persona en una totalidad. “De ahí que todo ser humano debe ser tratado con dignidad en todo momento y circunstancia”.

El quinto, se refiere a dejar la zona de confort en que uno vive y salir a ayudar a los demás, en Servicio. “Esto nos nutre de una dimensión espiritual que finalmente trae la luz y la positividad a nuestras vidas, porque la verdadera realización es a través de la solidaridad, que es la manera en que funciona la naturaleza”.

Valeria Santana, ingeniero de Sales Manager en QlikView y que estudia la Kabbalah sin ser judía, cuenta que le ha servido para tomar mayor conciencia de que todo tiene un efecto. “Al tener mayor claridad del acto-consecuencia, del poder de la palabra, de que mala o buena suerte no existe, y que sin esfuerzo no hay recompensa y que lo que es tuyo nadie ni nada te lo puede quitar, tu vida cambia, te hace más consciente y da claridad a tu vida”.

Agrega que uno puede tener el control efectivo de tu vida, ya que entiende por qué pasan las cosas y que en cada cambio existe una oportunidad. “Todo es para tu crecimiento personal espiritual”, aporta.

El dolor y su importancia

El primer escrito sobre Kabbalah es el “Libro de la formación” o Sefer Yetzirah, en hebreo; fue escrito por Abraham que llaman el patriarca, padre de las tres grandes religiones del mundo Islam, Judaísmo y Cristianismo.

En estos textos resulta interesante destacar las enseñanzas relacionadas con el dolor.

Afirman que éste es parte de la vida y que nos hace tomar conciencia de que hay algo que debemos transformar. En tanto que, el sufrimiento, lo describe como la elección que hacemos de mantenernos conectados a ese dolor por un espacio de tiempo prolongado o en algunos casos de por vida.

“Hacernos responsables de lo ‘malo’ que pasa en nuestra vida, no culpando a otros o al destino, nos permite tomar control y cambiar la forma en que nos enfrentamos a los distintos problemas. Nos da el poder de hacernos los creadores de nuestra vida y elegir qué vivir y que no”, sostiene Shai Rosen.

¿Cómo acceder a ella? Conectándose con el Centro de Kabbalah Internacional o a través de libros que hay en diferentes niveles de profundidad y distintos temas. También existe un sitio llamado Kabbalah University  donde hay miles de horas de clases y cada semana se renuevan en inglés y español.

En Chile hay un grupo de estudios y tienda de libros en español, que se conectan también por Facebook: Centro de Kabbalah de Chile.