Los románticos pero a veces dañinos amores platónicos

Son descritos como una forma de evasión de la realidad que paraliza la acción de encontrar a un amor de carne y hueso.

Emol
Do. 16 de diciembre de 2012, 08:02
Más Ménos

Las fantasías animadas sobre alguien que te gusta pueden ser tremendas en todo sentido.

Son a todo color, ideales, románticas, nostálgicas y nos hacen soñar, anhelar. Sin embargo, nos dejan en un estado de irrealidad que no siempre hace bien. Quizás, lo más rescatable que tienen, si se quiere, es que reflejan nuestros anhelos más profundos en el amor.

“Los amores platónicos nos mantiene ocupadas en algo, pero son una forma evasión que mantiene nuestra energía, intención y atención puesta en una esperanza que es irreal”, define Estela Riquelme, counseling que trabaja con terapias complementarias de sanación (estelariquelme@gmail.com).

Si bien nos dan alegría al creer que se tiene lo que se quiere, el principal daño que provocan, dice, es que evitan que uno se haga responsable del por qué no puedo tener “eso que deseo” y así, uno no carga la culpa.

Es también como mirar siempre en una misma dirección. “Evitan que puedas ver todas las otras alternativas que tienes a tu alrededor y además, impiden que te des cuenta de lo que tienes que sanar o simplemente crees que no mereces y entonces no te permites”, detalla.

En ese sentido, coincide la mirada que enseña la terapeuta floral, Angélica Pérez (angelica.perez.v@gmail.com) , que afirma que la tendencia se puede disfrutar a ratos o sufrir y el cómo se viva, dependerá si se tapa o no la intolerancia a la frustración o un problema de autoestima.

“En el amor platónico uno no se devela ni tampoco hay una interacción de exposición personal frente a otro real, porque ese amor idealizado es de un solo canal. Entonces piensas que en ti todo está perfecto, no te trabajas ni creces, estás solo en tu imaginación y eso es, en definitiva, evasión, no enfrentas tu cotidiano ni a una relación de igual a igual”, señala.

Castillos en el aire

¿Cuánto tiempo pierdo pensando en un amor platónico? ¿De qué me sirve? ¿Estoy huyendo de algo? ¿De qué?

Son algunos de los cuestionamientos que anima la terapeuta Estela Riquelme a preguntarse cada vez que uno se “pille” en estas elucubraciones, que afirma, son más propensas en las mujeres que en los hombres, ya que ellos se caracterizan por ser más prácticos y enfocados en la acción.

Es que puede parecer irrisorio estar “pegada” con un amor irreal pero sucede. Por eso el llamado a cuestionase para romper el castillo.

“Lo que pasa es que son formas de gratificación personal y se vuelven negativas cuando son la principal forma de establecer o entender las relaciones de pareja”, comenta Angélica Pérez. Ahí se vuelven dañinas porque las expectativas son inalcanzables, se sobre idealizan.

“Te dan una sensación de que ya tienes pareja, por lo tanto, no es algo que necesito poner energía o esforzarme, ya que siento que está disponible cada vez que lo quiero”, sostiene Estela Riquelme.

Lamentablemente, caer en sensaciones de fracaso y rabia es cuestión de segundos y la persona piensa que la vida es injusta. Pero, en vez de movilizar quien se vive la vida en los pensamientos, según la experta, quedaría en actitud de apaciguamiento pensando que “así es la vida”.

“Es que quedarse pasmada es menos complicado que jugársela por cambiar su destino, o hacer algo para buscar un mayor bienestar”, indica Riquelme.

 El lado positivo

Sin caer en patologías los que sostienen amores platónicos mantienen un aliciente para hacer las actividades diarias. ¿Quiénes son las fantasiosas? La experta en terapias complementarias, opina que son las que más trabajan y tienen menos tiempo libre, ya sea por su trabajo o labores de casa, mucho más quienes hacen un trabajo rutinario y no tienen posibilidad de conocer a más personas.

Ambas expertas coinciden en que no es una pérdida de tiempo sino que una negación de la realidad.

“Puedes gastar a veces años y eso si no se transforma en una adicción permite que cuando llega alguien seas capaz de aceptarla a pesar de los defectos que tenga… porque está al lado mío, lo puedo tocar, lo puedo abrazar. Me hace ser más tolerante”, reflexiona Riquelme.

En casos extremos, completa Angélica Pérez, puede causar dolor cuando se despierta de la fantasía y la persona se da cuenta del tiempo que pasó pensando en que ese amor platónico se convertiría en realidad tal como en los cuentos de hadas.

“A veces lo ocupas como mecanismos de protección porque no quieres revivir historias o cuando crees que no hay nadie bueno en la realidad para ti sea como sea puedes dañarte”, agrega.

Romper con la fantasía

Estela Riquelme, que realiza diversos talleres de crecimiento personal, llama a conectarse con el potencial que todos tenemos y descubrir el por qué te gusta él o ella. Revisar si es su alegría, valentía, su forma de ser, lo que sea.

Ella, opina, que esas características son las que la mente subconsciente cree que uno no tiene y las buscará en otro, que será precisamente el que a uno le atrae. Luego, una vez que hayas encontrado qué te gusta de ese amor fantasioso, aconseja decir: “Aquí y ahora soy alegre, por ejemplo, y tu imagen de ti misma cambiará, no te pararás en la carencia sino en lo que ya tienes”.

Explica que el peligro de no romper con esta tendencia es permanecer en la sensación de estar en pareja sin estarlo. “Uno se paraliza cual Penélope, donde la energía asociada o sensación es la desprotección. En ese estado esperamos que llegue alguien que nos ‘salve’ y creemos que la solución está fuera de nosotros”, sostiene.

Otra alternativa que propone es imaginar que estoy en pareja sin colocarle rostro y recrear diferentes actividades que harían juntos. “Pensar en sus virtudes, en mis virtudes, lo bien que se siente… de esa forma estás ‘creando’ algo que puede ser real, ya que te estás dando permiso para estar con alguien”, aconseja.

El secreto, declara, es ocupar la mente para proyectar la vida y saber que un amor platónico es desde el principio un imposible. “Hacerlo de esa forma puede materializarse en cualquier momento”, alegra.