Cuidado con convertirte en una “víctima de la moda”

El vestir ropa apretada, zapatos incómodos o bolsos demasiado grandes acarrea más de un problemas en tu salud. Entérate qué hacer si sufres de este mal.

Emol
Do. 23 de diciembre de 2012, 07:00
Más Ménos

El antiguo dicho, “para ser bella hay que ver estrellas”, no significa que literalmente tengamos que pasar a través del dolor y el sacrificio para vernos estupendas. No.

A veces requiere de tiempo e inversiones, pero jamás al extremo de que estando sanas nos auto provoquemos enfermedades, en vez de un elocuente y prolongado piropo.

Lo que pasa, es que hay quienes que por ser “fashion” caen en exageraciones y se convierten en “fashion victim” o en su traducción al español, “víctima de la moda”.

El anglicismo designa a una persona que sobrepasa los límites para estar a la moda. El término, fue acuñado por el mundialmente famoso Oscar de la Renta e identifica a quienes se pasan de la norma criteriosa, de que la moda no incomode ni menos que nos haga sentirnos mal.

Básicamente los diseñadores llaman a las “fashion victim” a quienes cambian toda su imagen según la temporada y lo que esté de moda sin ser capaces de marcar sus límites ni tener un estilo propio.

Sin embargo, estas mujeres estarían arriesgando su salud al utilizar ropa, accesorios y tratamientos de belleza con tanta intensidad que descuidan su cuerpo físico.

Esta lista la encabezan los tacones, las plataformas y todos aquellos zapatos que en vez de dar comodidad, aprietan los pies o ponen en riesgo de sufrir caídas y esquinces cuando los sensibles tobillos se doblan al caminar.

“El uso de zapatos inadecuados puede llevar a deformaciones en los pies con la consecuente formación de queratomas, conocidos como callos”, afirma la doctora Constanza Ullrich, dermatóloga de la Clínica Dermovein. Pese a que hay cremas para suavizarlos, indica que es mejor usar zapatos adecuados y recurrir a un especialista cuando aparecen estos problemas.

Lo que sucede, complementa la esteticista Natalia Moya de Vita Estetic, es que la piel de los pies se endurece para protegerse e incluso pueden aparecer hongos por la descamación y la falta de humectación, donde el continuo roce es fatal.

Para evitar tener estos problemas, la especialista recomienda hidratarse y darse masajes en forma continua en las zonas de apoyo. “Poner los pies en agua caliente, exfoliarlos y lo fundamental es hidratarlos y cambiar de zapatos. Sobre todo cuando quieres lucir bella, tus pies son parte importante de ese cuidado personal”, aconseja.

En el caso de usar plataformas la altura máxima no debería exceder los 6 centímetros y que compensen la inclinación que sufre el pie en la marcha. O bien, usar tacones gruesos y no olvidar hacer ejercicios para estirar las pantorrillas y las piernas.

La ropa apreté

La silueta perfecta al descubierto. Nada más sexy pero perjudicial cuando todos los días andas apretada. Los pitillos, dicen, son los que más daños provocan. Es que son como una segunda piel y causan dificultades en el retorno venoso y sistema linfático, provocando la aparición de las temidas varices.

“Duelen las piernas y se cansan. Lo más recomendable es ponerlas en alto, más arriba del corazón para que drenen”, comenta Natalia Moya.

Los sostenes apretados, explica, también son enemigos de una persona preocupada por su estética. “Generan más adiposidad localizada, la agravan. Lo más recomendable cuando se marca el sostén en la espalda es usar uno más suelto, es decir, que los tirantes sean más anchos”.

Sin embargo, afirma que las fajas no incomodan porque están confeccionadas con materiales especiales que no estancan la circulación. Pero que tampoco hay que abusar.

Los accesorios

Las carteras gigantes son lindas, chic y están a la moda, pero válgame el peso que pueden cargar. Es que mientras más grande, más las llenamos y sin darnos cuenta, como espacio hay de sobra, se le echa adentro todo lo que uno encuentra necesario y se acarrea.

“El mal que provoca puede ser la mala postura que adquiere el cuerpo para soportar ese peso, estresando la zona de los hombros e inclinando hacia un lado”, enseña la esteticista.

En la misma línea pesada están los collares y aros gigantes que cuelgan, dañando el cuello o los lóbulos de las orejas. Pudiendo causar daños graves si es que alguien se cruza y te engancha. Dolor.

Otro caso son el abuso de los teléfonos inteligentes. Además que aíslan y uno pierde la conexión con la realidad, el estar en forma permanente tecleando o revisando si hay algo nuevo en las redes sociales, puede traer un tropezón en la calle o una tendinitis. “Es que si no se apoya bien y se exagera dolerán las muñecas”, añade Natalia Moya. Y bienvenida la “nomofobia" porque tendrá que mantenerse alejado del ciberespacio.

Los tratamientos estéticos

No es que todos sean malos. No hay que exagerar pero sí ser precavido con lo que la moda impone para lucir uñas y pestañas hermosas, aunque sea artificialmente.

Es que es justamente esa condición el que las hace ser susceptibles de ocasionar serios problemas, pero siempre cuando se intensifica su uso o no se atiende a tiempo los efectos anti-estéticos que provocan.

“El uso de uñas acrílicas y en menor medida, el esmaltado permanente, pueden producir alteraciones de las uñas como manchas y asperezas sobre todo cuando la técnica de aplicación o retiro es muy agresiva”, declara la doctora Constanza Ullrich.

Incluso, agrega, se pueden producir alteraciones permanentes por daño de la matriz de la uña, que es la zona donde se forma la placa ungueal por una manicure muy agresiva.

Así también indica que el riesgo de contagio de hongos es frecuente y la uña postiza los taparía dándole un ambiente adecuado para crecer, escondiéndolos y no permitiendo su diagnóstico.

“Esto no significa que no haya que usar estas técnicas en las uñas, sino hacerlas con el debido cuidado e higiene y consultar frente a cualquier alteración”, dice. Aunque la profesional de Vita Estetic advierte que en la actualidad los materiales que se usan duran 3 meses y se caen solas, el inconveniente es cuando la persona se lleva en forma frecuente los dedos a la boca porque la saliva de la boca genera bacterias.

Respecto a los tratamientos de pestañas, como encrespado o tintura, la doctora sostiene que pueden provocar grandes dermatitis, dolorosas y molestas por los químicos utilizados. Por ese motivo llama a usar métodos naturales pero que atención con elegir elementos que tengan filo porque eso las puede cortar y chao pestañas onduladas e intensas.