El vestido de noche se adapta al "low cost" en Italia

Por Patrizia Vacalebri, ANSA
Lu. 24 de diciembre de 2012, 11:44
Más Ménos

 ROMA. - La mujer italiana podrá usar lo mismo un vestido de noche para Navidad o Fin de Año, aún en tiempos dominados por el "spread", porque son muchas las marcas que conscientes de la importancia que adquirió ese término se lanzaron a ofrecer propuestas por pocas decenas de euros.

Son modelos "low cost" (bajo costo) para tiempos en los que el "spread" (prima de riesgo, en jerga financiera) se volvió una palabra común para los italianos.

Todas tienen en común la promesa de combinar glamour con ahorro, a precios de entre 30 y 70 euros, con accesorios que arrancan en los 15 euros. Como la marca española Mango, que apuntó a los paillettes y estampas de animal print.

La oferta va desde el vestido tubo blanco y negro a 39,99 euros a uno con piel y paillettes a 79,99 euros, pasando por el vestido recto de estampa leopardo, a 44,99. Por una tasa un poco mayor de glam, el vestido largo de satén en color bronce con escote en la espalda se puede obtener por unos 100 euros.

También la española Zara está entre las marcas que ofrecen elegancia low cost, con minidress con volant bicolor, a 79,99 euros. El mismo precio por un vestido largo con espalda al descubierto o por uno tubo con strass alrededor del cuello.

El vestido de doble tejido con encaje cuesta 49,95 euros y por 20 más se puede lucir un modeo en seda con encaje en las mangas. Sale casi lo mismo vestirse con pantalones, cuyo precio va desde los 49,95 euros para el modelo slim o en algodón, negro o color piel.

Por un toque de distinción, como el chiffon, el precio asciende a 79,95. Los accesorios consisten en pequeñas carteras de mano, doradas, metalizadas o con strass. H&M tiene vestidos tubo en rojo desde 19,95 euros y el típico con escote americano a 39,95.

Y todo adornado, con paillettes verde esmeralda cuesta 14,95. Si el brillo es lo buscado, allí están el plata y los anaranjados, con faldas amplias. Asos propone un vestido cubierto de paillettes con transparencias y un modelo de sirena, en verde esmeralda.

En todos los casos la idea es brillar, con elegancia "low cost".