Cocina

Óscar Gómez: Una buena razón para brindar

Por Óscar Gómez
Vi. 28 de diciembre de 2012, 08:22
Más Ménos


"Nuestra comida es una mezcla única de sabores indígenas, que ha sobrevivido al paso del tiempo y se levantó con orgullo ante la llegada de los europeos, no para desaparecer, sino más bien para ampliar su gusto y convertirse en un patrimonio cultural de mi nación. Para mí es un orgullo poder brindar una parte de esa riqueza". Georgina Neciosup, de La Flor de la Canela.

La riqueza de la cocina peruana está en la diversidad histórica y cultural del país, con influencias españolas, indígenas, japonesas, chinas. Los europeos trajeron aquí el limón y la cebolla, sin ellos no existiría el ceviche como lo conocemos.

También la cocina peruana brinda una gran versatilidad, pues logra sintetizar los productos de las tres regiones: Costa, Sierra y Selva en una misma identidad gastronómica. Esta es una característica importante que no se ofrece en el exterior, estableciendo una diferencia sustancial.

Además, existe un movimiento interno de revalorización de lo nuestro; el peruano siempre consumió su gastronomía, pero ahora presenta un mayor nivel de sofisticación y excelencia. Es importante observar la apertura de una gran variedad de franquicias en el extranjero.

Quizá una estrategia que se podría implementar más adelante de forma articulada a nivel nacional es utilizar los restaurantes peruanos como oficinas de promoción turística a través de la gastronomía.

A nivel académico, apreciamos un deseo de los jóvenes por estudiar la carrera de gastronomía, porque demuestra que no es solo un trabajo creativo o artístico, sino también permite que los estudiantes se proyecten como empresarios, especializándose en un rubro que tiene un enorme potencial para el país.

No me animaría a hacer un ranking, pero sí podemos mencionar que la cocina peruana se encuentra dentro de las cinco primeras con mayor posicionamiento en el mundo.

Compartamos cocinando. Que la llegada de una nueva Navidad y Año Nuevo nos traiga la paz y esperanza, prosperidad que todos deseamos.

Felicidades, Óscar Gómez, chef ejecutivo del restorán Astoria.