Frases y dichos sobre el sexo: ideas para la imaginación

La nueva publicación del polémico escritor es una reflexión a múltiples voces sobre el significado de las palabras que forman el abecedario del acto sexual.

Por Francisca Vargas V.
Sa. 29 de diciembre de 2012, 08:02
Más Ménos

Cautivar, voluptuosidad, faldero, conductas descaradas, órganos, sueños húmedos, masturbación, relaciones sexuales, reproducción, anticoncepción, pasatiempos eróticos, culpa, sexo por dinero, descarríos sexuales, objetos eróticos y el goce del acople sexual son algunas de las categorías que Isidoro Loi aborda en el libro “El sexo es más fuerte” (Grijalbo).

El autor es un escritor chileno curioso de refranes, las máximas y aforismos o todo aquello que se dice, escribe o filma y que documentan las creencias e ideas sobre diversos temas que cruzan las relaciones humanas.

En este, su sexto libro, el objeto de estudio fue el sexo. El resultado es un texto perspicaz y entretenido que recoge 10 años de investigación en los que se sumergió en libros, enciclopedias, películas, diccionarios, artículos de prensa y bibliografías de diversos tiempos.

Cada una de esas revisiones, que fueron atesoradas en una década, denotan su anhelo de componer un relato histórico y vivo, que respira en forma paralela a la academia.

“He escrito sobre mujeres, hombres, padres, hijos, el cuerpo humano, Dios y ahora me tocaba abordar el sexo, en el sentido literario”, comenta. Sus motivaciones, dice, son existenciales aunque en su biografía es posible saber que escribe por vanidad y por la estrecha relación que mantiene con la literatura.

Pero Isidoro Loi no es un tipo grave ni un barbón intelectual aunque lleve barba. El humor, la gracia y su capacidad de traspasar las normas sociales de lo “correcto”, hacen que su libro sea hasta didáctico porque enseña que: lo que le pasa a uno, le sucede a los demás y con más fuerza que lo que uno, podría suponer.

Las enseñanzas

“Seguí un hilo cronológico para escribir sobre el sexo. Es decir, parto por la atracción, la seducción y luego fui tomando los temas del sexo, hasta llegar al orgasmo”, comenta el autor.

En ese sentido, lo que hace a lo largo de los 19 capítulos, escribe su propia historia de la sexualidad de manera irónica y ciertamente, “a calzón quitado”. Lo entretenido es que son textos cortos que se pueden ir leyendo de acuerdo a la curiosidad que le despierten las temáticas, tal vez, con el fin de contrastar la propia experiencia.

“Creo que nuestras ideas sobre la sexualidad están teñidas de fantasías que se alimentan con el cine y la televisión, eso no es el mundo real, son mentiras. El conseguir una relación sexual plena para los dos requiere de trabajo, conocimiento y tiempo, aunque siempre hay algunos afortunados pero esos son la excepción”, opina.

Y buscó por aquí y por allá el cómo y con qué armar un relato que dé cuenta de esa realidad. Por ejemplo, para conocer qué se entiende por frígida, escribe lo dicho por Coluche un humorista francés, “No hay mujeres frígidas: solo hay malas lenguas”. Sobre la masturbación: “Hay instantes en la vida en que uno se debe a sí mismo” de Léo Campion, escritor y caricaturista francés y entre otras, las palabras de un psiquiatra estadounidense, Tomas Szasz, “Masturbación: actividad sexual más primitiva de la humanidad. En el siglo XIX era una enfermedad; en el XX, una cura”.

Aunque también cita cuentos, historias y biografías sobre qué es la ninfomanía, las poluciones nocturnas, la pornografía, el sadomasoquismo y la homosexualidad, entre otros temas. Y como la idea es expresar a múltiples voces las ideas acerca del sexo, Isidoro Loi comparte el resultado de sus investigaciones in situ. Es decir, lo que también recogió de espacios públicos, donde subraya: “Al mago no se le mide por la varita, sino por la magia”, dicho porteño. Además, apunta algunas direcciones de museos y sex-shop.

Algunas máximas del sexo

“No es suficiente conquistar; es necesario saber cómo seducir”, Voltaire.
 “Si los hombres supieran todo lo que las mujeres piensan, serían por lo menos, veinte veces más audaces”, Bernard de Bonnard, poeta francés.
 “Apresurémonos en sucumbir a la tentación antes de que se aleje”, Epicuro, filósofo griego. 
“Las mujeres son como la sopa: no hay que dejar que se enfríen”, Juan Anouilh, dramaturgo francés. 
“El sexo sin amor es una experiencia vacía. Pero como experiencia vacía es una de las mejores”, Woody Allen. 
“El hombre pasa por terremotos, epidemias, el horror de las enfermedades y toda clase de tormentos espirituales, pero la tragedia más angustiosa que conoce, siempre ha sido y siempre será la tragedia del dormitorio”, León Tolstoi.
 “En mis fantasías sexuales, nadie me ama por mi inteligencia”, Nora Ephron, intelectual y escritora estadounidense. 
“Se necesita más talento para tener sexo que para dirigir ejércitos”, Ninon de Lenclos, cortesana francesa.
 “Te amo para toda la vida, esta noche”, fue la frase Louise de Vilmorin, actriz francesa a Orson Welles.