Cromoterapia, el poder del color en la belleza y la salud

Las diferentes tonalidades pueden ayudar a tratar problemas estéticos como celulitis o acné, así como también dolencias como la artritis.

Por M. Francisca Prieto, Emol
Ma. 01 de enero de 2013, 08:00
Más Ménos

Es común escuchar que los colores son el reflejo del estado de ánimo de una persona. Así, si alguien está triste, suele vestirse en tonos fríos, y, por el contrario, si irradia alegría, ocupa colores más cálidos.

Pero también hay quienes creen que los colores son capaces de cambiar el estado de un individuo, tanto desde el punto de vista de su salud, como de su energía. En esta premisa está basada la cromoterapia, una disciplina que trabaja con luces de diferentes colores, las cuales son absorbidas por la piel de las personas, estimulando la actividad celular y potenciando los procesos orgánicos.

Francisca Maldonado, directora de Spa One & Only -el que acaba de integrar la cromoterapia a sus tratamientos-, explica que ésta sirve para múltiples dolencias, desde problemas en las articulaciones como la artritis, hasta molestias estéticas como retención de líquido, hinchazón, celulitis o acné, entre otras.

¿En qué consiste? Antes de realizar la cromoterapia, una terapeuta evalúa al paciente, "le hace una entrevista viendo un poco qué es lo que necesita, cuáles son sus dolencias, qué es lo que está buscando", explica Maldonado.

Luego se selecciona el color adecuado para ello y se prueba en la persona. "Le sugerimos un color, se lo mostramos y vemos cómo lo siente en su cuerpo, porque tiene que sentirse cómoda con el color, si no se puede ajustar", señala.

Eso sí, los colores que se eligen no son al azar, sino que cada uno tiene diferentes efectos sobre las personas. El rojo, por ejemplo, se reconoce como un color activo, que energiza y da fuerza. "Activa la circulación interna, entonces en tratamientos locales puede trabajar las várices, la rosácea, la celulitis. También sirve para incrementar la masa muscular, porque como acelera la circulación, también acelera la regeneración de los tejidos", sostiene Francisca Maldonado.

Por su parte, el verde es un efectivo regulador del sistema endocrino, por lo que es muy útil para quienes presentan problemas de peso o mujeres con menstruaciones irregulares. "También ayuda con el drenaje, porque el verde es un color que depura, limpia, purifica, entonces sirve para la retención de líquido y la celulitis", agrega.

El azul, en tanto, al ser un color frío, desinflama y calma. Por esto puede ser una útil herramienta para combatir dolores musculares, calambres, dolores menstruales o episodios agresivos de acné.

Combina ropa y maquillaje
Color Genius es una aplicación para iPhone que ayuda a combinar look y maquillaje. La persona debe sacarse una foto de la ropa que lleva puesta y sabrá qué colores de maquillaje le quedarán mejor.

Una vez elegido el o los colores que se utilizarán (porque se pueden mezclar), el paciente debe recostarse sobre una camilla ubicada en una cabina oscura, con música relajante y con la única compañía de la terapeuta. Lo ideal es recibir la luz directamente sobre el cuerpo desnudo, pero también funciona si es que se cubre con una sábana blanca.

En Spa One & Only disponen de tres tipos de cromoterapia: baño de luz, con masaje o energética. La primera tiene una duración de 20 minutos y básicamente consiste en exponer el cuerpo a la luz del color seleccionado.

La cromoterapia con masaje tiene una extensión de 50 minutos y además de incluir el baño de luz, en ella el paciente recibe un masaje que complementa el trabajo que realiza el color. "Por ejemplo, si está con los pies hinchados o tiene retención de líquido, ojalá sea un drenaje en las piernas. Si sufre de jaquecas, cansancio, sueño, insomnio, se le hace un masaje en la cabeza", explica Francisca Maldonado.

La tercera alternativa, la cromoterapia energética, dura 60 minutos, y trabaja sobre el campo áurico del paciente y sobre los chakras. En ella se utiliza el denominado Bastón de Atlante, el cual en uno de sus extremos tiene una piedra de cuarzo que proyecta los diferentes colores mediante filtros.

"La terapeuta trabaja con intención, para armonizar y equilibrar los chakras. El cuarzo también tiene un efecto terapéutico, porque es una piedra sanadora que limpia", dice Maldonado.

Es importante tener en cuenta que aunque la cromoterapia parezca inofensiva, sí tiene algunas contraindicaciones. "No nos arriesgamos con mujeres embarazadas porque ahí se está trabajando con otro ser", señala enfática la directora del Spa One & Only.

Añade que el color rojo no es recomendable utilizarlo en personas que sufren problemas cardíacos, hipertensión arterial o hemorragias, debido al efecto que provoca en la circulación sanguínea.

Asimismo, el azul lo desaconseja para quienes padecen de depresión. "Es un color que induce el sueño, calma, entonces las personas que tienen tendencia a la depresión, (con el azul) se van a hundir más en ella", explica.

El color más inocuo sería el verde, porque depura y limpia. "Es un color neutro que siempre va a ser bien recibido", asegura.