Vajazzling, la moda de “decorar” el área del bikini con brillos y piedras de fantasía

La actriz Jennifer Love Hewitt la hizo conocida en 2010 y ahora tiene una versión masculina llamada pejazzling. Pero ¡ojo!, no es tan inofensiva, ya que puede causar cortes, infecciones, reacciones alérgicas o irritación.

Emol
Ma. 01 de enero de 2013, 07:00
Más Ménos

En el afán por encontrar nuevas alternativas para "decorar" el cuerpo humano, la imaginación no tiene límites. A los tatuajes y piercings -que a estas alturas pueden ser considerados como algo casi normal-, se han sumado prácticas que van desde cirugías hasta la inyección de sustancias para modificar las formas corporales.

Pero la creatividad no llega hasta ahí y siempre hay alguien a quien se le ocurre una nueva idea. En enero de 2010, la actriz Jennifer Love Hewitt reveló en un programa de televisión que, tras un quiebre amoroso, había decorado su zona púbica con piedras de fantasía.

"Me sentía horrible, había pasado por una ruptura terrible y necesitaba algo para sentirme mejor. Era la única cosa que nunca había probado después de un quiebre, así que le di una oportunidad y es genial", le contó al presentador George Lopez en esa oportunidad.

La protagonista de la serie "Ghost Whisperer" bautizó a la práctica como vajazzling y ésta pronto se convirtió en tendencia. De hecho, ella misma no dejó de realizarla, según reconoció en abril de este año a la revista "Maxim". "Puedo caminar todo el día y pensar: 'Nadie tiene la menor idea de que tengo un secreto brillante en mis pantalones justo ahora'", dijo la actriz.

Sin embargo, el vajazzling no es sólo moda en los Estados Unidos, ya que su popularidad cruzó el océano Atlántico y llegó hasta el Reino Unido, donde Amy Childs -una asidua participante de realities- se ha convertido en la verdadera "reina" de la práctica, la cual ofrece en su propio salón.

Pero, ¿qué es exactamente? El sitio oficial Vajazzling.com define a esta práctica como "el acto de aplicar brillo y joyas en el área del bikini de una mujer con fines estéticos". Para realizarlo es necesario que la zona esté depilada al estilo brasileño, es decir, de manera completa, ya que las alhajas son pegadas en toda la zona púbica.

Existen diferentes alternativas de piedras para utilizar, pero muchas mujeres optan por cristales Swarovski, los cuales pueden ser reutilizados. Para un óptimo brillo, Vajazzling.com recomienda pulirlos con un trapo suave y sin pelusas. "Trátalos como lo harías con cualquier otra piedra de calidad y recuerda guardarlos de manera apropiada", agrega el sitio.

Para fijar la fantasía generalmente se utiliza el mismo adhesivo que se emplea para las pestañas postizas; también látex o un pegamento llamado spirit gum, el cual se usa para las pelucas, barbas postizas u otro tipo de vello facial falso.

Las piedras permanecen adheridas durante al menos cinco días y luego se caen por sí solas. Se aconseja, eso sí, utilizar ropa holgada alrededor del área y, si es verano, un bikini que lo deje a la vista.

El vajazzling también tiene su versión masculina llamada pejazzling. Para ellos los requisitos son los mismos: el área debe estar afeitada o, de ser necesario, depilada con el método láser.

Asimismo, existe la opción para el cabello lanzada recientemente por Amy Childs. Se trata de los mismos cristales que se pegan al pelo, donde permanecen adheridos hasta por siete días.

¿Una moda inofensiva?

Según Vajazzling.com, este tipo de "decoración" es totalmente segura para la salud tanto de hombres como de mujeres. Sin embargo, algunos especialistas no opinan lo mismo.

En noviembre pasado, el Mail Online reportó en un artículo que esta moda, así como también la de la depilación brasileña, ha aumentado el número de mujeres que acuden a servicios de urgencia con heridas en su área genital, generalmente cortes e infecciones.

El periódico obtuvo la información de estudios realizados por médicos de la Universidad de California, San Francisco, según los cuales en los últimos años ha habido un aumento dramático de ese tipo de lesiones en las mujeres.

Y algo similar ha ocurrido en el Reino Unido, donde cifras del Servicio Nacional de Salud muestran que las heridas genitales han tenido un aumento dramático de un 50% en los últimos cinco años.

De hecho, a comienzos de diciembre la política laborista Dianne Abbot -quien hace de ministra de Salud en las sombras- dijo a "The Sun" que tanto el vajazzling como otras prácticas son un asunto de seguridad personal.

Al riesgo de sufrir heridas y cortes se suma el de sufrir una reacción alérgica o, al menos, una irritación considerando que sea cual sea el pegamento que se utilice, éstos siempre contienen sustancias que a veces son demasiado fuertes para una zona donde la piel es muy delicada y que, además, está sin vello, es decir, sin protección.

Por esto, los especialistas son claros y aconsejan tomar otros caminos más seguros y convenientes si el objetivo es sentirse más provocativa. "Diría (a las mujeres) que gasten su dinero en ropa interior sexy o en un buen par de zapatos", sostuvo Jennifer Gunter, gineco-obstetra del Centro Médico Kaiser Permanente de San Francisco, cuando fue consultada sobre el tema por la revista "Health".