Francia suspende venta de píldora para acné tras muertes

También es usada como anticonceptivo lo que ha derivado en cientos de casos de trombosis. En Chile también se vende.

Por Elena Berton; Reuters
Mi. 30 de enero de 2013, 11:41
Más Ménos


PARIS.- El regulador francés de la salud ANSM anunció el miércoles que suspenderá las ventas de la píldora de Bayer para el acné Diane 35 y sus versiones genéricas, también usadas como anticonceptivos, después de que se vinculara su consumo con la muerte de cuatro personas en los últimos 25 años.

Unas 315.000 mujeres usaron Diane 35 o su versión genérica en Francia el año pasado. Los ejecutivos de Bayer no estuvieron inmediatamente disponibles para hacer comentarios sobre la suspensión del medicamento, que se vende en más de 100 países, por lo general bajo marcas como Dianette.

Las cuatro muertes relacionadas con Diane 35 se debieron a la formación de coágulos, aunque otras tres muertes posiblemente también están emparentadas con el uso del fármaco, dijo la Agencia Nacional de Seguridad de los Medicamentos de Francia (ANSM).

Diane 35 reduce el acné mediante la regulación de las hormonas y el bloqueo de la ovulación, y frecuentemente se prescribe como anticonceptivo, aunque no está aprobado para este uso.

Los médicos no podrán prescribir Diane 35 o sus versiones genéricas a nuevos pacientes a partir del miércoles.

La ANSM dijo este mes que está estudiando la posibilidad de limitar el uso de píldoras anticonceptivas de tercera y cuarta generación, también fabricadas por Bayer, después de que una mujer demandó a la farmacéutica alemana por presuntos efectos secundarios como coágulos sanguíneos.

Situación en Chile

En tanto, el Instituto de Salud Pública aclaró que Diane 35 en Chile sólo tiene permiso para ser utilizado como remedio contra el acné y la alopecia androgénica y no como anticonceptivo. Esto hace que su uso sea en tratamientos cortos y acotados y por ende, se reduce el riesgo.

La directora de la Agencia Nacional de Medicamentos del ISP, Elizabeth Armstrong, en todo caso, afirmó que "hemos levantado una alerta para que los médicos informen sobre cualquier reacción adversa que encuentren y una campaña de información sobre el uso y entrega del medicamento, pero hasta ahora no hay ningún antecedente que amérite su retiro por el uso que se le da en Chile".