Médicos chilenos afirman que remedio suspendido en Francia debe ser prescrito

La Sochog enfatiza que medicamento cuestionado, Diane 35, sólo debe ser usado en los casos de hiperandrogenismo.

Emol
Vi. 01 de febrero de 2013, 16:52
Más Ménos


SANTIAGO.- Un llamado a no automedicarse hizo la Sociedad Chilena de Obstetricia y Ginecología (Sochog) en respuesta a la decisión de Francia de retirar el medicamento Diane 35 y sus derivados.

El país galo anunció el miércoles el retiro de este medicamento y sus génericos luego de confirmarse su relación con cuatro muertes. En Chile, el Instituto de Salud Pública levantó una alerta, pero aclaró que en el país sólo puede ser usado para el tratamiento de acné y la alopecia y que no tiene permiso para ser utilizado como anticonceptivo.

La entidad gremial enfatizó que este producto sólo debe ser prescrito en los casos de acné y otro tipo de hiperandrogenismo, y que no puede ser usado en forma primaria como anticonceptivo.

A raíz de la decisión de la autoridad francesa de salud de retirar del mercado galo el medicamento Diane 35 y sus genéricos (etinilestradiol y ciproterona), Sochog hizo énfasis en la importancia de no automedicarse y recalca que este producto y sus genéricos no tienen indicación primaria como anticonceptivo.

“En Chile este medicamento está aprobado desde 1987 por el Instituto de Salud Pública (ISP) y está indicado sólo para el manejo del acné en pacientes jóvenes y sanas, por un tiempo acotado, que tienen manifestaciones andrógenos dependientes como hirsutismo leve, seborrea y en algunos casos de alopecía.

Por lo tanto, este medicamento debe ser prescrito sólo a las pacientes con estas características”, sostuvo el doctor Hernán Muñoz, presidente de la Sociedad Chilena de Obstetricia y Ginecología (Sochog).

La Agencia Nacional de Seguridad de los Medicamentos (ANSM) de Francia indicó que la medida se tomó justificando que este medicamento estaría siendo utilizado como anticonceptivo más allá de su indicación aprobada (tratamiento de acné y casos de hiperandrogenismo) y en su perfil de riesgo.

Esta denuncia se formalizó a raíz de los efectos secundarios que habrían causado la muerte de cuatro mujeres en los últimos 25 años, además de 125 casos de trombosis.

Si bien Sochog no cuenta con el estudio científico francés que cuestionó el perfil de uso y riesgo de este producto y sus derivados, el Presidente de la entidad científica nacional hizo hincapié en que cualquier medicamento de este tipo debe ser prescrito por el médico, ya que éste hace una evaluación de los factores de riesgo que son trascendentales para disminuir o evitar la probabilidad de que ocurra esta rara complicación.

Los expertos en endocrinología ginecológica de Sochog indican que los factores de riesgo que el médico debe consignar son: obesidad mórbida, antecedente personal o familiar de trombosis venosas previas o embolía pulmonar, antecedente personal o familiar de alteraciones de la coagulación, mujeres de más de 35 años que inicien el uso de anticonceptivos y que además sean fumadoras, mujeres hipertensas mal controladas, cardiópatas con daño vascular, diabéticas insulino dependientes con daño vascular e hipertensas.

“La evidencia científica ha demostrado que mientras este medicamento se prescriba en casos de acné e hiperandrogenismo, por un periodo no mayor de seis meses en mujeres jóvenes y sanas no se producirían efectos colaterales. Por lo tanto el llamado que hacemos es a la calma y a evitar la automedicación”, señaló el Dr. Hernán Muñoz.