Aprende a elegir el cepillo correcto para tu cabello

Es importante que uses el que corresponde, ya que de lo contrario harás que tu pelo sufra innecesariamente.

Por M. Francisca Prieto, Emol
Ma. 12 de febrero de 2013, 08:27
Más Ménos
Carla Dannemann, El Mercurio

Carla Dannemann, El Mercurio

"Es un cariño que se le hace al cabello". Así define Susan Serey, jefa de operaciones del centro de belleza glam&co, el acto de cepillarse el pelo. Algo que muchas mujeres consideran un hábito cotidiano en su rutina de belleza, por lo que no le otorgan la real importancia que debe tener. Pero no debe ser así.

Según la experta, el cepillado del cabello es parte fundamental del cuidado de éste y por esta razón es imprescindible elegir bien la herramienta con que se hará. Claro, porque la mayoría de las mujeres elige su cepillo de pelo tomando en cuenta su aspecto, precio o -simplemente- por "tincada". De esta manera, es fácil equivocarse y terminar peinándose el cabello con un instrumento inadecuado.

"Si se elige mal un cepillo, el pelo se expone a un cepillado más rudo; la mujer se va a esforzar más por desenredar el cabello, haciendo que las puntas se partan y que el pelo se estrese más", asegura Serey.

Por esto, la experta nos ayudó a elaborar una guía con los cepillos más utilizados y para qué sirve cada uno. Aquí están:

- De cerdas con puntas redondeadas: sirve para estimular el cuero cabelludo, por lo que -afirma Serey- es especialmente indicado para las personas que tienen poco cabello.

- De cerdas separadas: es útil para las mujeres que tienen el pelo muy grueso. También sirve para desenredar.

- De plástico: quizás has escuchado hablar de los Tangle Teezer, un cepillo diseñado por el estilista inglés Shaun P y cuya principal característica es que desenreda sin tirar el cabello. ¿Cómo lo logra? Sus cerdas especialmente diseñadas y espaciadas, son flexibles, por lo que pasan sobre los nudos sin engancharse. Este cepillo es éxito en ventas en su país de origen y poco a poco ha ido entrando a nuevos mercados, entre ellos el chileno.

Según Serey, el Tangle Teezer es especialmente recomendable para los cabellos lisos y finos. "No sirven mucho para los cabellos abundantes y gruesos, porque sus cerdas están muy juntas y se doblan", agrega. Además destaca que son cómodos y fáciles de mantener, ya que como son de colores fuertes (naranjo, rosado, etc.) se percibe mejor cuando están sucios.

- De base redonda: este tipo de cepillos son especiales para alisar, crear rizos y ondas. Por esto, son los que más se utilizan para hacer los populares brushing. Asimismo, sellan las puntas y aportan volumen.

- De base plana: "crean texturas, favorecen el brillo, cierran la cutícula y disciplinan el pelo", sostiene Serey.

- Con ventosas: pueden tener cerdas plásticas o metálicas, pero su principal característica es que cuentan con orificios que dejan pasar el aire del secador para lograr un secado más rápido. "La persona se va secando y peinando al mismo tiempo, lo que es bueno para quienes tienen mucho volumen", dice la experta.

- Acolchados: son especiales para masajear el pelo, pero también sirven para lubricar "porque distribuyen bien y uniformemente los aceites naturales del cabello".

- Con base de madera: casi siempre tienen cerdas naturales, por ejemplo de pelo de  jabalí. Según Serey, sirven para dar brillo y desenredar; no quiebran tanto el pelo y son más durables. "También hay un mito con respecto a ellos: que hacen que el pelo crezca más rápido. Desconozco si es verdad o no", dice.

Más consejos sobre cepillos y cepillado

¿Deben compartirse (entre amigas, entre hermanas, mamás con hijas, etc.)?

"No", responde enfática la jefa de operaciones de glam&co y explica que la razón está en que con el cepillado se van retirando bacterias del cabello, las cuales provienen del aceite natural de éste, de la caspa o de residuos de productos (shampoo, acondicionador, etc.). Todo esto va quedando en el cepillo y, si se comparte, se van traspasando de una persona a otra.

- ¿Cada cuánto tiempo y cómo deben limpiarse?

Precisamente debido a lo anterior, Serey sostiene que la recomendación es retirar diariamente las hebras de cabello que van quedando en el cepillo. "Además, cuando se acumula mucho pelo también hace mal al cepillado, porque el cabello se enreda sobre el otro", añade.

Respecto a la limpieza, la experta aconseja remojarlos en agua caliente con bicarbonato (una cucharada aproximadamente, dependiendo del tamaño del cepillo), por entre 15 y 20 minutos. Posteriormente deben enjuagarse bien con agua tibia, y dejarlos secar al aire y boca abajo.

Para una limpieza más profunda, Serey recomienda utilizar una escobilla de dientes pequeña (de niños, por ejemplo) e ir pasándola entre las cerdas, antes de ponerlos a remojar. "Eso saca todos los residuos y el cepillo queda impecable", asegura.

La experta recalca que los de madera no pueden sumergirse en agua. Por esto, la forma correcta de limpiarlos es con una escobilla de dientes previamente mojada en agua con bicarbonato; luego se pasa un paño entre medio de las cerdas y se deja secar boca abajo. "Así se les quita la humedad y no se ponen con mal olor", afirma.

- ¿Cuándo deben cambiarse?

"Un cepillo deja de servir cuando empieza a partir el cabello, cuando tira", sostiene Serey. Es común que aquellos que tienen las puntas redondeadas se les empiecen a salir las pelotitas; los metálicos comiencen a pelarse, y los plásticos a quebrarse. Ahí -explica la jefa de operaciones de glam&co- el cepillo empieza a maltratar el pelo, haciendo que sus puntas se separen.

- ¿Cuál es la forma correcta de cepillarse el pelo?

La experta explica que siempre debe ser de abajo hacia arriba, es decir, hay que comenzar por la puntas, sin importar el tipo de pelo. "Esto evita tirar el cabello y que se formen nudos", dice. Para desenredarlo recomienda elegir cepillos de cerdas separadas y aconseja evitar hacerlo cuando está muy mojado. Otro tip es ayudarse con productos desenredantes en spray, muchos de los cuales también nutren.

- ¿Cuántas veces al día hay que hacerlo?

"Depende del gusto de cada persona, pero siempre es recomendable evitar el exceso de cepillado. Eso a la larga quiebra el cabello", advierte Susan Serey. Por esto, su recomendación es hacerlo al comenzar y al terminar el día, a excepción de quienes tienen el pelo muy crespo. "Ellas sólo deben cepillar su cabello en la noche, porque si lo hacen en la mañana quedan con demasiado volumen, entonces no se aprecia lo bonito del pelo crespo", afirma.