Vacaciones de Facebook: Padre ofrece dinero a hija para que ella se aleje unos meses de la red social

Mientras una adolescente le propuso a su papá que le dé dinero para olvidarse un tiempo de su perfil, otros usuarios reducen el uso del sitio web, motivados por la envidia que les provoca ver las cosas de sus amigos.

Emol
Sa. 16 de febrero de 2013, 07:00
Más Ménos
Andrés Symmer, La Segunda.

Andrés Symmer, La Segunda.

El contrato establece que Baier tendrá acceso al password de Rachel, para cambiar la contraseña y desactivar su perfil temporalmente.

El contrato establece que Baier tendrá acceso al password de Rachel, para cambiar la contraseña y desactivar su perfil temporalmente.

Paul Baier

Hasta 150 dólares (cerca de 70 mil pesos) recibirá una adolescente estadounidense, si logra mantenerse lejos de Facebook por al menos 5 meses, lo que significa no subir fotos de ella y sus amigas, ni participar de los posteos que su círculo social realiza a través de la red social.

En teoría, parece un hecho fácil de realizar. Pero en la práctica, aquellos que revisan diariamente su perfil y las novedades que trae Facebook de las amistades, bien saben que no es tan simple. Y eso es lo mismo que pensó Paul Baier, de Boston, cuando su hija de 14 años, Rachel, le propuso un curioso acuerdo.

“Ella estaba frustrada porque no había podido encontrar trabajo como babysitter y buscaba formas de conseguir dinero. Así que me preguntó: ‘Si no me metiera a Facebook por mucho tiempo, ¿cuánto me pagarías?”, comentó el hombre a ABC News.

“¡Tú no podrías vivir sin Facebook!”, le respondió Baier, creyendo que todo lo que le decía Rachel no era más que una broma, tomando en cuenta el tiempo que ella le destina diariamente al sitio. Pero la joven iba en serio, y su papá no tardó en escribir un contrato que ambos firmarían para sellar el acuerdo.

Éste consiste en que él deberá pagarle 50 dólares si logra mantenerse lejos de Facebook hasta el 15 de abril, y 150, si alcanza la meta hasta el 26 de junio. La fecha de partida comenzó el 4 de febrero pasado.

Para asegurarse de que Rachel no mirará de vez en cuando su perfil ni el de sus amigos, el contrato también establece que Baier tendrá acceso al password de su hija, para ingresar a su cuenta, cambiar la contraseña y desactivar su perfil temporalmente.

Al ser consultada si sería capaz de mantenerse al margen de lo que sus amigos hicieran en Facebook, la menor aseguró que, de momento, le bastaba con ver a su círculo en el colegio y mantenerse al tanto de ellos de manera directa o con mensajes de texto.

Mientras algunos admiran la inciativa, otros aseguran que es un mal papá e incluso desconfían de la honestidad de Rachel, quien, se cree, podría perfectamente abrir otra cuenta en la red social, utilizando una identidad falsa.

“Ella ya ha desactivado su perfil un par de veces”, comentó el padre, quien publicó orgulloso el contrato que hizo con la adolescente en su blog.

La cyber-envidia y la competencia por tener más comentarios y “me gusta”

Al igual que Rachel, y por distintos motivos, son muchas las personas que deciden darse un descanso de la red social.

Según un estudio realizado por The Pew Internet and American Life Project, el 67% de los estadounidenses que utilizan internet, ya cuentan con su propio perfil en Facebook. De ellos, el 61% han decidido de forma voluntaria, olvidarse de sus cuentas por un par de semanas e incluso más.

La razón que más se dio para esto, con un 21% de respuestas, fue la falta de tiempo para destinar en revisar las cuentas. El 10% dijo que faltaba contenido atractivo en la red y otro 10%, que no le interesaba el sitio.

Y mientras un 9% se tomó sus “vacaciones” de Facebook motivados por el “excesivo drama” que publicaban sus amigos, apenas un 8% lo hizo por considerar que estaban destinándole más tiempo del necesario en sus vidas.

Otros motivos se pueden observar en investigaciones como la realizada por dos universidades alemanas, que determinó que Facebook es una plataforma que puede desencadenar en las personas envidia, miseria y, paradójicamente, soledad.

En este estudio, de las 600 personas que participaron, se descubrió que una de cada tres se sintió peor tras visitar la red social, sobre todo, tras ver las fotografías de sus amistades en sitios para vacacionar.

“Nos sorprendió la cantidad de gente que tiene una experiencia negativa con Facebook, por la envidia, dejándolos son sentimientos de soledad, frustración y enojo”, comentó la autora de la publicación, Hanna Krasnova, de la Universidad de Humboldt.

Entre los motivos que generaron tales reacciones entre las personas estudiadas, se mencionó la frustración al compararse con otros contactos de la lista de amigos y la falta de atención que tenían algunos posteos realizados (con pocos comentarios o “me gusta”), en comparación con el resto.

“Según nuestra observación, algunas de estas personas dejarán de usar Facebook, o al menos, reducirán sus visitas al sitio”, aseguró Krasnova a Reuters.