¿El verano arruina tus labios? Aprende cómo cuidarlos

Sigue estos consejos para que los tuyos se vean sanos y asombrosos.

Por Carolina Canales
Ma. 19 de febrero de 2013, 08:27
Más Ménos

Durante el verano aparecen los bloqueadores y bronceadores; las cremas de pelo y las sombrillas. Casi siempre, los cuidados se centran en el pelo y la piel que sufren los efectos del sol, el calor, el mar y el viento. Pero, ¿qué ocurre con los labios?

Esta parte del rostro también resulta dañada por estos factores y muchas veces ni siquiera se nota a simple vista. La piel labial es muy delicada y se desgasta fácilmente. Por esta razón, es necesario tomar todas las precauciones posibles para que el look estival no se vea opacado por unos labios resecos, sin brillo y lastimados por el sol.

No te dejes engañar por los días nublados. Debes protegerlos de la misma manera que cuando el sol está en lo más alto. Cerca del 80% de los rayos UV llegan a la superficie, siendo muy perjudiciales con la piel.

La dermatóloga de Clínica Las Condes María Luisa Sáenz de Santa María, explica que la protección es de suma importancia, puesto que "los labios, al igual que la piel de toda la cara, está expuesta directamente al sol, sobre todo el labio inferior. Es sensible a las quemaduras y heridas".

Así, es fundamental evitar las consecuencias que pueden provocar restarle importancia al cuidado de la boca. Incluso pueden generarse tumores, según explica Sáenz de Santa María. "La gente que trabaja al aire libre está expuesta crónicamente al sol, y en ella es frecuente la aparición de queratosis acténicas (áreas abultadas y ásperas en la piel) y carcinoma espinocelular (cáncer de piel)", advierte.

Aquí te entregamos 10 consejos para darle belleza, frescura, hidratación y belleza a tus labios. ¡No dejes que el verano gane la batalla!

1.- Evita hidratar tus labios con la lengua: esto no provoca ningún efecto beneficioso, sino que, por el contrario, se resecarán más rápido. Si lo que quieres es humedecer los labios, mójalos con agua para que queden efectivamente hidratados.

2.- Aplícate bálsamos hidratantes con color: te darán el toque perfecto para lucir perfecta y a la vez proteger la piel de tus labios. Sólo debes preocuparte de que el que elijas tenga filtro solar de calidad para que no se lastimen y los rayos de sol no puedan llegar a ellos.

3.- Usa cacao o vaselina antes de aplicar color: esto mantendrá los labios hidratados, pese a que se salga el color del bálsamo. Aunque se pueden usar como único producto sobre el labio, es importante volver a aplicarlo varias veces al día. Si este producto lo usas en invierno, además ayudará a que el frío no parta tus labios.

4.- Consume alimentos con vitamina C: éstos ayudan a regenerar la piel de los labios tras los daños que provoca la temporada estival. Naranjas y limones, por ejemplo, no sólo saciarán tu sed, sino que cuidarán tus labios de una forma natural.

5.- No uses los labiales extra duración en exceso: aunque no tengas el suficiente tiempo para retocar tu maquillaje, preocúpate de cuidar tus labios. Éste tipo de lápices labiales los deshidratarán y quedarán más propensos a dañarse tanto por el sol como por el viento y el mar.

6.- Exfolia: quitar las células muertas de la piel, puede ser muy sencillo si lo haces con un cepillo de dientes suave. Sin embargo, no debes olvidar rehidratarlos correctamente a lo largo del día. Bebe mucha agua, aplica aceite de oliva sobre tus labios y productos con protección solar.

7. Evita los herpes: las condiciones climáticas del varano son propicias para su aparición, ya que como los labios no poseen las glándulas que producen grasas, la resequedad es una constante amenaza. Pueden prevenirse usando aloe vera y bebiendo mucho líquido. Si ya aparecieron, hay que colocar bolsas de te sobre la zona o una pequeña cantidad de sal en el área afectada (¡Ojo! Duele bastante).

8.- Que tus labios no toquen la pasta de dientes o el enjuague bucal: por la noche, después de lavar los dientes, asegúrate de que no queden residuos de productos meramente cosméticos en los labios. Entonces utiliza productos hidratantes y bebe mucha agua para que los restos no tengan contacto con la débil piel labial.

9.- Usa sombreros: según la dermatóloga María Luisa Saenz de Santa María, sirven como medida de protección física no sólo en los labios sino en la cara completa, disminuyendo las posibilidades de tener efectos negativos por culpa del sol.

10.- Usa productos especiales para los labios: asimismo, la especialista explica que las cremas humectantes de rostro pueden ser aplicadas en los labios, pero no producen el mismo efecto.