Amamantar justo después de dar a luz podría salvar la vida de 95 niños cada hora

Si un bebé recibe leche materna durante su primera hora de vida, su sistema inmunológico comienza a funcionar de inmediato.

EFE
Ma. 19 de febrero de 2013, 09:16
Más Ménos
AP

AP

MADRID.- Las vidas de 95 bebés podrían salvarse cada hora, 830.000 cada año, si las madres les alimentaran con leche materna nada más dar a luz, según un informe elaborado por la ONG Save the Children.

En el documento, la ONG afirma que si los bebés reciben el calostro -la primera leche de la madre- en su primera hora de vida, su sistema inmunológico "se pone en marcha inmediatamente", lo que les da el triple de posibilidades de sobrevivir.

Además, si la madre continúa dándole el pecho durante los siguientes seis meses, un niño en un país en vías de desarrollo tiene hasta 15 veces menos posibilidades de morir a causa de enfermedades como la neumonía o la diarrea.

Las tasas globales de lactancia, apunta Save the Children, se estancaron e incluso disminuyeron en el este de Asia y en algunos de los países más poblados de África, como Etiopía y Nigeria.

La responsable de Incidencia Política de la ONG, Yolanda Román, subrayó en un comunicado que, a pesar de que los beneficios de dar el pecho a los hijos son de sobra conocidos en los países desarrollados y de que es una práctica gratuita y natural, no se presta la atención necesaria a las madres para que lo hagan.

El problema es la falta de educación e influencia de las mujeres, que, según Save the Children, se traduce en que algunas prácticas dañinas, que impiden que las madres den el pecho a sus hijos, estén "bastante extendidas".

De hecho, prosigue el informe, en lugar del calostro, en algunos lugares, a los recién nacidos se les da café, manteca de karité o ceniza en su primera hora de vida.

El "grave" déficit de matronas y de trabajadores sanitarios en los países en desarrollo impide que las madres tengan una información adecuada, así como la falta de legislación "que hace que dar lactancia materna y volver al trabajo se conviertan en un reto".

La ONG sostiene también que algunas compañías productoras de sucedáneos de la leche materna utilizan unas prácticas de mercadotecnia que pueden hacer que las madres crean que estos productos son los mejores para alimentar a su bebé, aunque no puedan permitírselo económicamente.

Según indica la ONG, Asia es un nuevo mercado rentable para la industria, valorado ya en más de 18.000 millones de euros (más de 24.000 millones de dólares) y se prevé que crezca en total un 31 % para 2015. En el este de Asia y el Pacífico, el número de madres que dan leche materna cayó de un 45 % en 2006 a un 29 % en 2012.

Save the Children destaca que las madres que dan a luz con la ayuda de personal sanitario cualificado tienen dos veces más posibilidades de dar leche materna a sus hijos en la primera hora de vida.

Acabar con la brecha de 3,5 millones de trabajadores sanitarios que faltan en todo el mundo "aumentaría drásticamente el número de madres que amamantan a sus bebés".

Por ello, la ONG reclama que los países donantes aumenten su inversión en nutrición y que los que están en vías de desarrollo implementen planes para fomentar la lactancia.

A las compañías de sucedáneos de leche materna les pide que expliquen que ésta es peor que la materna y que las advertencias ocupen un tercio de la superficie total del producto.