"Old talk", otra forma de dejarse la autoestima por el suelo

No solo el ideal de delgadez está acarreando problemas hacia quienes sienten que no encajan con él. Un grupo de investigadores comprobó que de igual forma, el tema de la edad y las consecuencias del paso del tiempo, puede traer los mismos inconvenientes a la salud mental.

Emol
Do. 03 de marzo de 2013, 07:00
Más Ménos
AFP

AFP

“Me salieron patas de gallo”, “se me está cayendo la cara”, “mira mis arrugas”, “ya no soy al misma de antes”, “¿qué te hiciste que te sacaste diez años de encima?”… Estas son frases típicas que a cierta edad se empiezan a hacer más comunes entre las conversaciones con gente de confianza, revelando no solo el paso del tiempo en el cuerpo de quien las dice, sino que también una inconformidad con el aspecto que puede ser mucho más grave de lo que se cree, y que se ha bautizado como “old talk”.

Recordando que “fat talk” es la costumbre de hombres y mujeres que continuamente mencionan cuán pasados de peso se sienten con frases como “me veo gordo/a”, o cuán importante es la delgadez para ellos -“¡Qué bien te ves! ¡Estás demasiado flaco/a!”-, el “old talk” es otra forma de denotar insatisfacción con el cuerpo con expresiones que parecieran estar sondeando la opinión del resto sobre la propia apariencia, pero relacionada con la edad.

De éste último no hay mayores investigaciones y, a diferencia del primero, no tiene ni siquiera un día de no practicarlo, como sí ocurre con el “fat talk” en EE.UU., enfocando todas las campañas en tratar de disminuir los casos de baja autoestima y desórdenes alimenticios en el país.

Eso lo notó una instructora de pilates estadounidense, que participaba en la campaña por una semana libre de “fat talk”, pero que observó que entre sus alumnos, el tipo de conversación más negativa sobre sus físicos se daba con el tema de la edad. Esto se lo comentó a Carolyn Black Becker, psicóloga de la Trinity University, quien decidió junto a un grupo de profesionales realizar un estudio al respecto.

Tras realizar una encuesta en universidades, internet y organizaciones femeninas del Reino Unido, Australia y EE.UU., juntó la información de 914 mujeres, de entre 18 y 87 años, que hablaron sobre su edad, peso, su imagen corporal, hábitos alimenticios y la frecuencia con la que conversaban de la gordura y la vejez.

Los resultados, publicados en el Journal of Eating Disorders, el 20 de febrero pasado, revelaron que de entre todos los grupos etáreos, el 81% de las mujeres practicaban  ocasionalmente el “fat talk” y el 30% lo hacía de manera frecuente.

De todas, la importante cifra de un 66% realizaba el “old talk” y un 15%, de forma seguida. Además, y como era de esperarse, el tema del peso iba disminuyendo al avanzar la edad de las encuestadas, mientras el tópico de la vejez iba ganando terreno en sus conversaciones.

Asimismo, el “old talk” se relacionó directamente con la insatisfacción física de mujeres de 46 años y mayores.

“Hasta ahora, muchas investigaciones se han enfocado en los efectos negativos del ideal de delgadez y, como tal, del ‘fat talk’ en las mujeres jóvenes, pero tenemos que recordar que el ideal de delgadez es también un ideal de juventud que adicionalmente podría contribuir a una imagen negativa del cuerpo, sobre todo con la edad”, señaló Becker.

Con esto, la psicóloga espera que no solo el tema del peso sea estudiado como un dañino concepto de belleza, que hoy sigue atrayendo a mujeres hacia los trastornos alimenticios y la depresión, sino que también se agregue el concepto de juventud como otro elemento que podría estar perjudicando la autoestima de las personas.