Informe sobre aborto en Irlanda ve "énfasis excesivo" sobre la vida del feto

Informe surge luego de la muerte de una mujer a la que se le negó un aborto de urgencia.

EFE
Ma. 02 de abril de 2013, 09:02
Más Ménos

DUBLIN.- La investigación sobre la muerte en un hospital irlandés de una mujer a la que se denegó un aborto, pese a sufrir un embarazo problemático, asegura que los médicos pusieron un "énfasis excesivo" en el tratamiento del feto, pero "no consideraron suficientemente" la necesidad de "atender adecuadamente" a la madre.

El diario "The Irish Times" publicó hoy extractos del informe elaborado por el Departamento irlandés de Sanidad (HSE), que aún no ha sido hecho público, pero que le fue entregado el pasado viernes al marido de la fallecida para analizar su contenido.

Savita Halappanavar, de 31 años y embarazada de 17 semanas, falleció de septicemia en un hospital de Galway (oeste de Irlanda), después de que los médicos se negaran a practicarle un aborto, alegando que la ley impedía acabar con la vida del feto mientras su corazón latiera, a pesar de que su salud se estaba deteriorando.

La mujer falleció el pasado 28 de octubre tras sufrir un aborto involuntario en un hospital de esa localidad irlandesa y después de que los médicos procedieran a la extracción del feto inerte.

Este caso provocó una gran conmoción en este país, lo que obligó al Gobierno de Dublín a revisar la actual normativa sobre el aborto, una de las más restrictivas de Europa, y a comprometerse a presentar antes del verano una ley al respecto.

La nueva ley sustituirá a la normativa actual, que permite interrupciones del embarazo en circunstancias muy limitadas cuando la vida de la madre corre peligro, pero que sigue directrices muy vagas recogidas en la Constitución, lo que deja esta cuestión en manos de los médicos, que normalmente tienden a negarse a interrumpir embarazos por miedo a ese vacío legal o por convicciones religiosas.

Según reveló hoy "The Irish Times", el informe del HSE considera que en el caso de Savita los doctores pusieron un "énfasis excesivo sobre la necesidad de no intervenir hasta que el corazón del feto dejase de latir".

Por contra, indica el documento, no se "consideró suficientemente" la necesidad de "centrarse en ofrecer una atención adecuada" para "vigilar" y "gestionar" el "riesgo de una infección y septicemia en la madre".

A través de su abogado, el marido de Savita, Praveen Halappanavar, ya ha indicado que no está "satisfecho" con las conclusiones de la investigación del HSE, pues, en su opinión, no explica por qué los médicos se negaron a "atender a las peticiones de terminación del embarazo, incluso cuando se puso enferma y su vida corría peligro".

Según el representante legal de la familia, los médicos dijeron a Praveen que no podían practicar un aborto porque Irlanda "es un país católico y la ley no lo permite", unas respuestas que no aparecen, no obstante, en el informe del HSE, añadió el letrado.

El marido de Savita se reunirá a final de esta semana con el equipo que ha investigado este caso para presentar su posición al respecto.