Psicóloga da por terminada la tesis del reloj biológico y abre debate

Jean Twenge afirmó que las estadísticas respecto a las posibilidades de concebir un hijo que tienen las mujeres de más de 35 años, provienen de estudios realizados hace más de 150 años atrás, por lo que están obsoletos.

Emol
Sa. 06 de julio de 2013, 07:00
Más Ménos

Es sabido que en la actualidad las mujeres se convierten por primera vez en madres después de los 30 años e incluso a veces cerca de los 40. Hay casos en que el retraso se debe a que antes no han encontrado al hombre indicado para convertirse en el padre de sus hijos, pero también hay muchas que demoran la maternidad de forma consciente para priorizar su carrera profesional, consolidar su relación de pareja o tener estabilidad económica, entre otros varios argumentos.

Sea cual sea la razón, lo cierto es que cuando finalmente llega el día en que dicen "ahora es el momento de ser madre", la sensación de alegría se mezcla con una de angustia al pensar que quizás por su edad les será difícil quedar embarazada o, en el peor de los casos, la cigüeña nunca las visitará.

Y resulta completamente entendible que piensen así, si se considera que durante años los expertos en medicina reproductiva han asegurado que la fertilidad de las mujeres comienza a disminuir cuando pasan los 30 años. Sin embargo, hace un par de semanas Jean Twenge, psicóloga y profesora de la universidad estatal de San Diego (EE.UU.), desestimó esta teoría y abrió el debate en un artículo que publicó en la revista "The Atlantic", donde sostiene que en realidad no existen diferencias entre intentar quedar embarazada al final de los 20 que al final de los 30.

Pero, ¿cuáles son las bases de la afirmación que realiza esta psicóloga? Twenge escribió el texto tomando en cuenta su propia experiencia, ya que se casó por segunda vez después de los 30 -en su primer matrimonio no tuvo hijos-, y en ese momento ella y su nuevo marido se dieron cuenta de que el panorama para tener descendencia no les era muy favorable.

"La mayoría de los libros y sitios de internet que leía decían que una de cada tres mujeres entre 35 y 39 años no quedan embarazadas después de un año de intentarlo. La primera página de la guía para pacientes de la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva de 2003, destaca que las mujeres al final de los 30 tienen un 30% de posibilidades de quedarse sin hijos. La guía también incluye estadísticas que yo había visto repetidamente en muchos otros lugares: las posibilidades que tiene una mujer de quedar embarazada son de 20% cada mes a los 30, disminuyendo a 5% a la edad de 40", cuenta la psicóloga en su artículo.

Sin embargo, como investigadora Twenge conocía que los resultados de un estudio científico muchas veces no son correctamente transmitidos al público, por lo que decidió acudir directamente a la fuente. Así, tras revisar varias bases de datos de investigaciones médicas descubrió, por ejemplo, que la ampliamente citada estadística respecto a las posibilidades de concebir que tienen las mujeres de más de 35, está basada en un artículo publicado en 2004 en la revista "Reproducción Humana", y que la fuente de ese dato son los registros de nacimientos ocurridos en Francia entre 1670 y 1830.

"En otras palabras, a millones de mujeres se les ha estado diciendo cuándo quedar embarazadas, sobre la base de estadísticas de una época previa a la electricidad, los antibióticos y los tratamientos de fertilidad. La mayoría de las personas asume que estas cifras se basan en grandes estudios realizados correctamente a mujeres modernas, pero no es así. Cuando se lo digo a mis amigas y colegas, por lejos la reacción más común es: 'No… No puede ser. ¿En serio?'", señala la psicóloga.

Twenge agrega en su artículo que sólo encontró unos pocos estudios que incluían análisis a mujeres nacidas en el siglo XX y que, de hecho, mostraban un panorama mucho más optimista. Como ejemplo relata que una investigación publicada por "Ginecología y Obstetricia" en 2004, examinó las posibilidades de embarazo en 770 europeas, determinando que al mantener relaciones sexuales al menos dos veces a la semana, el 82% de las mujeres entre 35 y 39 años concibió dentro de un año, mientras que el 85% de las que tenían entre 27 y 34 lo hizo en el mismo período.

Y más recientemente, otra investigación publicada en marzo pasado en "Fertilidad y esterilidad", que siguió a 2.820 danesas mientras intentaban quedar embarazadas, demostró que entre quienes tenían relaciones sexuales durante sus días fértiles, el 78% de las mujeres entre 35 y 40 años lo logró dentro de un año.

"En resumen, el pánico por tener un hijo, se basa principalmente en datos cuestionables. Hemos reorganizado nuestras vidas, preocupado incesantemente y perdido un sinnúmero de oportunidades profesionales, sobre la base de unas pocas estadísticas sobre mujeres que vivían en chozas con techos de paja y nunca vieron una bombilla", afirma la psicóloga, y añade que si se observan los resultados del estudio publicado en 2004, "las diferencias en las tasas de embarazo a los 28 frente a los 37 años es de sólo cuatro puntos porcentuales".

"La fertilidad sí disminuye con la edad, pero la caída no es suficiente como para decir que las mujeres al final de sus 30 no pueden tener hijos. Y eso, después de todo, es el punto", enfatiza.

Sin embargo, sus afirmaciones no fueron bien recibidas por algunos especialistas. Según publicó el "Daily Mail", el experto en fertilidad humana Robert Winston las rebatió señalando que los datos médicos recogidos durante más de 20 años muestran una clara disminución de la fertilidad femenina con la edad.

Por su parte, la gineco-obstetra Valentine Akende respaldó lo dicho por Winston e indicó que por lo general las tasas de fertilidad femenina comienzan a descender a los 31años, se reducen más a los 37 y caen bruscamente a los 41.

Una guía para las impacientes
Jean Twenge es madre de tres niños, todos los cuales nacieron después de los 35. “La mayor comenzó a asistir al kínder en mi cumpleaños número 40; el más pequeño nació cinco meses después. Todos fueron concebidos en forma natural en unos pocos meses”, relató en su artículo en “The Atlantic”.

Sin embargo, reconoce que aún persiste en su memoria el terror y la ansiedad que sentía cada vez que intentaba concebir. Y es por eso que escribió “La guía para la mujer impaciente por quedar embarazada” (“The Impatient Woman’s Guide to Getting Pregnant”), que -asegura- reúne de manera entretenida toda la información que puede encontrarse en 10 o 15 libros.

El texto está dividido en 11 capítulos, que van desde “Qué hacer antes de comenzar a intentarlo”, hasta “Felicitaciones y prepárate para irte a dormir a las 8 PM: después de que estás embarazada”.