Top model cuestiona la imagen artificial de la mujer en los medios

Cameron Russell aprovecha su popularidad y belleza para hablar sobre la discriminación en su país.

Emol
Do. 21 de julio de 2013, 07:00
Más Ménos
www.ted.com

www.ted.com

www.dialy-moment.com

www.dialy-moment.com

“La imagen es poderosa pero también es superficial”, afirma la modelo Cameron Russell, que últimamente está siendo reconocida no sólo por ser una cara bonita, sino por sacar su voz política y derribar las ideas de perfección que dan las modelos.

Es que con una década de experiencia ella bien lo sabe. Ha sido maniquí de ropa interior de Victoria Secret y modelo de Ralph Lauren, Benetton, Chanel y Versace, entre otras grandes marcas.

Comenzó su carrera a los 16 años y cuenta en tono irónico que la industria a esa temprana edad la hizo parecer seductora. Pero la norteamericana de 26, siente que la imagen es demasiado superficial y no lo es todo.

Su cruzada se consagró en la charla, “Lo que no saben de la industria de la moda” , que realizó para las Conferencias TED , un organización sin fines de lucro dedicada a dar a conocer las "ideas dignas de difundir", sobre ciencia, arte, política, educación, asuntos globales, tecnología y entretenimiento, por nombrar algunos.

En su intervención, que fue publicada este año, la modelo asumió que genéticamente fue favorecida pero quiere aclarar que no es “ella” la que aparece en las portadas sino que es el resultado de toda una producción la que “crea” esa imagen.

“Es maravilloso viajar, conocer y trabajar con gente creativa, ingeniosa y apasionada. Eso es verdad, pero eso es solo una parte de lo que ocurre porque lo que nunca decimos frente a las cámaras y lo que nunca he dicho, es que ‘yo soy insegura’, confesó.

Comenta que lo es, porque todos los días se debe preocupar de su aspecto físico y de tener piernas delgadas y un cabello brillante, pero asegura, que eso no la hace más valiente ni feliz. Para ella, serlo es ser honesta con ella misma y los demás.

“Las mujeres a menudo se preocupan por su apariencia y eso no es superficial. Sabemos que nuestra apariencia no tiene nada que ver con lo inteligente, creativa o trabajadora que somos, sino que juega con fuerza en lo que la sociedad decide que valemos. Ese es el problema”, afirmó.

Su inspiración

Al parecer, su idea por alzar la voz frente a la industria no es espontánea sino que es consecuente con su ambición desde pequeña de ser presidenta de su país, conocer al ex presidente Clinton a los 8 años, pero también es acorde con sus estudios de Economía y Política que cursó en la Universidad de Columbia.

Además, están las espeluznantes cifras que comentó en la charla TED, que indican que el 53% de las niñas de 13 años en Estados Unidos no les gusta su cuerpo, y que la cifra se eleva al 78% en las chicas de 17 años.

“Las modelos muestran una figura perfecta pero esa es una producción donde intervienen muchas personas. Yo no soy así de sexy ni perfecta”, insistió en aclarar.

Su inquietud es fomentar una discusión acerca de la imagen corporal que no sea superficial sino que sea sobre el sexismo y racismo que existe en la sociedad. “Se trata de una conversación que aborde la verdadera razón por la cual tratamos de reducir la cintura y blanquear los dientes, incluso la piel, porque la mayoría de las veces no hacemos esas cosas para ser felices, sino para agradar a otra persona”, señaló.

En el caso del racismo, Russell que vive en Nueva York, contó en su charla, que en el 2011 dentro de los 140.000 jóvenes que la policía detuvo para identificar, 86% eran negros y latinos, la mayoría hombres jóvenes, algo que para la maniquí marca la discriminación sostenida que existe en su país, más cuando solo en esa ciudad viven 177 mil jóvenes negros y latinos.

Y además, denunció en los medios que otro lugar fácil para ver la discriminación es en los ingresos. “Las mujeres blancas hacen un promedio de 78 centavos por dólar, para las mujeres afroamericanas ese número se reduce a 62 centavos, y para las mujeres hispanas a 54 centavos de dólar”, declaró en la prensa norteamericana.

Aparte, mencionó que la industria con mayor poder para cambiar esta realidad excluyente es donde las mujeres tienen también poco acceso. Citó en ese sentido, que el 20% de los artículos de opinión en su país son escritos por mujeres, de acuerdo a lo que informan en el Proyecto OpEd, cuya misión es aumentar el número de mujeres líderes de opinión. Entonces, su cruzada es para que las mujeres y las personas en general sean valoradas e incluidas por lo que son, piensan y hacen, y no por la imagen, género raza o color que tengan.

Para eso Cameron Russell (@CameronCRussell) invita a quienes se sientan marginados y discriminados en la prensa y espacios de poder, a intervenir y mantener un diálogo favorable y creativo a través de tres medios distintos.

Uno, es la revista de comunicación participativa llamada interruptmag.com, donde es una de las directoras. Otro es su blog ArtRoots.info, que da a conocer expresiones de arte público y poder político. Aunque también hay una tercera vía de comunicación es “The Big Bad Lab” , un laboratorio web para construir plataformas que expandan y experimenten en nuevos espacios de poder y estimulen el cambio social positivo.

“Nuestra directora ejecutiva es Cameron Russell quien se ha hecho pasar por una supermodelo durante la última década, pero ella escribe las bases del arte público ArtRoots.info y convoca en esta plataforma, al arte en Internet y la calle. Este es su segundo arranque”, la describen.