Miss Curvas e Independencia: Los nuevos concursos de belleza sin estereotipos

Certámenes exclusivos para mujeres con talla grande y otras, en silla de ruedas, demuestra un claro interés en buscar la hermosura de la mujer real, lejos de la típica imagen de modelo de revista.

Por Ángela Tapia. F., Emol
Sa. 27 de julio de 2013, 07:00
Más Ménos
La flamante miss trabaja desde hace tres años en un típico restaurante inglés de pescado frito y papas fritas, propiedad de sus padres, Harry’s Fish Bar.

La flamante miss trabaja desde hace tres años en un típico restaurante inglés de pescado frito y papas fritas, propiedad de sus padres, Harry’s Fish Bar.

Daily Mail

Las once participantes de “Miss Independence” desfilaron, hablaron con el jurado y mostraron sus talentos.

Las once participantes de “Miss Independence” desfilaron, hablaron con el jurado y mostraron sus talentos.

European Pressphoto Agency

Nursina Galieva fue la ganadora de este año en Rusia.

Nursina Galieva fue la ganadora de este año en Rusia.

European Pressphoto Agency


“Si puedo darles, a las niñas que luchan con su peso, la confianza de que todo el mundo es hermoso en distintas formas, por dentro y por fuera, está bien para mí”, comentó Elena Raouna, la joven de 22 años que ganó en junio el Miss Britain Curve 2013.

El concurso, realizado a nivel nacional en Gran Bretaña, reunió a representantes de distintas ciudades, y que cumplieran con los requisitos: saber desfilar trajes de gala, contestar con inteligencia y soltura las preguntas de los jueces, y, sobre todo, que tuvieran curvas.

Raouna, una ex estudiante de manicura de Doncaster, colgó por unos días el delantal que hace tres años usa en el típico restaurante inglés de pescado frito y papas fritas, propiedad de sus padres -Harry’s Fish Bar-, para lucir con orgullo su talla 46.

“Pasar de la freiduría a la pasarela es algo extraño”, comentó con humor la ganadora del certamen al Daily Mail. “(Pero) mi confianza ha crecido con los años, y espero poder inspirar a otras mujeres ‘pluz-size’ a confiar en su propia piel”.

Desde que se llevó la corona de la mujer con curvas más linda de Gran Bretaña, la joven se propuso usar su imagen para inspirar a que las personas comprendan que su cuerpo no puede ser un impedimento para sus metas. “He querido mostrar que no tienes que ser una modelo flaca como palo para formar parte de un concurso de belleza (…) puedes ser linda y ‘pluz-size’, al mismo tiempo”, afirmó.

Sin embargo, en su cuenta de Twitter, queda demostrado que su victoria no ha estado exenta de críticas, de quienes consideran que su anatomía, más que ser curvilínea es derechamente de alguien gordo, y que promueve una forma de vida poco sana.

Ante eso, Raouna se defiende, asegurando que lejos de incitar a la gente a pensar que está bien la obesidad, lo que ella pretende es que la gente, sin importar su edad ni su cuerpo, se sientan cómodas con ser quienes son.
“Me puse por primera vez bikini recién en las vacaciones del año pasado, y siempre he amado la comida. Mi frase para los que hacen bullying es ‘si no te gusta, no mires’”, dijo, recordando las burlas de sus compañeros de colegio. “Solía reírme de eso, y ahora uso mi talla a mi favor y mi confianza solo ha crecido más”.

Hoy, entusiasmada con su victoria, Raouna espera poder trabajar para el modelaje de talla grande de algunas marcas de ropa. Eso sí, no pretende dejar de trabajar en el negocio de sus papás. “Me encanta estar en el restaurante y me veo trabajando ahí por muchos años más.

Definitivamente, no es el trabajo más glamoroso del mundo, pero los clientes que lo frecuentan, hace que sea un buen lugar para estar”, comentó, asegurando que la parte glamorosa de su vida, y sin frituras, la tendrá en la pasarela.

Belleza en silla de ruedas

Justo un mes antes del triunfo de la curvilínea británica, en Moscú, Nursina Galieva fue coronada como “Miss Independence”, en el concurso de belleza destinado únicamente a mujeres en silla de ruedas.

En un país que, según las cifras dadas por European Pressphoto Agency, tiene más de 13 millones de personas con discapacidad, se decidió realizar la tercera versión de este concurso que tiene como objetivo cambiar la imagen de las personas hacia las mujeres que usan silla de ruedas, demostrando que sí son capaces de ser felices, exitosas y atractivas.

Fue en abril de 2012 cuando se hizo por primera vez el concurso de “Miss Independence”, con un éxito tan abrumador, que debieron repetir el concurso en noviembre del mismo año.

En las tres ocasiones, las once participantes desfilaron elegantes vestidos, y fueron maquilladas y peinadas por estilistas que sacaron lo mejor de su belleza.

Tras mostrar sus talentos y realizar una coreografía ante el jurado, Galieva fue coronada con una sonrisa que ya dio la vuelta al mundo.