El anunciado mejor partido de la fecha respondió en el primer tiempo. En el segundo, decayó.
Foto: Photosport
Violencia otra vez
Cuando aún está fresca la suspensión de San Carlos de Apoquindo por la caída de proyectiles en el choque entre la UC y Everton, la violencia volvió a la precordillera.

Finalizado el partido, la gran cantidad de hinchas de Unión Española debieron permanecer en las tribunas a la espera del éxodo de los aficionados locales.

Sin embargo, fueron atacados desde fuera del estadio por barristas cruzados y terminaron rompiendo una reja, para ingresar a la cancha y protegerse de las agresiones.

Hinchas hispanos resultaron heridos y algunos incidentes se registraron también tras la galería norte del estadio, donde se encontraron fanáticos de ambos equipos. Los que entraron a la cancha, además, aprovecharon de destruir lo suyo. Feo epílogo.
Domingo 26 de Abril de 2009  20:18
Unión Española no sabe de fantasmas: 1-1 ante la UC
El líder del Apertura obtuvo un trabajado empate ante el equipo de Marco Antonio Figueroa y mantuvo su ventaja al mando del torneo.
El Mercurio Online
SANTIAGO.- En el último tramo del partido que cerró la 14ª fecha del torneo de Apertura, Unión Española ya no buscaba con ahínco el arco de Universidad Católica. Señal clara: el 1-1 no era malo.

"Lo importante es que sumamos", valoraron en el camarín hispano. El equipo de Luis Hernán Carvallo sumó 32 puntos en la cima de la tabla de posiciones y continúa con siete unidades sobre Universidad de Chile, con rumbo firme a la Copa Sudamericana.

Ante unos 15 mil espectadores en San Carlos de Apoquindo, la escuadra de colonia intentó hacer su fútbol y respondía a su cartel.

Cuando solo se disputaban 12 minutos, el argentino Raúl Estévez recibió en una discutida posición por el flanco derecho, se lanzó en un carrerón con absoluta libertad y su compatriota Gustavo Canales solo tuvo que echarla adentro para abrir el marcador.

Desde entonces, Católica lentamente se apoderó del partido y comenzó a inquietar al paraguayo Cristián Limenza, pero la infaltable falta de finiquito seguía pasándole la cuenta. Hasta que apareció su goleador.

En el minuto 41, Rodrigo Valenzuela dispuso de demasiado tiempo para centrar al área, Luis Núñez pivoteó y Milovan Mirosevic resolvió con una chilena para anotar la paridad. Golazo.

Unión siguió pasando sustos y hasta vio cómo los disparos cruzados daban en los palos de Limenza, provocando la frustación de los aficionados cruzados. Tuvieron que conformarse con eso.

Marco Antonio Figueroa lamentó otra vez la falta de gol de sus dirigidos, que siguen lejos de la Copa Sudamericana, mientras que Carvallo observó con tranquilidad cómo su equipo se encomendaba apenas a los intentos del maltratado Raúl Estévez.

La UC llega a 21 puntos (a once de Unión y a cuatro de la U) y en la próxima fecha debe visitar a Santiago Morning, mientras que los hispanos deben dar otro paso hacia la Sudamericana ante Universidad de Concepción en Santa Laura.