La elegancia de Simply Red arrasó en Viña

 

La banda del colorín Mick Hucknall ofreció un concierto de gran factura, que dejó al público pidiendo más y poniendo el camino cuesta arriba a Onetto y Camiroaga.

 

Sebastián Cerda, enviado especial a Viña del MarJueves 26 de Febrero de 2009 23:46

Hucknall y los suyos pusieron a sus pies al público, que no se conformó con verlos fuera del escenario y siguió pidiéndolos por largo rato.

Foto: Cristián Carvallo, El Mercurio

VIÑA DEL MAR.- Es una de sus aspiraciones, pero a la vez es una de sus carencias. A nuestro Festival de Viña le gustaría ser elegante, que en los eventos sociales todos lo miraran sorprendidos y admirados. Envidiosos. Pero aunque se ponga los mejores trajes, algo pasa y, digámoslo, no le resulta.

Por eso, el show de Simply Red será digno de atesorar en el resumen de la edición 50 del certamen. El grupo que lidera con hegemonía absoluta el colorín Mick Hucknall (digamos, uno de los grupos menos grupo en el mapa de la música pop), ofreció un concierto de altura y brillo, amparado al 100% en los éxitos de sus más de dos décadas de trayectoria.

Tras el inicio con "It's only love", la agrupación se embarcó en una sensual travesía por el soul blanco, de la mano de éxitos como "Holding back the years" y la apropiada "You make me feel brand new" (original de The Stylistics), que motivaron los primeros aplausos para la muy bien conservada garganta de Hucknall.

Un perfil que, más para mal que para bien, hicieron suyo las viejas radios para el "adulto joven", las salas de espera, los ascensores, los malls e, incluso, los infomerciales eróticos que más de un canal de televisión abierta ha emitido en sus trasnoches.

El punto de quiebre vino con una muy dance "Fake", que transformó a la Quinta Vergara en una auténtica discoteca, espacio en el que quedó sumida gracias a canciones como "Fairground", "Something got me started" y "Money's too tight to mention", todas interpretadas de modo impecable por Simply Red (la banda, amén del colorín), donde el pianista y el saxofonista encuentran particulares espacios para el lucimiento.

El público no pudo más que venirse abajo. Antorchas, Gaviota y todo para la agrupación que pasó por Viña en el marco de su despedida, y que con "If you don't me by now" la concretó en Chile, aunque en la Quinta Vergara a nadie le gustara y se encargaran de manifestarlo por largo, largo rato.

Terminos