Términos y condiciones de la información © El Mercurio S.A.P.
Éxito Musical

"Yo no decidí hacerme cantante, me decidieron. Me pusieron muchos billetes encima de la mesa”, dijo Anita Alvarado con la sinceridad que la caracteriza, al ser consultada por su inserción en el medio artístico nacional en noviembre de 2002.

Y su afirmación fue confirmada por el director del sello EMI Chile, Alejandro Sanfuentes, quien en el segundo semestre del año pasado tuvo la idea de ir tras la mujer y convencerla de grabar un álbum.

"Simplemente leí su libro dos veces y pensé 'si esta mina cantara lo que escribió, sería buenísimo'. Lo difícil fue convencerla, porque ella lo tenía todo: fama y plata", relató el empresario.

Pero la tentadora oferta convenció a Alvarado, sobre todo al saber que el compositor de su disco de 10 canciones sería Gogo Muñoz, autor del éxito que hiciera popular Miriam Hernández, “El hombre que yo amo”.

En primera instancia, Muñoz no estuvo dispuesto a firmar como productor. Primero tuvo que probar si Anita realmente tenía condiciones para convertirse en cantante. Después de una reunión en la que la mujer cantó unos cuantos temas en karaoke, se convenció y comenzó a preparar las letras y melodías de la producción.

Tras el encuentro en el que también participaron ejecutivos de EMI, Anita corrió a tomar clases de canto y Gogo Muñoz se dedicó a escribir las canciones basado en los relatos de la mujer. Pronto estuvieron las maquetas listas y Alvarado partió a Córdoba a grabar las voces.

Mientras se preparaba para grabar su disco, Anita Alvarado lanzó el vino "Doña Geisha", un cabernet sauvignon cosecha de 1999, que fue comprado a la Vitivinícola del Sur, y que salió a la venta a $2.980, sin mucha repercusión.

El disco fue presentado en sociedad el 25 de noviembre de 2002 en el programa "Garganta rotunda", de Rock & Pop, donde se escuchó por primera vez el primer éxito de la producción, "La gallina pecadora".

El CD, que fue lanzado a principios de diciembre, y que en una semana vendió 25.394 copias, contó también con la participación de los compositores Claudio Guzmán (ex Q.E.P.) y Miguel Barriga, quienes escribieron dos de los 10 temas.
Los conocidos fotógrafos Jordi Castell y Mario Salazar estuvieron a cargo de las imágenes que se incluyeron en el calendario que se vendió con el disco, trabajo con el que hicieron un tributo al fotógrafo David La Chapelle.

El disco, que se vendió a $4.940 por exigencia de Anita, se compone de rancheras y corridos, entre otros géneros. Algunos de los títulos que se convirtieron en éxitos sobre todo en los sectores más populares fueron "El lunarcito japonés", "Te falta coraje", "Cazuela y sushi", y por supuesto “La gallina pecadora”.

Tal como su biografía, el CD "Anita, la geisha chilena", fue un éxito comercial, según su sello.

El revuelo en torno a su persona quedó demostrado cuando a principios de octubre viajó a Estados Unidos invitada a un programa de Don Francisco. También fue invitada a España al programa del popular animador Boris Izaguirre.
La empresaria y cantante además pasó por el escenario de la Quinta Vergara el 7 de marzo pasado en la noche inaugural del Festival de la Cebolla, donde obtuvo un recibimiento menos cálido del que ella misma esperaba.

Dos minutos de película en “Los Debutantes”

En agosto de 2001 el director Andrés Waissbluth anunció que echaba a andar el proceso para la preproducción del filme erótico “Los Debutantes”, cuya trama se basa en la historia de dos hermanos que se enamoran de una striptisera y los conflictos que ello genera.

A fines de diciembre del mismo año se conocía parte del elenco, conformado por los actores Néstor Cantillana, Daniela Lhorente, Juan Pablo Miranda y Alejandro Trejo.

Anita Alvarado se integró al proyecto en febrero de 2002, luego de ser reclutada por el director, quien pretendía darle mayor realidad a su filme. "Es la chica de la noche más exitosa de Chile", dijo en ese entonces.

Sin embargo, la noticia no fue tan bien recibida. Antes de que la empresaria firmara contrato para actuar en el filme, ya se habían retirado dos auspiciadores de la cinta erótica por su presencia.

La mujer intervino tan sólo en dos de los 110 minutos de la película, en lo que corresponde a la iniciación sexual de un joven provinciano, interpretado por Juan Pablo Miranda.

Las escenas de Solange, la prostituta a la que personificó, fueron grabadas a fines de febrero y comienzos de marzo de 2002, e incluyeron desnudos, pese a que Alvarado tenía en ese entonces siete meses de embarazo.

Antes de su estreno el 12 de junio de 2003, el filme estuvo precedido por una fuerte campaña publicitaria que llevó a sus actores, incluida Alvarado, a efectuar una serie de presentaciones tanto en Santiago como en provincias.

Pero además, Anita fue el premio principal de un concurso efectuado en el marco de la promoción de la película. Quienes llamaran a un teléfono podían optar a una noche con la empresaria, consistente en una cena y las entradas a una discoteca.