|EMOL|El Mercurio|Las Últimas Noticias|La Segunda|Diarios Regionales|Avisos Económicos|

Testimonios

J. Novoa | J. Coloma | P. Longueira | R. Núñez J. Viera Gallo

 

Juan Antonio Coloma: “Jaime murió tranquilo”

Aunque partieron como profesor y alumno, terminaron siendo amigos. El senador lo recuerda como una persona con gran fuerza de voluntad y muy trabajador, a quien no se le dio nada fácil.

El senador Juan Antonio Coloma conoció a Guzmán cuando entró a la Universidad Católica para convertirse en abogado. “Él era profesor de Derecho Constitucional, nunca había estado con él personalmente, lo había visto en programas de televisión, pero no teníamos ninguna relación. Creo que fue la persona que más me ha impactado recién conocido”.


Con el tiempo, Guzmán y Coloma se convirtieron en amigos. “Descubrimos que no era solamente un gran político, un gran profesor que hacía pensar a la gente, sino que era una gran persona, lleno de intereses variados, un buen amigo, que estaba más en las malas que en las buenas, una persona en que uno siempre podía confiar. Cuando estabas solo, pasando por un mal momento o enfermo, Jaime era el primero que iba a verte a la casa, te llamaba o te daba un consejo, se preocupaba cuando la gente no se sentía bien”.

 

- ¿Era una persona de muchos amigos?

- Tenía hartos amigos y variados, músicos, artistas, sus alumnos, gente mayor, de Jorge Alessandri hasta Fernando Riera, pasando por Fernando Ubiergo, siguiendo por la generación nuestra que tenía 18 años. Era una persona de muchos intereses distintos, obviamente el servicio público, pero también le gustaba el fútbol, el tenis, la música.

 

- ¿Aparentemente a Guzmán le gustaba tanto la ópera como el Festival de Viña?

- Yo lo acompañaba siempre al Festival de Viña, cuando veraneaba en Concón y Jaime se iba a Viña, y siempre terminábamos llevándolo, porque él no manejaba. Una semana antes del Festival estaba informándose de quien venía.

 


 

2 1

 

 

 

imprimir enviar

Términos y condiciones de la información © El Mercurio S.A.P.