|EMOL|El Mercurio|Las Últimas Noticias|La Segunda|Diarios Regionales|Avisos Económicos|

Testimonios

J. Novoa | J. Coloma | P. Longueira | R. Núñez J. Viera Gallo

 

- ¿Qué otra característica en el ámbito personal le podría atribuir?

- Junto con su simpatía, creo que él era un gran lector, una persona que tenía mucho gusto por la vida. Era una mezcla curiosa entre una gran austeridad personal, un cierto ascetismo, y un cierto gusto por vivir.

 

- ¿Dónde estaba usted cuando asesinaron a Guzmán?

- No me recuerdo, pero yo era presidente de la Cámara de Diputados y esa misma tarde me trasladé al Hospital Militar a dar mi solidaridad y mi condolencia, y manifestar el repudio por el crimen.


- Más allá de que fuera un político de oposición, ¿cómo fue para ustedes enfrentar su muerte?

- Lo lamenté enormemente porque era una persona que había conocido desde mi juventud, que aunque habíamos estado en trincheras opuestas, siempre admiré su capacidad de dedicarse en forma tan cabal e íntegra a la política, en el sentido más noble del término, y al mismo tiempo creo que era siempre una persona que servía a la política con sus puntos de vista.
Por lo menos queda parte de su pensamiento y de su acción en el grupo de personas que crearon la nueva Constitución.

 

- ¿Lo consideraba un buen adversario?

- Él era un gran polemista, era una persona que tenía una gran capacidad de argumentar, una gran elocuencia, una lógica más bien formal. O sea que si uno aceptaba las premisas de él, era difícil no llegar a las mismas conclusiones que él sacaba. El problema era que muchas veces las premisas que él tenía no eran las correctas.

 

- ¿Cuál fue el mayor aporte de Guzmán al mundo político?

- Creo que fue la idea de refundar la derecha. Curiosamente, él tuvo una relación yo diría extraña con el autoritarismo de Pinochet. Él fue un gran partidario del golpe militar, en un comienzo yo creo que tuvo la ilusión de un autoritarismo según sus ideales, o sea un autoritarismo como en Portugal, que creo que era su modelo y resulta que se encontró con Franco. Entonces él intentó, a poco andar, llevar a la institucionalización del régimen y sacar al régimen militar de la dictadura personal del general Pinochet, y eso generó que chocara muchas veces con el propio Pinochet, y con Manuel Contreras. Sin embargo, él nunca hizo públicas esas disputas, porque creo que calculaba muy fríamente que al final, para lograr su objetivo, era mejor no manifestar los conflictos internos que había en el régimen.

 


 

2 1

 

 

 

imprimir enviar

Términos y condiciones de la información © El Mercurio S.A.P.