|EMOL|El Mercurio|Las Últimas Noticias|La Segunda|Diarios Regionales|Avisos Económicos|

Los clanes

El ADN se traspasa fácilmente en la música. Estos son los apellidos que en Chile suenan a jaz

 

 

La familia Lecaros

La música de raíz folclórica chilena resuena en el apellido Parra. El jazz chileno tiene a los Lecaros como su más importante clan de músicos afines. Si nos vamos al árbol genealógico de esta familia de seguro perderemos de vista a los primeros músicos.

 

 

Roberto Lecaros (1944)

 

El patriarca

El primer jazzista del clan cumplió los 60 años hace muy poco. De ellos, 47 han sido dedicados al jazz, desde que en 1958 fuera invitado por el clarinetista Juan Sillano a tocar la tuba en el grupo tradicional Goodway Jazz Band. Todo lo que había conocido desde niño en su casa (los discos de folclor, tango, bolero y swing, y una serie de instrumentos musicales disponibles) brotó en él naturalmente. Entonces se hizo contrabajista y antes de cerrar la década de 1960, Roberto Lecaros tocaba con los cuartetos de Miguel Sacaan y Omar Nahuel, los Santiago Stompers y además acompañaba al piano la bossa nova de Rita Góngora.

 

En los 70 alternó como contrabajista en la big band dirigida por el clarinetista Luis Retamal e integró la fila de contrabajos de la Orquesta Sinfónica de Chile. Pero iba a ser a fines de esa década cuando Lecaros orientaría su nuevo rumbo como profesor de música popular y jazz. Su escuela fue la primera en formar jazzistas y su club L’Atelier fue la vitrina para mostrarlos a estos diamantes: Emilio García, Alvaro Bello, Jorge Rocha, Cristóbal Rojas, Mauricio Rodríguez, Roberto Dañobeitía y Rodrigo Galarce.

 

Entonces ya había integrado el violín al jazz (el primero de los instrumentos que estudió desde niño). El grupo Kameréctrica (ensamble de jazz-rock con Tilo González y Marcelo Aedo, entre otros) desarrollaba música eléctrica de Jean-Luc Ponty. Su primer disco es, en cambio, un trabajo de viloín jazzístico en la línea clásica de Stephane Grappelli, grabado en 1994 y presentado como Hot jazz. En los 90 y 2000, Lecaros ha seguido encabezando jazztets como pianista. El principal, La Tropa, quinteto hard bop donde ha promovido a sus últimos discípulos, los nombres que hoy copan los anuncios del jazz: Agustín Moya, Sebastián Jordán, Andrés Pérez, Cristián Gallardo y sus hijos Roberto Lecaros Jr. y Félix Lecaros.

 

 

Mario Lecaros (1950)

 

El multi-intrumentista

Antes de cumplir 15 ya era adiestrado por su hermano mayor Roberto para tomar el contrabajo y practicar walking basses para el Village Trío, banda que en 1965 elaboró bocetos del jazz moderno en el formato de Bill Evans (piano-contrabajo-batería). Desde entonces Mario Lecaros fue el lugarteniente de Roberto Lecaros hasta que al ingresar en los años 70 tomó sus propias riendas y se convirtió en multi-intrumentista.

 

Su ficha personal lo presenta como pianista, teclista eléctrico, contrabajista, saxofonista soprano y cornista docto. Integró el mítico grupo de jazz eléctrico Fusión, formado en 1972 (con el pianista Matías Pizarro y el bajista Enrique Luna a la cabeza), y tras su residencia en Barcelona, donde fundó la escuela Taller de Musics, editó su álbum Septiembre (1998). En él, el segundo de los hermanos Lecaros trabajó sobre composiciones de raíz folclórica (Rolando Alarcón, Violeta Parra, Fernando Lecaros, Osvaldo Rodríguez) a piano solo.

 

Rodrigo Galarce (1974)

 

El contrabajista-eslabón

Cuatro cuerdas alcanzan para amarrar cualquier otro instrumento. Eso lo sabe bien Rodrigo Galarce, uno de los más ocupados y respetados contrabajistas del jazz actual. No se confunda: su segundo apellido es Lecaros. Tocó en las bandas de Roberto Lecaros, Mario Lecaros, Pedro Rodríguez, Pancho Molina, Carlos Silva, Cristián Cuturrufo, Federico Dannemann, Roberto Dañobeitía, Mauricio Rodríguez Lautaro Quevedo, Gonzalo Palma, Francesca Ancarola, etcétera, etcétera, etcétera…

 

 

 

 

Roberto Lecaros Jr. (1978)

 

El otro contrabajista-eslabón

Este jazzista sí tiene como primer apellido Lecaros. Es hijo del "patriarca" y de la misma manera que su primo Rodrigo Galarce, une melodía con ritmo a través de su "violín gigante", el llamado "bajo a leña". Hombre estable los grupos La Tropa y Contracuarteto (para el que escribe magníficas piezas jazzísticas), y es sideman de los saxofonistas Mickey Mardones y Alfredo Espinoza.

 

 

 

 

 

Félix Lecaros (1980)

 

El baterista múltiple

El hecho de que Félix Lecaros sea miembro de unos diez proyectos jazzísticos simultáneamente sólo puede indicar dos cosas: o este músico es un fenómeno o los bateristas jóvenes de jazz son escasos. Lo segundo de ninguna manera (Andy Baeza, Gabriel Puentes, Cristián Bidart, Felipe Candia, Daniel Rodríguez, Carlos Cortés Andrés Celis, Leo Mandujano, Julio Denis, Nicolás Ríos, Arturo Salinas, Mariela González, Marlon Romero Jr.). Lo primero es lo correcto. No existe baterista que no se haya sorprendido alguna vez con Lecaros frente a los tambores. Orlando Avendaño, el histórico baterista del jazz de los 60 y 70 recuerda: "Ver a Félix me puso en jaque. Tiene un touch perfecto, técnica avanzada y afina la batería como nunca había escuchado. Creo que voy tomar clases con él".

 

Ver perfil de Pablo Lecaros en el capítulo Jazz eléctrico

 

Términos y condiciones de la información © El Mercurio S.A.P.