|EMOL|El Mercurio|Las Últimas Noticias|La Segunda|Diarios Regionales|Avisos Económicos|
LAGUNA DEL DESIERTO
Imagen principal

 

Luego de la balacera, el silencio, que "llenó el ambiente enrarecido por el olor a pólvora mortal", dice un relato de este trágico suceso publicado por Carabineros.

 

Retrato del tenienteDe inmediato los argentinos tomaron control de la situación, y el comandante a cargo del operativo ordenaba que el teniente muerto, el sargento herido y los otros policías chilenos fueran llevados a territorio argentino, como prisioneros.

 

Allí permanecieron hasta el 8 de noviembre de 1965, día en que fueron entregados a las autoridades chilenas en medio una creciente crisis diplomática que reflejaba la indignación chilena por la actitud beligerante de los argentinos.

 

En Santiago, los restos de Merino fueron velados en la Escuela de Carabineros, desde donde se trasladaron a la Capital Metropolitana para ser homenajeados. A esa altura el fallecido oficial ya era considerado un héroe, por dar la vida en defensa de la patria. En su funeral, una marea humana se encargó de demostrar cuán hondo había penetrado el episodio en la conciencia nacional.

 

Las repercusiones por este hecho se sintieron incluso varias décadas después. "En una perspectiva histórica, el hecho de que el teniente Merino diera la vida tiene una mayor significación. No hay que olvidar que Argentina siempre pretendió una soberanía en la zona austral chilena, y si no hubiese sido por Merino, esto se habría acrecentado", dice el senador Antonio Horvath, quien fue uno de los más fervientes defensores de la soberanía chilena en Laguna del Desierto.

 

321
Barra imprimir
Términos y condiciones de la información © El Mercurio S.A.P.
Imprimir Enviar esta url