Orígenes e ideología

La UDI encuentra su origen en el movimiento gremialista de la Universidad Católica, fundado por el entonces estudiante de leyes, Jaime Guzmán. Durante el Gobierno de Eduardo Frei Montalva, Guzmán y un grupo de dirigentes estudiantiles se vinculan con docentes como Jaime Eyzaguirre y el sacerdote Osvaldo Lira, con tendencia franquista y corporativa.


Los gremialistas comienzan a ganar importancia y a fines de la década de los sesenta logran controlar la Federación de Estudiantes de la UC. Además, afianzan la formación de su movimiento, cuyo postulado central es la oposición frontal a lo que denominan “politización” de los diferentes estamentos de la sociedad civil, principalmente la universidad y la Iglesia Católica.


El gremialismo fue uno de los grupos que luchó con más fuerza contra el gobierno de Salvador Allende (1970-1973) y otorgó su apoyo incondicional al gobierno militar, trabajando muy cerca de las nuevas autoridades con el fin de lograr instaurar una nueva forma política que rompiera con la tradición democrática liberal.

Los gremialistas sostenían que el país se debatía en una profunda y definitiva crisis institucional de autoridad, que afectaba particularmente al gobierno. Las causas de esta crisis eran, a su parecer, el estatismo; los partidos políticos, profundamente corruptos e ideológicos, desconectados con la realidad nacional; y la amenaza de la movilización popular, la que identificaban con el marxismo.
Su propuesta consistía en crear una “sociedad libre”, lo que suponía la existencia de un Estado subsidiario de todas las llamadas “sociedades intermedias” (familia, gremios, municipios, etc.). Estos postulados derivaron en otros del ámbito económico, como el derecho a la propiedad privada y el principio de la libre empresa.


El gremialismo fue uno de los grupos que luchó con más fuerza contra el gobierno de Salvador Allende (1970-1973) y otorgó su apoyo incondicional al gobierno militar, trabajando muy cerca de las nuevas autoridades con el fin de lograr instaurar una nueva forma política que rompiera con la tradición democrática liberal.


En septiembre de 1983 decidieron constituir un movimiento destinado a convertirse en partido político, el Movimiento Unión Demócrata Independiente. La agrupación de derecha postula que la democracia era un medio y no un fin, se muestra partidario de un pluralismo político restringido, se identifica con la obra modernizadora del gobierno militar, sostiene las tesis socioeconómicas del neo-liberalismo y es conservador, cercano a la Iglesia Católica en asuntos morales. Además, ve en el marxismo a la amenaza más peligrosa del momento.


FUENTE: La política chilena de la A a la Z (1964-1988), Reinhard Friedmann, agosto 1988


 

imprimir enviar
Términos y condiciones de la información © El Mercurio S.A.P.